Beneficios del aceite de oliva para el bebé y cómo introducirlo en su dieta

Beneficios del aceite de oliva para el bebé y cómo introducirlo en su dieta
Sin comentarios

Uno de los principales protagonistas de nuestra maravillosa dieta mediterránea es el aceite de oliva. Para nadie es un secreto que se trata de un ingrediente completísimo a nivel nutricional, pero generalmente al principio dudamos si podemos darlo o no a nuestro bebé y cuándo podemos hacerlo. La respuesta es rotunda: sí, debemos dárselo porque es muy beneficioso para su crecimiento y porque además su composición tiene bastantes similitudes con la leche materna.

¿Qué beneficios aporta el aceite de oliva al bebé?

  • Es una fuente importante de antioxidantes que actúan a nivel preventivo en la oxidación de las células frente a los radicales libres.
  • El ácido oleico es muy importante para el crecimiento de los huesos, por lo que los aceites de oliva vírgenes extra son una fuente esencial de lípidos para los niños de edad de crecimiento. 
  • Este ácido también se incorpora a la mielina de las terminaciones nerviosas, facilitando sus conexiones y mejorando por tanto las transmisiones nerviosas cerebrales.
  • Mejora la asimilación de micronutrientes como las vitaminas A, D E y K, y de minerales como el calcio, magnesio, zink y fósforo.
  • Tiene un efecto lubricante, así que es una opción bastante interesante para prevenir y aliviar el estreñimiento en el bebé.

¿Cuándo puedo dar aceite de oliva al bebé?

Podemos dar aceite de oliva al bebé en cuanto iniciemos la alimentación complementaria. Debemos hacerlo siempre en pequeñas cantidades (empezando, por ejemplo, añadiendo pequeñas gotitas al pan).

¿Cómo podemos dar aceite de oliva al bebé

Pan

La mejor manera de consumir el aceite de oliva es en crudo (tanto para niños como para adultos), ya que de esta forma el organismo aprovecha todas sus propiedades nutricionales. Las mejores formas para introducirlo en la dieta del bebé son:

  • Añadiendo un chorrito de aceite de oliva crudo al puré, justo antes de triturarlo.
  • Añadiendo unas gotas al pan cuando ya lo hayamos introducido en su dieta.
  • También es recomendable elegirlo para cualquier tipo de comida que hagamos (tortillas, guisos), ya que este aceite resiste mejor a las altas temperaturas antes de empezar a degradarse (como ocurre con otros aceites vegetales).
  • Cuando el bebé empiece a masticar alimentos sólidos (como verduras), podemos aliñarlos añadiendo un poco de aceite de oliva.

En Bebés y Más | A la hora de cocinar y aliñar: ¿Aceite de oliva o de girasol?

Temas
Inicio