Compartir
Publicidad

¡¡Tengo un antojo!!

¡¡Tengo un antojo!!
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Muchas mujeres embarazadas sienten ganas repentinas de comer algo especial y precisamente en el momento menos esperado. Una causa son los cambios metabólicos y hormonales que la futura mamá experimenta.

Se han sostenido varias teorías sobre los antojos a lo largo de nuestra historia, en la cultura popular, se dice que los antojos deben ser satisfechos al instante, ya que si no el bebé nacerá con una mancha. Pero más allá de estas leyendas, los caprichos alimentarios de las futuras mamás existen.

Los llamados “antojos”, esas manchas en el bebé son una creencia popular sin ningún fundamento. Por otra parte si que es verdad que la mujer embarazada, a causa de su estado de ánimo y de los cambios que conlleva el embarazo, puede tener unos deseos agudos de algún tipo de alimento en especial. Con cierta frecuencia, la futura mamá experimenta cambios en sus gustos por la comida que se relacionan con variaciones de la sensibilidad gustativa, hasta tal punto que puede encontrar desagradable el sabor u olor de algunos alimentos que solía comer antes del embarazo. Dentro de estos alimentos se pueden encontrar las grasas, los alimentos fritos, el café, etc. También sucede que productos que no eran del agrado de la futura mamá, pasan a ser los número uno, llegando a aflorar el deseo de comerlos incluso a altas horas de la noche.

Hay que tener en cuenta que las aversiones o apetencias acentuadas no tienen la menor importancia, siempre y cuando no afecten a la buena alimentación durante la gestación. El peligro de estos “antojos”, radica en la posibilidad de comer demasiado y aumentar de peso desproporcionadamente, por el contrario, el riesgo de las aversiones es que pueden conducir a una desequilibrada nutrición y ya sabes que esto trasciende al futuro bebé.

Cualquier persona puede experimentar repentinas ganas de comer algo en particular y esto demuestra que el antojo no es exclusivo del embarazo, pero es normal asociar un antojo con un embarazo.

Pero no sólo existen los antojos alimentarios, también están los antojos relacionados con las sensaciones o los sentimientos ya que estos se agrandan a causa de la carga emocional que lleva la futura mamá, por lo que cambios de humor son bastante frecuentes en embarazadas.

Los antojos no son una invención, si estás embarazada, es importante tener el apoyo de la pareja. Para los papas: complacer los antojos es una forma más de demostrar el amor y comprensión, tu pareja agradecerá muchísimo tu tacto y devoción hacia ella.

Más información | Consumer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos