Compartir
Publicidad
Publicidad

Se confirma lo que recomiendan las abuelas: la miel es un gran remedio para la tos

Se confirma lo que recomiendan las abuelas: la miel es un gran remedio para la tos
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los niños, por el mero hecho de ser niños, personitas inmaduras con un sistema inmunológico en desarrollo, tienden a coger un montón de resfriados y catarros, siendo habitual que padres y madres debatan, de tanto en cuanto, acerca de cuál es el remedio que mejor les funciona.

Unos pueden decir que el Flutox, otros que el Ambroxol, habrá quien te hable del Pectox, quien te diga que le pone al niño Vicks VapoRub en los pies o una cebolla en la mesita de noche y habrá quien te hable de uno de los remedios típicos de nuestras abuelas, la miel, que se confirma en un estudio reciente como un gran remedio ante la tos nocturna.

Cómo hicieron el estudio

El estudio se publicó online el día 6 de este mes en Pediatrics y para llevarlo a cabo se administró tres tipos de miel y un placebo (un néctar del fruto de la palmera llamado silan) a 300 niños de entre 1 y 5 años con tos nocturna y resfriados con duración de 7 o más días.

A estos niños se les dio la miel o el placebo en dos días consecutivos, primero en la noche del día en que habían aparecido los síntomas, sin que hubieran tomado ya medicación y después a la noche siguiente. A los cuatro grupos de niños se les dio miel de eucalipto, miel de limón, miel de labiatae (si queréis conocer más a fondo la labiatae, aquí os dejo un enlace) y el mencionado placebo.

La dosis era igual en cantidad para todos, 10 gramos antes de dormir, y ni los investigadores que entregaban el remedio, ni los padres ni los niños sabían qué estaban tomando cada uno.

Después de cada noche se midió la frecuencia con que cada niño tosía, la gravedad de la tos, cómo era la tos (seca, laríngea, productiva…) y cómo era la calidad del sueño de los niños y de los padres.

Por qué concluyeron que la miel es un gran remedio para la tos

Los resultados fueron que todos los remedios, incluido el placebo, hicieron mejorar significativamente a los niños entre una noche y otra. Sin embargo, los niños que tomaron miel mejoraron aún más que los del grupo placebo.

Poniéndolo en cifras, una combinación de todos los síntomas en una tabla mostró que todos los niños, la primera noche, sufrieron prácticamente los mismos síntomas. Todos los grupos tuvieron una puntuación de entre 18,2 y 18,6 (que sirve de referencia para ver qué sucedió la segunda noche).

Al día siguiente los niños que tomaron miel mejoraron más que los que tomaron el placebo. Los que tomaron miel de eucalipto tuvieron una puntuación de 8,8 y venían de un 18,6 (una gran mejora, sin duda, pues estaban más o menos “la mitad de enfermos”), los que tomaron miel de limón puntuaron 8,5 frente a 18,6 del día anterior, los que tomaron miel de labiatae puntuaron 9 frente al 18,5 previo y los que tomaron el placebo mejoraron hasta una puntuación de 12,4 frente al 18,2 de la noche anterior.

¿Y comparándola con los jarabes?

Pues no lo sé, porque en el estudio no se hizo tal comparación. De todas maneras, la tendencia actual, dada la dudosa eficacia de los jarabes antitusivos (fijaos que hasta el placebo hizo mejorar a los niños), es la de utilizar cada vez menos estos jarabes.

La FDA hace tiempo que los desaconseja, para evitar los posibles efectos secundarios, y muchas sociedades pediátricas dicen algo similar (seguro que más de una vez vuestro pediatra os habrá comentado que “si quieres te doy un jarabe, pero tampoco es que hagan mucho”).

La miel, en cambio, es uno de los remedios que aconseja la OMS ante la tos y los síntomas del resfriado. Y si se la damos a los niños en plan “remedio de la abuela total”, con agua calentita y limón, ya debe ser la repera.

Ahora bien, como hemos comentado en otras ocasiones, la miel no se puede dar nunca a los bebés menores de doce meses, por riesgo de botulismo.

Yo hace tiempo que mis resfriados los trato con miel y limón y hace tiempo que mis hijos toman, antes de dormir, un vasito con lo mismo si tienen catarro. Si va mejor o peor, no lo sé, porque los niños se curan del resfriado hagas lo que hagas, pero como se dice en las tertulias de padres y madres: a mí me funciona.

Vía | Diario de un pediatra curtido
Más información | Pediatrics
Foto | Fotomontaje con foto de MiikaS y brockvicky en Flickr
En Bebés y más | La miel, mejor que los fármacos contra la tos, Los catarros en los niños, Los catarros no se curan con medicinas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos