Compartir
Publicidad

¿Cómo encontrar el juguete perfecto?

¿Cómo encontrar el juguete perfecto?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El verano y la Navidad son las épocas en las que más juguetes reciben los niños. Y aunque muchos de ellos son regalos de otras personas, los padres también nos asomamos a las jugueterías de vez en cuando. Por eso queremos saber cómo encontrar el juguete perfecto.

Pero no nos hagamos ilusiones, porque no tenemos la clave para acertar siempre. Empezaremos señalando que no existe el juguete ideal, perfecto o exclusivo para cada niño en cada edad. No obstante, intentaremos aproximarnos a ese juguete a través de este decálogo.

  • El juguete más sofisticado o más caro no siempre es el mejor. Una de las preguntas que debemos hacernos antes de comprar un juguete es si despierta o no el interés del niño. Más que si lleva tal marca o el dibujo de tal personaje infantil de moda, hay que fijarse en que el juguete desarrolle y fomente la creatividad del niño. Un juguetes artesano o elaborado por él mismo con nuestra ayuda puede ser más apreciado que los caros.

  • No todos los juguetes “congenian” con todos los niños. Se ha de tener en cuenta la personalidad del pequeño, aunque también que su manera de ser puede ir evolucionando. Si es más bien tímido le irán muy bien juegos de socialización en los que intervengan diversos jugadores. Para un niño con tendencia a actividad excesiva lo adecuado son los juguetes que favorezcan la atención, la percepción y los artísticos. Esto no quiere decir que se les niegue juguetes de uno u otro tipo a los niños con personalidades distintas.

  • El juguete ha de ser para el niño una fuente de diversión, de aprendizaje y desarrollo de les capacidades (lingüísticas, cognitivas, de razonamiento lógico y espacial, emocionales, motoras…).

  • Siempre os proponemos actividades alternativas a los videojuegos, pero si también nos decidimos por ellos, ya que bien utilizados son adecuados, hay que comprobar los contenidos, ya que algunos potencian el racismo, la intolerancia y la violencia. Familiaricémonos con los códigos y compremos los juegos adecuados a la edad del niño o niña. Compartamos con ellos los videojuegos y hagamos una compra responsable e informada.

La violencia no es un juego
  • Un juguete que fomente las conductas sexistas, racistas o violentas no es un buen juguete. Recordemos que una de las maneras en que transmitimos estereotipos sexistas a nuestros hijos es a través de los juguetes y los roles asociados a ellos.

  • Hay que asegurarse, en la medida de lo posible, de que el juguete que compramos respeta las normas de seguridad (en cuanto a tamaño, piezas sueltas, los materiales con que ha sido fabricado no son tóxicos…). Por desgracia no siempre los controles de seguridad son adecuados, por lo que si observamos alguna irregularidad hay que notificarla a consumo.

  • No saturemos al niño con juguetes, a veces caemos en el error de dárselo todo, incluso aunque no nos pidan nada, o caemos en un consumismo excesivo que no hace bien ni al bolsillo, ni al niño. Un exceso de juguetes puede destruir la fantasía y provocar que el niño se aburra. Los pediatras recomiendan no regalar más de tres juguetes.

  • Regalemos libros. Siempre recuerdo que una amiga dice que es “la tía latazo” porque regala libros a sus sobrinos, pero que son los únicos que reciben. Regalar libros siempre es acertar, por mucho que un niño se lance primero a otros juguetes más llamativos. Un libro es un buen regalo para que los pequeños aprendan a apreciar la lectura y disfruten leyendo o escuchando cuentos. Nunca es pronto para leer con ellos, y cuanto más se familiaricen con los libros más disfrutarán de leerlos en el futuro y de contar historias.

  • En relación a muchos de los puntos anteriores, es importante que los padres adoptemos una actitud crítica ante la publicidad de juguetes (impresa, en televisión…), que a menudo nos muestra una realidad distorsionada (cuando no inexistente); o su punto de vista es sexista; o nos presentan juguetes inapropiados (no cumplen los requisitos mínimos de seguridad, son bélicos...).

  • Por último, no hemos de olvidar que los juguetes son un medio o complemento idóneo para establecer relaciones y afianzar vínculos entre padres e hijos e hijas, entre hermanos y hermanas, familiares o amigos. Por muy individual o solitario que sea el juego, podremos ayudarles, enseñarles, compartir. Si un juguete es “perfecto” porque cumple los requisitos anteriores, dejaría de serlo si aísla al niño o niña “en su mundo” durante mucho tiempo.

Si nos planteamos estas cuestiones antes de comprar un juguete y seguimos los consejos cuando lo tenemos en casa, será más fácil que estemos cerca del juguete perfecto. Aunque recordad, tienen fecha de caducidad porque el niño crece, pero siempre habrá niños más pequeños a los que les encante recibir ese juguete, si es que ha sobrevivido en condiciones al trasiego de los juegos de su primer dueño...

Fotos | carlosfpardo en Flickr-CC e Instituto Andaluz de la Mujer En Bebés y más | Los pediatras recomiendan no regalar más de tres juguetes, Evitar el consumo excesivo el día de Reyes, Juguetes no sexistas y no violentos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos