Compartir
Publicidad

Impresionante vídeo de una versión cefálica externa para dar vuelta al bebé que viene de nalgas

Impresionante vídeo de una versión cefálica externa para dar vuelta al bebé que viene de nalgas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La versión cefálica externa (VCE) o versión externa es la mejor alternativa para evitar el parto en posición podálica y consiste, como su nombre indica, en una maniobra para darle la vuelta al bebé desde fuera.

Es una práctica no demasiado extendida, aunque recomendada por la OMS, que se aconseja realizar a partir de las semanas 36-37 de gestación, momento en el que el bebé es lo suficientemente grande como para no volver a girarse. Sin embargo, no siempre se consigue que el bebé se voltee hacia la posición cefálica (cabeza abajo), ni es seguro que de lograrlo no vuelva a voltearse.

Vanessa Fisher es una embarazada de Texas quien, decidida a evitar una cesárea, probó sin éxito varios métodos para que su bebé se diera la vuelta. Su matrona le recomendó entonces visitar al Dr. Cummings para intentar una versión cefálica externa, procedimiento en el que el doctor es experto y el día que acudió a la consulta, con 38 semanas de gestación, su marido grabó todo el proceso con su cámara.

El procedimiento tuvo éxito y el vídeo fue compartido por la madre en su perfil de Facebook, donde ya fue visto por casi cuatro millones de personas.

Versión cefálica externa

La OMS expone su postura sobre esta maniobra en un documento en el que señala que "si se toman las precauciones adecuadas, existe un fundamento sólido para usar la versión cefálica externa a término si los beneficios de evitar un nacimiento en presentación podálica superan el riesgo del procedimiento".

¿Es riesgoso? Existe un mínimo riesgo de que se produzca un sangrado vaginal, desprendimiento de la placenta, rotura de la bolsa amniótica o de que el cordón umbilical se enrolle alrededor del cuello del bebé, pero si se practica en las condiciones adecuadas y por manos expertas, el riesgo es muy bajo, así como también los costes asociados, por lo que muchas mujeres deciden intentarlo.

El principal inconveniente es que puede provocar el parto, por eso se recomienda realizar en bebés a término. Lo de ideal es apoyar la maniobra con ecografías fetales antes y después de la maniobra para verificar la posición del bebé, un monitor fetal para realizar un test de estrés antes y después del procedimiento, y la disponibilidad inmediata de un quirófano por si produjera cualquier complicación.

¿Duele? La embarazada siente una fuerte presión sobre la barriga y la intensidad de dolor depende de lo fácil o difícil que sea dar la vuelta al bebé. Es un procedimiento ambulatorio que no requiere anestesia (aunque en algunos centro se utiliza anestesia raquídea) y dura pocos minutos, ya que no es conveniente aplicar presión sobre el útero durante más de cinco minutos.

Como comentábamos antes, la maniobra no siempre funciona. La probabilidad de que el procedimiento funcione y el bebé no vuelva a darse la vuelta es de un 58%.

En Bebés y más | Así es como dieron la vuelta al bebé de Kim Kardashian para que pudiera nacer vía vaginal | Asombroso vídeo de una versión cefálica externa en dos minutos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio