Compartir
Publicidad
Publicidad

Antes de decidir el nombre del bebé...

Antes de decidir el nombre del bebé...
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Algunos padres lo tienen claro desde antes de conocer si será niño o niña. Escogen un nombre para cada posibilidad, o incluso pueden decantarse por un nombre unisex. Pero hay determinadas cuestiones que deberíamos tener en cuenta antes de decidir el nombre del bebé.

Hoy en día la normativa y restricciones sobre qué nombres no se le pueden poner al bebé no son tan férreas como años atrás, y ello provoca que el santoral se quede corto para los ejemplos que tenemos en cualquier clase o cualquier vecindario. Aunque tampoco se han olvidado nombres tradicionales, “los de toda la vida”, que siguen llenando los registros. Sea en un caso u otro, hay que tener en cuenta algunos consejos para no equivocarnos en la elección.

  • Conocer el origen del nombre, su significado. Creo que a nadie le haría gracias enterarse al cabo de los años que su original nombre de origen escandinavo, mapuche o egipcio (por poner ejemplos de onomásticas menos conocidas en nuestro entorno) significa “demonio”.
  • Saber cómo suena o cómo queremos que se pronuncie. La gente se forma una opinión a partir de nuestro nombre, que influye incluso a la hora de moldear nuestra propia personalidad, y no se trata de escoger nombres malsonantes, peyorativos o que recuerden insultos… Por ello hay que pronunciarlos en voz alta. A mí me ha pasado incluso con uno de los posibles nombres de mi primera hija, al escucharlo tras ver una ecografía (“Qué pequeñita que es X”), descartarlo de inmediato porque no me gustó cómo sonaba, no lo veía para ella, no identifiqué ese nombre con aquella ecografía.
  • Probar la combinación con los apellidos. Por la misma razón que el punto anterior, hay que escuchar cómo suena el nombre combinado con los apellidos, escribirlos para ver posibles mezclas malsonantes… En este punto siempre me acuerdo, aunque sea una hipérbole humorística, de los nombres que escoge Gomaespuma para sus personajes: Carmelo Cotón, Aitor Tilla, Benito Camela, Chema Pamundi…
  • En el caso de nombres de origen extranjero también conviene asegurarse de si se refieren a chicos o a chicas, o si llegamos a un país nuevo qué significa allí el nombre que teníamos pensado… Por ejemplo, puede que no nos guste que a nuestra hija Andrea la confundan siempre con un chico en Italia (aunque también habrá a quien no le importe).

Nombres de bebes

  • Puede darse el caso de que alguno de los miembros de la pareja baraje un nombre que el otro no quiere porque le recuerda a alguien. Suele ser un motivo importante para descartar nombre (y lo veo lógico, a mí misma me ha pasado), pero hay que intentar hacerlo abstracto y no ponerle esa cara, tal vez el nombre sea más bonito de lo que pensamos al principio.
  • Si nuestra elección está motivada por una moda, habremos de pararnos a pensar un poco más a largo plazo, si podemos arrepentirnos o no de esa decisión.
  • Si optamos por el nombre de papá, de mamá, o de los abuelos, asegurémonos de que lo hacemos convencidos y no por tradición, presiones… Puede que en el futuro empiece a fastidiarnos que se confundan las personas si no lo tenemos muy claro.
  • Algunos os dirán que antes de decidir el nombre del bebé consultes a la familia. Normalmente, no hará falta, y ellos mismos se encargarán de darte su opinión no demandada. Yo, al contrario, aconsejaría que, si bien escuchar todas las opiniones es lícito, no nos dejáramos influir por ellas o por presiones ajenas a vosotros mismos, los padres de la criatura. Por ello también puede ser buena idea no comunicar el nombre que queréis poner al bebé antes de tenerlo realmente claro.
  • ¿Se puede poner este nombre? No queremos acudir al registro con el nombre de nuestro bebé decidido y que allí nos digan que no se le puede poner. Hay distintos nombres prohibidos en el mundo, cada país tendrá los suyos. De todas formas, la normativa es cada vez más laxa y en realidad lo que se quiere evitar son nombres ofensivos o malsonantes (junto a nombres de los hermanos, excesivo número de apelativos…). El problema muchas veces llega porque lo que es ofensivo para unos no lo es para otros, y hay nombres de dudoso gusto permitidos en el mundo.

En fin, que a pesar de todos estos consejos a tener en cuenta antes de decidir el nombre del bebé, seguirán habiendo casos estrambóticos y polémicos que acaban en los juzgados. Por lo que no nos olvidamos de la norma fundamental que a veces falta: el sentido común de los padres, su responsabilidad a la hora de escoger nombre.

Foto | Jon Ovington
En Bebés y más | Consejos para acertar con la elección del nombre del bebé, Ponerles a nuestros hijos el nombre que queramos, Qué nombres no se le pueden poner al bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos