Publicidad

La fotografía viral que muestra la frustración de un niño en sus clases a distancia

La fotografía viral que muestra la frustración de un niño en sus clases a distancia
1 comentario

Este año nos enfrentamos con una vuelta al cole que posiblemente jamás hubiésemos imaginado: en medio de una pandemia. En algunos países se ha optado por tener clases de forma presencial con medidas de distanciamiento social, mientras que en otros han adaptado por completo las clases a distancia.

La situación no es fácil para nadie: alumnos, padres o profesores, independientemente del tipo de vuelta al cole que se tenga. Y esto es algo que nos ha mostrado la fotografía viral de un niño, que nos recuerda que debemos ser más comprensivos y amables.

La fotografía viral

La imagen que hemos visto en portada, le ha dado la vuelta al mundo: un niño llorando durante una de sus primeras clases a distancia. La fotografía fue capturada por su madre Jana Coombs y publicada en redes sociales, para mostrar la realidad de muchos niños.

En entrevista para CNN acerca de la fotografía, Jana explica que observó que su hijo estaba teniendo problemas porque sentía que se estaba retrasando y comenzó a llorar. Tomó la fotografía para posteriormente abrazar a su hijo y llorar junto a él.

En Georgia, de donde son Jana y su familia, las escuelas han optado por tener una vuelta al cole virtual, algo que se implementó en la mayoría de los estados de Estados Unidos, así como en México y otros países latinoamericanos.

Una vuelta al cole diferente y complicada

Nina Deberes

La fotografía del niño no solamente nos muestra la realidad de muchos pequeños que deben adaptarse a una vuelta al cole que no es sencilla, sino también, nos recuerda que esto no está siendo fácil para nadie, incluyendo padres y profesores.

Independientemente de si se tiene una vuelta al cole presencial o a distancia, en ambas situaciones debemos adaptarnos y ayudar a los niños a que sea lo más fácil posible, especialmente en el aspecto emocional.

Este año, nuestros hijos no podrán jugar con sus amigos como normalmente lo hacían. En casa, no pueden ver a sus amigos. En el cole, no podrán acercarse demasiado a ellos. Por donde lo veamos, es algo muy duro para ellos.

En cuanto al aprendizaje, de forma presencial posiblemente será más sencillo, pero en el caso de los niños que estudian desde casa, que no podrán hacer preguntas en directo ni podrán tomar sus clases con el material que suelen tener en el salón de clases, enfocarse y aprender será más complicado.

Desde luego, aunque los niños son los más afectados por esta situación, también padres y profesores nos encontramos pasándolo mal. En ambos casos, los profesores hacen su mejor esfuerzo: los presenciales por cuidar las medidas de distancia social para proteger a sus alumnos y a ellos mismos, y los de clases virtuales por adaptarse a esta nueva modalidad, cuando en el caso de aquellos que son de edad avanzada nunca habían usado un ordenador o una plataforma para enseñar.

Los padres también nos encontramos en una posición que puede resultar muy estresante. Por un lado, está la preocupación de quienes tienen hijos que volverán al cole de forma presencial, esperando que sus hijos sigan las medidas de distanciamiento social.

Por otro, están aquellos que tienen hijos que tomarán este curso de forma virtual, enfrentándose a la complejidad de tener que tener un espacio para sus estudios, intentar coordinar sus tiempos para poder asistir a sus hijos, cumplir con su trabajo y todas las demandas y tareas regulares de una casa. Y ni hablar de aquellos que deben volver al trabajo.

Recordemos lo más importante

Madre Abrazando Hija

Nadie lo tenemos fácil. Ni niños, ni los padres y tampoco los profesores. No hay una solución mágica e ideal que nos ayude a que todos estemos bien o que funcione de modo que los niños puedan tener una vuelta al cole normal.

Entonces, lo mejor que podemos hacer y lo más importante es: ser comprensivos. Con todos. Con nosotros mismos. Pero sobre todo, con los niños. Nuestros hijos están pasando por una situación inusual y difícil que puede afectarles mucho emocionalmente y debemos estar ahí para ellos.

Así que además de hacer lo mejor posible por apoyarnos en la vuelta al cole, no olvidemos ser amables, pacientes y comprender que su salud emocional es más importante que su aprendizaje, sin presionarlos tanto con lo académico y apoyándolos con mucho amor.

Fotos | Jana Coombs, iStock
En Bebés y más | Urnas y mamparas de separación: las extremas medidas de escuelas en Tailandia para evitar contagios, Vuelta al cole: la OMS sólo ve seguro reabrir los colegios si la transmisión en la comunidad es baja

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios