Compartir
Publicidad

Las cifras hablan: la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos entre padres y madres, aún muy lejos

Las cifras hablan: la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos entre padres y madres, aún muy lejos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El proyecto de investigación interuniversitario 'Fomento del equilibro laboral y familiar desde las empresas', realizado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), ha estudiado durante los años 2015 a 2018 las condiciones familiares y empresariales que permiten a los hombres implicarse en los cuidados de sus hijos.

Entre sus conclusiones: sigue habiendo importantes diferencias en permisos laborales para los padres, como las excedencias y la reducción de jornada, aunque las cifras de uso de los permisos de maternidad y paternidad remunerados son muy similares entre hombres y mujeres.

El estudio, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, y dirigido por la profesora del Departamento de Sociología, Teresa Jurado Guerrero, se enmarca dentro del proyecto nacional e interuniversitario Implica.

Según el estudio, las diferencias de conciliación entre géneros son mayores cuando hay perjuicio laboral y económico para el progenitor, lo que signifca que la mujer está más dispuesta a priorizar el cuidado de sus hijos sobre su proyeccón en el trabajo.

  • El 80 por ciento de los padres hacen uso del permiso de paternidad remunerado.

  • Solo un 4,1% de los hombres, frente al 25% de las madres, deciden acogerse a la reducción de jornada por cudado de hijo mejor de 12 años.

  • Solo un 0,4% de los padres con niños menores de 8 años piden excedencias temporales remuneradas frente al un 11% de las madres.

  • Un 50% de las madres y un 46% de los padres hacen uso de la flexibilidad horaria a la entrada y salida del trabajo, muy a la par.

  • Solo un 3,5% de los padres y madres optan por el teletrabajo como medida de conciliación.

Razones para que los hombres no concilien

Según las conclusiones del estudio:

  • Las propias empresas frecuentemente no favorecen la aplicación de las medidas necesarias para lograr la conciliación.

  • La reticencia de los padres involucrados a no beneficiarse de permisos no pagados o de jornadas reducidas por miedo a ser penalizados.

  • Una actitud tácita que prioriza ganar el pan en lugar de cuidar, y la mayoría de los padres están menos dispuestos a una pérdida de ingresos en comparación con las mujeres.

Por eso, los padres están mucho más dispuestos a usar el permiso de paternidad, ya que este se remunera por completo, porque así no se cuestiona su rol de proveedor y se evita la penalización laboral.

  • Pero mandan más otros roles más complejos, como el modelo ideal de trabajador que todavía impera en las culturas organizativas y con los roles de género, según las conclusiones del estudio, ya que solo un 12 por ciento de los hombres que no se acogieron a la reducción de jornada fue por razones económicas.

Propósito: llegar a una conciliación corresponsable.

Padre con bebé

La ampliación de los permisos de paternidad a cinco semanas ha influido positivamente en el uso de los mismos, señala la directora del Centro Estudios de Género de la UNED, Teresa San Segundo.

Pero añade que la decisión del Tribunal Constitucional de sentenciar que la diferencia temporal respecto a los de maternidad no es discriminatoria “no contribuye a avanzar hacia la igualdad”.

“Tradicionalmente las mujeres se han dedicado a la crianza. Sin embargo, ahora la igualdad está reconocida constitucionalmente e incluso se empieza a aplicar de forma estricta en algunos momentos, por ejemplo en casos de divorcio o separación en lo referente a custodia compartida, vivienda, etc. Este aspecto que podría considerarse positivo esconde una realidad injusta, pues aplica el principio de igualdad sobre una situación de desigualdad en la que la mujer ha renunciado a mucho más que el hombre durante la vida en pareja”.

Esa es una de las conclusiones de San Segundo, que aboga por la igualdad en los permisos de maernidad y paternidad, pero señala que para que sean efectivos en lograr la corresponsabildad entre mujeres y hombres:

"No deben ser compatibles en el tiempo salvo en los primeros momentos tras el nacimiento, siempre y cuando se trate de partos únicos. El permiso inicial debería ser para la mujer –para proteger su salud y que se recupere- y después para el padre o segundo progenitor, de forma que se fortalezca el vínculo con él”.

Medidas para facilitar la corresonsabilidad

Según el programa Implica, al que pertenece este estudio:

  • Las empresas deben facilitar la implicación de los hombres en los cuidados ofreciéndoles más tiempo para cuidar.

  • El Estado tiene que regular la jornada laboral, los horarios, el teletrabajo y las licencias parentales para favorecer la conciliación corresponsable.

  • Los hombres y las mujeres tienen que conciliar ambos empleo y vida personal.

  • Las políticas públicas deben ofrecer ingresos mínimos, prestaciones y servicios para que las familias puedan conciliar empleo y vida personal de tal forma que se asegure el bienestar infantil.

Lo que está claro, se mire por donde se mire, es que aún queda un largo camino para lograr la corresponsabilidad de padres y madres en el cuidado de los niños, y los resultados de este estudio refuerzan esta realidad.

Esperemos que el Gobierno cumpla con sus promesas y el permiso de paternidad de 16 semanas, como el de maternidad, sea una realidad para todos los padres, y no solo en el Páis Vasco o para los funcionarios.

Vía | UNED

Fotos | iStock

En Bebés y Más | ¿Equiparar la baja de paternidad o ampliar la de maternidad? Diferentes posturas sobre la conciliación, Casi la mitad de las madres españolas aún tiene problemas para conciliar lactancia y trabajo fuera de casa

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio