Publicidad

Descubre que estaba embarazada de trillizos cuando acude al hospital con síntomas de parto, creyendo que eran cálculos renales

Descubre que estaba embarazada de trillizos cuando acude al hospital con síntomas de parto, creyendo que eran cálculos renales
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Es posible estar embarazada de trillizos pero no saberlo hasta escasas horas antes de dar a luz, siendo además ya madre de otros dos hijos?

Por increíble que resulte, esto es lo que le ha ocurrido a una mujer de Dakota del Sur (Estados Unidos), que dio a luz a tres bebés el pasado 10 de agosto en la semana 34 de gestación, tras un embarazo que había pasado totalmente desapercibido por la ausencia de síntomas.

Familia más que numerosa en un abrir y cerrar de ojos

Dannette Giltz y su marido Austin ya eran padres de dos hijos, pero de la noche a la mañana llegaron tres bebés más. Su historia es tan sorprendente e impactante que todos sus vecinos se han volcado con ellos, y están recaudando fondos para ayudar con los gastos de esta gran familia.

Todo comenzó el pasado 10 de agosto, cuando la mujer comenzó a sentir un dolor intenso en la espalda y el costado que apenas le dejaba respirar. Acudió al hospital convencida de que sus dolores se debían a cálculos renales, pues ya los había sufrido con anterioridad.

Pero su sorpresa fue mayúscula cuando la ecografía de urgencia que le practicaron reveló que no se trataba de piedras en el riñón, sino de un embarazo gemelar de 34 semanas de gestación. Y decimos "gemelar" porque inicialmente los médicos solo escucharon el corazón de dos bebés, y en el monitor tampoco vieron la presencia de un tercero.

Puesto que el primer bebé se encontraba en posición podálica y los dolores que tenía Giltz se debían a contracciones de parto, se decidió practicarle una cesárea.

Sin embargo, todavía quedaba la guinda del pastel de esta inesperada sorpresa, pues tras sacar a dos bebés, un niño y una niña de casi dos kilos y medio de peso, los ginecólogos se percataron de la presencia de un tercero; otra niña de dos kilos.

Giltz cuenta de manera cómica que tras asumir el impacto de la noticia del embarazo en el momento del parto, su marido comenzó a pensar nombres para sus gemelos mientras le practicaban la cesárea. Pero cuando oyeron al médico gritar que venía un tercer bebé, los padres se miraron y dijeron: "¿Perdona? ¡No! Devuélvalo. Nos dijeron que esperábamos gemelos, no trillizos!".

Aunque los hijos mayores de este matrimonio ansiaban desde hacía tiempo un nuevo hermanito, Dannette nunca sospechó de su embarazo. Afirma que jamás notó ningún movimiento, y que tampoco experimentó náuseas o malestar. Sin embargo, es consciente de que su caso puede resultar inverosímil para mucha gente:

"Por lo general, nunca se piensa que los trillizos puedan ser concebidos de forma natural, y mucho menos pasar de las 34 semanas sin saber que estás embarazada. Nadie se lo cree, y realmente nosotros estamos aún en estado de shock. Llegué al hospital pensando que me tendrían que operar de cálculos renales y acabé con una cesárea y tres bebés" - afirmaba la mujer.

Aunque su llegada al mundo fue precipitada, inesperada y prematura, los tres recién nacidos están sanos y permanecen hospitalizados para su control. Su madre ha afirmado en su cuenta de Facebook que progresan bien y espera que pronto puedan ser dados de alta.

¿Es posible estar embarazada sin saberlo?

Cuando has tenido hijos y te enteras de que una mujer ha descubierto que iba a ser madre justo antes de dar a luz, suena realmente inverosímil.¡ Y es que parece imposible no notar los síntomas del embarazo ni sentir al bebé, además de no percatarse del crecimiento de la tripa!

Pero es una posibilidad real que, según los estudios, ocurre en uno de cada 2.500 gestaciones. Aunque la mayoría de las mujeres saben que están esperando un bebé entre las semanas cinco y doce de gestación, es posible no descubrir que van a ser madres hasta que se ponen de parto.

Es lo que se conoce como embarazo críptico, y ocurre cuando los métodos de diagnóstico habituales fallan y/o tampoco se perciben los síntomas a medida que avanza la gestación.

Puede darse, por ejemplo, en personas con sobrepeso o placenta anterior que no notan los movimientos del bebé, o cuando se producen sangrados en el primer trimestre que se confuden con la menstruación.

En otros casos, el embarazo críptico se debe a la negación de la mujer, que no desea hacerse consciente de su estado y se mantiene ignorante de ello durante toda la gestación. Este fenómeno puede darse en embarazos adolescentes, o cuando la situación personal o laboral de la mujer adulta se complicarían con la llegada de un embarazo.

El embarazo críptico puede entrañar una serie de riesgos para la madre y el bebé, especialmente en casos como este en donde además se trata de un embarazo múltiple. Entre los posibles problemas está la ausencia de controles ginecológicos y, por tanto, la no detección de posibles anomalías cromosómicas o malformaciones fetales, diabetes gestacional u otras enfermedades graves propias del embarazo, y defectos del tubo neural por la no suplementación de ácido fólico.

Foto de portada | iStock

Vía | Heavy.com

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir