Publicidad

Los beneficios de los viajes de los niños con sus abuelos: por qué son inolvidables

Los beneficios de los viajes de los niños con sus abuelos: por qué son inolvidables
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

No cabe duda que viajar con sus abuelos es para los niños una experiencia inolvidable y una forma genial de aprender de las vivencias del adulto, pero también de la inocencia y la vitalidad del niño.

Ya no son iniciativas tan extrañas, sobre todo ahora en vacaciones para ayudar a conciliar a los padres, y la estampa de los abuelos con los nietos jugando en la playa, es bastante habitual.

Pero también se aventuran a otro tipo de viajes 'fuera del territorio seguro' y las agencias de viajes se han dado cuenta de esta tendencia, porque ya ofertan viajes especialmente dedicados a ellos.

Por eso, hoy que se celebra el Día del abuelo, hemos queridos repasar todos los beneficios que aportan los viajes conjuntos a abuelos y nietos y te damos algunas claves para que sean inolvidables para todos.

Esos maravillosos abuelos

Entre los recuerdos de mi niñez siempre aparecen ellos, los padres de mi madre, que pasaban el verano con nosotros en el pueblo. Mi abuelo me enseñó a montar en bicicleta en el parque y mi abuela a hacer punto.

Pensando en ellos aún me llega el olor a las casadielles de mi abuela y la risa sincera de mi abuelo contándome sus 'batallas' sentados a la sombra de un árbol. No me imagino un verano en mi infancia en la que no hubieran estado ellos.

Por eso, he intentado por todos los medios que mis hijos no se perdieran esa magnífica experiencia de vivir con sus abuelos en vacaciones y no solo ir de visita a su casa o a comer los domingos.

Así que no me han importado las críticas recibidas porque "me aprovechaba de mi madre y les llevaba a sus nietos en verano a Asturias, mientras me quedaba en Madrid trabajando, en lugar de mandarles a un campamento", como era normal.

Y es más, procuro que viaje con nosotros siempre que hay posibilidad. Estoy segura de que esos momentos de convivencia los recordarán con cariño toda la vida.

Pero sé, porque mis padres así me lo han confesado, que también son muy gratificantes para los abuelos. ¡Mi padre se olvida de sus años en cuanto se mete en la piscina con los niños y vuelve a jugar al fútbol y al tenis como cuando era un chaval (o al menos eso dice)!

Y si hace falta, también se pica con su nieto jugando al fútbol o a los bolos en la videoconsola y le enseña a jugar al dominó.

Los viajes con salto generacional son tendencia

Como en mi caso, en la que mis padres viven a cientos de kilómetros de nosotros, pasar unas vacaciones juntos se convierte en una magnífica opción para compensar la distancia.

Así lo refleja la encuesta realizada en Estados Unido por AARP 'Abuelos hoy'. Según sus cifras, publicadas hace solo tres meses, un 40% de abuelos afirma viajar con sus nietos y gastar un promedio de 1.746 dólares al año en estos viajes.

Según el estudio, tres cuartas partes de los abuelos habían viajado con sus hijos y sus nietos en el último año, mientras que otros optaron por vacaciones de abuelos con nietos solamente. Es decir, una tercera parte de los abuelos han llevado a sus nietos de viaje sin sus padres.

Beneficios muy apetecibles para los niños y sus abuelos

Abuelos2
  • Se acercan las distancias Si los abuelos y los nietos viven lejos, unas vacaciones juntos es una gran oportunidad para acercarse. Porque está claro que aunque skype ayuda, no es comparable a un beso de buenas noches, un abrazo o la oportunidad de pasear cogidos de la mano.

Viajar juntos es una gran oportunidad para combatir esa distancia y hacer más llevadero la ausencia durante el resto del año.

  • Se refuerzan los lazos familiares. Al eliminar los horarios, las prisas del día a día, las relaciones son más espontáneas y se fortalecen los lazos, al compartir experiencias únicas que hacen que las personas que las viven se sientan más unidas.

Abuelos y nietos viven momentos especiales, exclusivos de ellos, que harán que se sientan más cercanos a la vuelta a casa.

  • Practican el 'slow travel' o, lo que es lo mismo, turismo sin prisas. Los niños podrán viajar más despacio pero mejor. Bajarán el ritmo para dejar de viajar como turistas y empezar a vivir el destino como lo hacen sus habitantes.

  • Viven un intercambio intergeneracional. Disfrutan de la presencia del otro, de compartir aventuras especiales, en un ambiente relajado, lejos de las rutinas y las obligaciones.

Se trata de dos mundos diferentes que se acercan a través de los momentos compartidos y los aprendizajes que se producen de un mundo a otro en un viaje. Los abuelos conocerán más a sus nietos en todos los momentos del día y los niños aprenderán de sus mayores.

  • Experimentan una segunda juventud Cuando las personas se jubilan viven lo que se conoce como una 'segunda juventud', en la que 'dejan de tener responsabilidades laborales y tienen libertad para viajar cuando les plazca y tener un estilo de vida parecido a cuando eran más jóvenes.

Y de esas ventajas pueden aprovecharse los nietos, porque pueden viajar con ellos durante todas las vacaciones escolares, sin días fijos de ida y vuelta y en un ambiente totalmente relajado. Los abuelos volverán a practicar deportes y a hacer actividades con sus nietos, ya olvidadas, y los niños disfrutarán de una atención exclusiva para ellos y muy entretenida.

  • Un sinfín de maravillosas historias. Los años dan sabiduría y las anécdotas de una larga vida convierten a los abuelos en grandes contadores de historias. Con ellos no existen los tiempos muertos en los viajes ni las esperas aburridas. Ellos disfrutarán rememorándolas y sus nietos conociéndolas de primera mano.

Consejos para que el viaje sea perfecto

Está claro que no se puede generalizar. Hay abuelos con edades muy dispares y abuelos con diferentes ánimos, estilos de vida o estado de salud.

Para los jóvenes, vitales y viajeros, cualquier destino vale y no necesitan más consejos que los que marca su experiencia. Pero si es la primera vez que abuelos y nietos se van de vacaciones juntos y la edad empieza a pesar, estos consejos les ayudarán a disfrutar de una experiencia única.

  • Pueden preparar juntos el viaje. Si los niños son pequeños, los abuelos pueden explicarles el destino de viaje en un mapa, ver fotos en el ordenador o móvil, preparar la maleta con ellos, para que empiece a ser divertido antes de partir.

  • Un destino asequible en distancia. A la hora de elegir el destino, hay que pensar que un viaje largo puede hacerse pesado tanto para los niños como los abuelos, así que es preferible optar por un lugar en el que no podáis tardar más de cuatro horas en llegar.

En cuanto a si es mejor elegir playa, montaña o hacer turismo.... Lo importante de viajar juntos es poder realizar todos las mismas actividades, así que lo ideal es elegirlo en función de qué se puede hacer en cada destino. Lo mejor es elegir un lugar de playa o un sitio donde hacer turismo sin largas caminatas.

  • El mejor transporte. Los niños y los pensionistas suelen tener descuentos en los billetes de transporte público, así que hay que valorar la posibilidad de dejar el coche en casa y viajar en tren o en avión. También así se llega más relajado al destino.

Mejor por tanto si el lugar elegido para las vacaciones sea accesible a pie y podáis evitaros largos desplazamientos a diario.

  • Alojamiento conjunto con espacios propios. La mejor forma de poder estar abuelos y nietos compartiendo los días de vacaciones es elegir un alojamiento que os permita estar bajo el mismo techo, pero disfrutando cada uno de su propio espacio: un aparthotel es una buena opción, porque además ayudará a que los niños y los abuelos se sientan como en casa y puedan optar por comer en el restaurante o hacer su comida.

Viajes solo para ellos

Una buena alternativa para asegurarse de que las vacaciones son un éxito, es optar por un viaje programado. Y, como los que implican un salto de generación son ya habituales, ya hay agencias de viajes que los organizan pensando exclusivamente para los abuelos y sus nietos.

  • La plataforma de viajes Fabulist Travel ha lanzado una serie de viajes con salto generacional para abuelos y nietos por Europa.

Su propuesta cultural pasa por gimkanas en el destino, algo que permite a los niños experimentar y jugar al tiempo que aprenden.

Para dar conocer los oficios tradicionales hay programados encuentros con artesanos del lugar, como por ejemplo, al poblado danés de Funen, ambientado en pleno siglo XIX, o a fábricas de zuecos en Holanda.

Para tratar de despertar la conciencia crítica de pequeños y mayores se realizarán actividades de turismo responsable. Por ejemplo, la recogida de plásticos en los canales de Ámsterdam o Copenhague o las labores de voluntariado en granjas urbanas, para conocer de cerca las prácticas de agricultura y ganadería sostenible.

La gastronomía del lugar también es protagonista a través de talleres donde abuelos y nietos trabajarán en los fogones para crear platos típicos del destino como los famosos macarons franceses o los pretzels alemanes.

Se completa con visitas a granjas locales y paseos y actividades en la naturaleza. La figura de la niñera emerge a las horas de la siesta y sirve también para dar apoyo en algunas actividades para que los abuelos se sientan más cómodos.

Más información.

  • El touroperador español TravelKids, especialista en viajes para familias con niños ofrece la opción de organizar un viaje a medida a cualquier destino del mundo al gusto de los viajeros.

Adapta el destino a las necesidades de cada tipo de familia: desde monoparentales hasta las grandes familias que viajan todos juntos con abuelos, padres, nietos...

Más información.

  • Familias en ruta nos propone 'Mis increíbles súper abuelos', un encuentro para reunir abuelos y nietos de toda España en el Cerdanya EcoResort.

Durante 4 o 6 días realizarán actividades grupales y libres, aptas para todos. Los abuelos dispondrán también de momentos para ellos mientras los nietos estarán al Miniclub a cargo de los monitores.

Una oportunidad de compartir unos días con los nietos en un ambiente de hermandad, en un entorno mágico, con actividades para todas las edades donde, además, podrán compartir vivencias con otros abuelos y abuelas.

Y mientras, los niños también podrán interactuar con otros niños y niñas en plena naturaleza.

Más información.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Santi y su abuelo, la historia de admiración, superación y cariño de una pareja que te cautivará, Un homenaje a los abuelos, las únicas personas capaces de detener el tiempo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir