Francia levanta el anonimato de los donantes de esperma y óvulos: los hijos lo tendrán más fácil para conocer su identidad

Francia levanta el anonimato de los donantes de esperma y óvulos: los hijos lo tendrán más fácil para conocer su identidad
Sin comentarios

La donación de óvulos y esperma son técnicas de reproducción asistida que permiten donar los gametos a una mujer (o pareja) que no puede tener hijos de forma natural o con sus propios gametos.

Hace más de 40 años se empezaban a realizar las primeras inseminaciones artificiales, y en ese momento todo este tema era muy tabú, sobre todo la infertilidad, porque generaba sentimientos de "vergüenza".

Y por ello, algunos padres no revelaban a sus hijos las condiciones en las que fueron concebidos. Sin embargo, en la actualidad los expertos aconsejan a las familias la transparencia.

Según los médicos, hoy día "la voluntad de los hijos de acceder a sus orígenes tiene una mejor recepción". Y Adèle Bourdelet, de la Asociación de hijos de la donación, comentó en El Mundo que todos los niños tienen derecho a saber cómo vinieron al mundo. Con todo esto, llega la noticia de que Francia empieza a apostar por el levantamiento de este anonimato de los donantes.

Francia levanta parcialmente el anonimato de los donantes de esperma y de óvulos

Las cosas entorno al mundo de la reproducción asistida y de la donación de gametos empiezan a cambiar, y a partir de setiembre, los niños nacidos en Francia gracias a la donación de gametos (es decir, esperma u óvulos), van a tener más facilidades para conocer la identidad de sus donantes.

El objetivo es facilitar el "acceso a sus orígenes personales". Así, los donantes de esperma y óvulos en Francia van a tener que dar su consentimiento para que en el futuro, su identidad sea divulgada a los hijos mayores de edad que recibieron sus gametos.

Florence Eustache, vicepresidenta de la Federación de CECOS, que aglutina a los equipos multidisciplinarios que gestionan la donación de gametos y la procreación asistida por la medicina en los hospitales, afirma que "esta reforma era inevitable, ya que acompaña un cambio en la sociedad".

No siempre se podrá conocer al donante

Una vez cumplan la mayoría de edad, los hijos podrán solicitar el acceso a esa información, pero los donantes, una vez sean encontrados, podrán oponerse a que su identidad sea revelada. De ahí este "levantamiento parcial" del anonimato.

Además, para facilitar las cosas, se establecerá una comisión para ayudar a los adultos que hoy en día buscan a sus progenitores. Este cambio supone un antes y un después en la Ley de donantes y en el ámbito de la ovodonación y embriodonación.

El derecho a decidir querer saber o no los orígenes

Como en todo, habrá personas que tendrán el deseo, curiosidad o necesidad de conocer sus orígenes, y es algo totalmente respetable.

Así, las personas tendrán sentimientos distintos sobre la cuestión del anonimato, ya que algunos buscan durante mucho tiempo a su donante, mientras que otros no tienen esa necesidad e integran a su manera esa parte de su vida sin necesidad de iniciar esta búsqueda.

Eso sí, el derecho a decidir si saber o no seguirá estando presente en los hijos, pero aunque los donantes lo tendrán un poco más difícil si quieren mantener el anonimato al 100%, y tendrán que replantearse entonces si donar o no.

Pros y contras del levantamiento de este anonimato

Para las personas que quieren conocer sus orígenes y la identidad de sus donantes, esto les permitirá tener las cosas más fáciles en ese camino de búsqueda. Sin embargo, para los donantes que no quieran revelar su identidad, esto puede ser vivido como algo negativo.

Por otro lado, algo que puede preocupar a las familias es que el hijo pueda conocer a los donantes (si ellos acceden) y entablar una relación con ellos, aunque también habrá otras que lo vivan con naturalidad y como algo positivo para sus hijos.

La transparencia en los orígenes

Cada familia deberá decidir si contar o no estos orígenes a sus hijos, pero lo cierto es que la transparencia es fundamental para que los niños crezcan conociendo sus orígenes de forma natural y sin tabúes, ya que no se trata de algo malo, sino simplemente de una forma diferente de llegar al mundo.

Las técnicas de reproducción asistida suponen un gran avance para las familias que desean tener hijos y que, por diferentes circunstancias como la infertilidad, no pueden.

Ahora queda seguir cuidando la salud mental tanto de donantes como de receptores, con políticas que aseguren que sus deseos son respetados, tanto si deciden hablar abiertamente sobre el tema del anonimato como si no, aunque con este levantamiento del mismo las cosas se vuelven un poco más complejas en este sentido.

La donación en España

En la actualidad, en España la donación de óvulos o esperma es totalmente anónima. Esto quiere decir que no puede existir ningún vínculo entre la donante y la receptora; los donantes no pueden conocer a los futuros receptores de los óvulos, y tampoco los receptores pueden conocer quién les ha cedido sus gametos para poder tener hijos.

Veremos cómo evoluciona esta Ley y si sigue prevaleciendo o no el anonimato también en España. Como siempre, hay colectivos en contra y otros a favor.

Fotos | Portada (Freepik)


Temas
Inicio