Compartir
Publicidad

Los catarros en los niños

Los catarros en los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es invierno y los catarros están a la orden de día para todos. Cuando es un adulto el que lo padece acudimos a los medicamentos anticatarrales con rapidez, pero hoy cada vez se recomienda más el ser enormemente cautelosos con estas medicinas en los menores de seis años.

¿Que podemos hacer los papás si el niño tiene tos, malestar, dolores y la nariz tapada?

En los catarros de los niños los medicamentos, incluso en el caso de los que se venden sin receta, no deberían ser administrados a menores de seis años sin una recomendación médica. Sobre todo es indispensable leer bien los prospectos y nunca dar una medicina, por inocua que nos parezca, a un niño por debajo de la edad que recomienda el prospecto.

Los catarros en niños

En los catarros en niños la mejor estrategia es suavizar los síntomas más molestos. Para la tos es mejor usar un jarabe casero de miel, siempre atendiendo a las recomendaciones de no dar miel a los menores de un año por el riesgo de botulismo. Si hay dolor o fiebre se pueden aliviar con ibuprofeno u otros analgésicos recomendados, pero con un cuidado enorme en las dosis.

Cuando el niño tenga moquitos no hay que dar inhibidores de la secreción, sino aliviarlos con gotas salinas y succionando los mocos con alguno de los aparatos adecuados.

Lo más importante es hidratar, con agua o líquidos calentitos como caldo de verduras o pollo, o dar zumos preferentemente naturales. El baño tiene también muchas propiedades relajantes y anticongestionantes, por la acción del vapor de agua. Hace que las secreciones sean más fuídas y despeja las fosas nasales.

Para prevenir los catarros en los niños es fundamental que duerman lo suficiente y tengan una correcta alimentación e hidratación. También es fundamental que la casa esté correctamente ventilada, humidificada y limpia. Y sobre todo lavarse las manos para eliminar los gérmenes. Sin embargo no es posible evitar los resfriados, sobre todo si el niño está expuesto a ambientes cerrados con otros muchos niños que pueden estar malitos. Aunque no está de más para prevenir el enseñar a los niños a no toser a la cara de otros y a no compartir alimentos o bebidas con sus compañeros.

Si el niño se encuentra mal o es posible que contagie a otros, siempre que sea posible, estará mejor en casa. Yo cuando estoy mala prefiero mi cama y no tener que estar con máxima actividad. Los niños necesitan eso también, aunque no hay motivo para que no den un paseo.

Pero si los síntomas de un resfriado común duran más de cuatro o cinco días, si hay fiebre alta, dificultad en respirar o si el bebé tiene menos de tres meses hay que ir al médico para prevenir complicaciones.

Más información | Newswise En Bebés y más |Los riesgos del Vicks Vaporub en niños menores de dos años, Los medicamentos para el resfriado y la gripe de venta sin receta no deberían ser administrados a menores de seis años, Con el frío llegan los resfriados, Remedios naturales contra la tos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos