Compartir
Publicidad
Publicidad

Evaluación y tratamiento de la depresión postparto

Evaluación y tratamiento de la depresión postparto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En posts anteriores hemos visto la importancia de prevenir la depresión postparto o, en su caso, de detectarla precozmente. Sin embargo, con frecuencia las mujeres y sus familiares no saben dónde acudir si llegado el momento deciden pedir ayuda.

Recordemos que una correcta y precoz evaluación permitirá un tratamiento efectivo. Siguiendo esa línea, es interesante conocer en qué consisten la evaluación y tratamiento de la depresión postparto.

Evaluación: detectando la depresión postparto

Para que se realice un correcto diagnóstico es necesaria una correcta evaluación. Aunque existen cuestionarios destinados a tal fin, como el Cuestionario Sobre Depresión Postnatal Edimburgo (EDPS), la mejor información siempre la proporciona la entrevista clínica, que debe ser llevada a cabo por un profesional que conozca la sintomatología propia de este trastorno y de otros cuadros similares, como la psicosis postparto.

Si bien la información proporcionada por el entorno es de gran utilidad, la comunicación directa con la madre será lo que más nos facilite la tarea a los profesionales.

Inicialmente, será el médico, la enfermera o la matrona los que realicen una primera entrevista para, posteriormente, poder derivar a la mujer al psiquiatra o psicólogo.

¿Y en qué consiste el tratamiento?

Como en cualquier otro trastorno del estado de ánimo los estudios parecen indicar que el tratamiento más eficaz para la depresión postparto es la psicoterapia en combinación o no con la administración de antidepresivos, dependiendo sobre todo de la severidad del cuadro.

Lo que ocurre con frecuencia es que las madres se niegan a tomar fármacos durante el período de lactancia por miedo a los posibles efectos secundarios en su hijo. En este sentido, las investigaciones concluyen que esta opción de tratamiento es adecuada siempre que el médico valore personalmente los riesgos asociados a la administración de cada fármaco y asesore acerca de qué estrategias pueden ayudar a disminuir la exposición del niño.

Los antidepresivos tardan de dos a cuatro semanas o más en alcanzar el efecto terapéutico deseado, por lo que para cubrir ese período a veces el médico receta un ansiolítico, nuevamente sopesando los posibles efectos adversos.

Desde un punto de vista médico, también se han realizado investigaciones acerca de los tratamientos hormonales. No obstante, los resultados no son concluyentes y este tipo de tratamiento puede conllevar riesgos para la madre y el niño.

Psicoterapia y depresión postparto

Existe suficiente evidencia para acreditar la eficacia de la psicoterapia en el tratamiento de la depresión. Entre los diferentes tipos de terapias psicológicas que han demostrado ser eficaces en la depresión postparto cabe destacar la Terapia Cognitivo Conductual y la Terapia Interpersonal.

La Terapia Cognitivo Conductual se centra en cómo los procesos de pensamiento influyen en las emociones y las conductas y al revés. Su principal objetivo consistiría en enseñar a la madre a identificar y modificar sus pensamientos negativos e irracionales, comprendiendo cómo su forma de abordar e interpretar la realidad es la responsable de su estado depresivo, no la realidad en sí. Se combinaría con técnicas destinadas a aumentar su actividad y abordar dificultades.

La Terapia Interpersonal enfatiza el papel de las relaciones de la madre con el entorno en el desarrollo de la depresión. En este caso, el objetivo sería identificar posibles conflictos y disputas interpersonales presentes en la familia, con amigos y otras personas significativas en su vida y enseñarla a abordarlos de una forma eficiente.

Ambos tipos de terapia tienen el objetivo común de enseñar habilidades de afrontamiento más eficaces y adaptativas a la hora de desafiar situaciones conflictivas, lo que a la larga repercutirá positivamente en los síntomas depresivos. Además, consiguen modificaciones importantes en un corto período de tiempo.

Otras formas de apoyo

Terapia

Los grupos de apoyo también ayudan a muchas mujeres deprimidas en su proceso de recuperación. Se trata de un lugar de encuentro donde pueden manifestar sus inquietudes y temores en un ambiente de respeto y tolerancia y donde, además, pueden escuchar testimonios de otras mujeres en su misma situación o que han pasado por ella.

Finalmente, algunas terapias como el yoga, la acupuntura, la aromaterapia o la luminoterapia han demostrado sus efectos positivos en el alivio de algunos síntomas de la depresión postparto.

Independientemente de cuál se elija, es importante que la madre asuma, siempre que sea posible, un papel activo en la decisión del tratamiento a seguir. Esto favorecerá la adhesión al mismo e incrementará su percepción de control y su autoestima. Con cada una de las opciones disponibles se le informará adecuadamente del curso del tratamiento y su papel en él.

Fotos | tanjila, Victor Bezrukov, en Flickr. En Bebés y más | Lactancia y medicamentos psiquiátricos, Test para detectar la depresión postparto, La aromaterapia podría disminuir la depresión postparto, Luminoterapia para tratar la depresión postparto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos