Publicidad

Cómo el cambio climático daña la salud de los niños y lo seguirá haciendo a lo largo de su vida

Cómo el cambio climático daña la salud de los niños y lo seguirá haciendo a lo largo de su vida
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

"Los niños son especialmente vulnerables a los riesgos del cambio climático para la salud ya que sus cuerpos y sistemas inmunitarios aún están en proceso de desarrollo, por lo que son más susceptibles a enfermedades y contaminantes medioambientales".

Así lo señala el doctor Nick Watts, Director Ejecutivo de Lancet Countdown, un análisis anual completo que mide las repercusiones que tiene para la salud humana cumplir o no los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

El informe publicado hoy concluye que se necesita una reducción anual mínima del 7,4% de las emisiones de CO2 entre 2019 y 2050 para proteger la salud de nuestros hijos ahora y a lo largo de su vida, entre otras cosas, de las enfermedades infecciosas provocadas por el aumento de las temperaturas y los cambios en la frecuencia de las precipitaciones.

Graves repercusiones para nuestros hijos

No es la primera vez que en Bebés y Más hablamos de los graves peligros del cambio climático para la salud de los bebés y los niños y de algunas medidas para combatirlo.

Pero las conclusiones de este análisis internacional, un proyecto de colaboración entre 120 expertos pertenecientes a 35 instituciones, que incluyen la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial, el University College London y la Universidad Tsinghua, nos mueven a seguir visualizando el problema para proteger a la personas que más queremos: nuestros hijos.

"Este año, los impactos acelerados del cambio climático se han hecho más claros que nunca"

Así lo asegura el profesor Hugh Montgomery, Copresidente de The Lancet Countdown y Director del Institute for Human Health and Performance del University College London, quien señala:

"Las temperaturas más altas registradas en Europa Occidental y los incendios forestales en Siberia, Queensland y California provocaron asma, infecciones respiratorias e insolación. El nivel del mar está subiendo a un ritmo cada vez más preocupante. Nuestros niños reconocen esta emergencia climática y exigen que se tomen medidas para protegerlos. Debemos escuchar y responder".

Según reporta este importante estudio, si el mundo sigue actuando como si no pasara nada, y las emisiones de dióxido de carbono y el cambio climático continúan al ritmo actual, un niño que nazca hoy se enfrentará a un mundo con unas temperaturas medias por encima de 4° C más altas antes de cumplir 71 años, lo que supondrá una amenaza para su salud a lo largo de cada etapa de la vida.

Además, el doctor Nick Watts añade que:

“Los daños ocurridos en la primera infancia son persistentes y generalizados, y sus repercusiones sanitarias duran toda una vida. Si todos los países no llevan a cabo una actuación drástica para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los avances logrados en el bienestar y la esperanza de vida se verán comprometidos, y el cambio climático será lo que define la salud de toda una generación”.

Cómo afecta el cambio climático a los niños

Catarros

Los problemas respiratorios son solo una de las consecuencias del cambio climático. ¿Por qué aparecen? ¿Qué otros efectos provoca el mal uso que estamos haciendo de nuestro planeta? Estas son las conclusiones del análisis de The Lancet Countdown:

  • A medida que aumentan las temperaturas, se reducen las cosechas, lo que amenaza la seguridad alimentaria y sube los precios de los alimentos. Los lactantes y niños de corta edad están entre los más afectados por la malnutrición y problemas sanitarios relacionados, como el retraso en el crecimiento, sistemas inmunitarios débiles y problemas de desarrollo a largo plazo.

  • El aumento de las temperaturas y los cambios en la frecuencia de las precipitaciones aumenta la proliferación de enfermedades infecciosas, a las que los niños son especialmente susceptibles. Por ejemplo, en los últimos 30 años se ha duplicado el número de días con las condiciones climáticas adecuadas para las bacterias Vibrio, que causan gran parte de las enfermedades diarreicas del mundo y se está dando el caldo de cultivo para propagar el dengue o la cólera.

  • Un niño que nazca hoy estará respirando más gases tóxicos en su adolescencia y en su juventud, a causa de los combustibles fósiles y el aumento de las temperaturas. Esto es especialmente perjudicial para las personas de corta edad cuyos pulmones se encuentran aún en desarrollo. En ellas, el aire contaminado causa grandes estragos, al contribuir a una reducción de la función pulmonar, empeorar el asma e incrementar el riesgo de infartos de miocardio y apoplejías.

Según este análisis, "el carbón contribuyó a más de 440.000 muertes prematuras en 2016, y probablemente a más de un millón de muertes cuando se consideran todos los contaminantes".

  • Estará expuesto a fenómenos meteorológicos extremos, como un mayor riesgo de inundaciones graves, sequías prolongadas e incendios incontrolados. Para que nos hagamos una idea, todas las personas experimentaremos una ola de calor, teniendo en cuenta por ejemplo que en 2018 Japón tuvo 32 millones de exposiciones a olas de calor.

Espacio para el optimismo

A pesar de todas las graves advertencias, el informe también deja algunas cifras para el optimismo: el crecimiento de la energía renovable supuso un 45 % del crecimiento total en la producción de electricidad en 2018 (un 27 % procedente de la energía solar); mientras que la utilización de la electricidad como combustible para el transporte por carretera creció un 21 % a nivel mundial entre 2015 y 2016; y la electricidad con baja emisión de carbono supuso un tercio de la producción total de electricidad en 2016.

Así que parece que se pueden hacer las cosas bien y evitar que nuestros hijos sufran durante toda su vida graves problemas de salud. Seguir el camino del Acuerdo de París para limitar el calentamiento a muy por debajo de 2° C podría permitir que cualquier niño que nazca hoy crezca en un mundo con un nivel cero neto de emisiones antes de su 31 cumpleaños, y garantizará un futuro más sano para las generaciones venideras, gracias a un aire más limpio, agua para consumo más segura y alimentos más nutritivos.

Vía | The Lancet

Fotos | iStock

En Bebés y Más | A mayor contaminación, más ingresos hospitalarios de niños por enfermedades respiratorias, Los bebés son muy vulnerables a la contaminación, y aún más si van en sillita

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir