Publicidad

Día de los abuelos 2020: cuidar y proteger a nuestros mayores en estos momentos tan complicados es el mejor homenaje

Día de los abuelos 2020: cuidar y proteger a nuestros mayores en estos momentos tan complicados es el mejor homenaje
Sin comentarios

Hoy se celebra el Día de los Abuelos en algunos países de Latinoamérica y España, haciéndolo coincidir con la liturgia católica que conmemora los santos de Joaquín y Ana, abuelos de Jesús. Adicionalmente, la ONU celebra el 1 de octubre, el Día Internacional de las Personas de Edad, un día que conmemora a todas las personas mayores, en general.

Sea en una fecha o en otra, lo que queda claro es que los abuelos son una pieza fundamental en la vida de los niños y, como tal, merecen tener un día conmemorativo en el calendario.

Pero este año, el Día de los Abuelos tiene un sabor agridulce para muchos: el sabor de la distancia, de los no-abrazos y de la añoranza. Este año, el COVID está separando físicamente a los abuelos de los nietos, aunque el amor incondicional de unos y otros se mantiene más fuerte que nunca.

Los abuelos, quienes más han sufrido la crisis del COVID

Los abuelos han sido el colectivo más afectado durante la crisis del COVID. La enfermedad se ha cebado especialmente con ellos, y por desgracia han sido muchos, ¡demasiados!, los que no han logrado superar la batalla contra este nuevo coronavirus.

Quienes han conseguido burlar al virus han vivido esta situación con el miedo por lo que estaba ocurriendo, y algunos, además, en la más absoluta soledad. Durante el confinamiento todos tuvimos que encerrarnos en nuestras casas, pero pocas veces vi reflejado en la televisión el drama que estaban viviendo los ancianos a los que la crisis sanitaria les había obligado a quedarse solos en sus domicilios.

Atrás quedaban las tardes revitalizantes de parque con los nietos y los besos que les llenaban el alma y curaban cualquier achaque

En ese momento solo era posible verse a través de una pantalla y por mucho amor que los niños quisieran transmitir, no hay nada que se equipare a la calidez de un abrazo, especialmente en esos delicados momentos.

Durante la cuarentena nacieron muchos bebés a los que sus abuelos no pudieron ver ni tocar. También hubo niños que cumplieron años y no pudieron recibir su cariñoso tirón de orejas. Fiestas de graduación, festivales de fin de curso, Bautizos y Comuniones que tuvieron que aplazarse... en definitiva, momentos familiares que ninguno pudimos disfrutar, aunque probablemente fueran los abuelos quienes más deseaban poder hacerlo.

La necesidad de disfrutar como antes

abuelos y nietos

Pero cuando el confinamiento acabó, y en contra de lo que todos ansiábamos, las cosas no volvieron a ser como antes. En otras circunstancias, abuelos y nietos se hubieran fundido en un eterno abrazo y se hubieran desgastado los labios de tanto besarse. Recuperar el tiempo perdido tendría que haber sido nuestro principal objetivo, pero el coronavirus sigue sin ponérnoslo fácil.

"¡Lo que daría yo por besaros!", les dicen los abuelos a mis hijos con un hilo de voz. Pero por su seguridad nosotros preferimos seguir manteniendo esa distancia de metro y medio que aconsejan las autoridades sanitarias, y vernos siempre con la mascarilla.

Abuelos y nietos han tenido que aprender a besarse con el alma, a sonreírse con la mirada y a abrazarse con un choque de codos. Pero a pesar de las circunstancias, el amor que destilan cuando se juntan es conmovedor

Se que las comidas familiares en los que disfrutamos despreocupados acabarán llegando, que mis hijos volverán a sentarse en las rodillas de sus abuelos y a escuchar de sus labios historias asombrosas, que volverán a viajar juntos, y que volverán a acurrucarse en el sofá para ver una película de dibujos.

Pero aún tendremos que esperar un poquito más.

Cuando podamos decir adiós a esta "nueva normalidad" y abrazar con fuerza a la normalidad de siempre, volveremos a celebrar el Día de los Abuelos como solo ellos se merecen. Pero mientras tanto, sigamos cuidándolos e inventando nuevas formas de disfrutar juntos aunque sea con mascarilla y sin apenas contacto físico, pues al protegerlos estaremos haciéndoles el mejor de los homenajes.

Feliz Día a todos los abuelos: a los que están aquí, a los experimentados, a los primerizos y a los que ni la distancia más infinita impedirá seguir velando siempre por sus nietos.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Los niños que crecen cerca de sus abuelos son más felices, Los abuelos que cuidan de sus nietos viven más

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios