Compartir
Publicidad
Publicidad

Carlos González habla acerca del peso de los recién nacidos‏

Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Bebés y más os hemos mostrado ya varios vídeos breves de Carlos González explicando algún tema concreto. Como nos parecen interesantes, tanto por su modo de ver las cosas como por lo que suele comentar, hoy os traemos un nuevo vídeo en el que habla del peso de los recién nacidos.

Me considero una persona defensora de la lactancia materna como el alimento ideal de los bebés y defensora de proporcionar la máxima ayuda posible, siempre que la madre desee recibirla, para que el amamantamiento acabe siendo exitoso. Esta manera de proceder, que parece la más lógica viniendo de un profesional sanitario, me ha costado más de un quebradero de cabeza y más de una discusión con compañeros/as de trabajo que, al parecer, no tienen tantos miramientos a la hora de recomendar un suplemento de leche de fórmula cuando las cosas parecen no ir bien.

Aún recuerdo el día en que una pediatra se me acercó y me dijo algo así como "mira los fanáticos de la leche materna, ayer ingresó una niña en el hospital con signos claros de desnutrición porque con la leche materna no tenía suficiente".

Ante esta provocación (porque me lo decía con doble intención) no pude más que responder que si yo la hubiera visto, esa niña no habría acabado así, porque tengo claro que lo primero es la salud de un bebé y su vida no puede correr riesgo en ningún momento por intentar que tome leche materna. Alguien debería haber ayudado a esa madre a dar el pecho correctamente y alguien debería haberse cerciorado de que realmente estaba mamando bien y estaba aumentando de peso. Además alguien debería haberle dicho a esa madre que, de no conseguir el mínimo esperado, lo ideal es darle leche artificial y "dentro de unos días, ya veremos".

La leche materna es lo mejor, pero siempre ha habido problemas

Como dice Carlos González en el vídeo, problemas con la lactancia ha habido siempre. La diferencia con hace unas décadas es que entonces se daba el biberón y no pasaba nada y ahora se recomienda con más ímpetu la lactancia materna porque ahora se sabe mucho más y porque se confirma que por lo general no es lo mismo para la salud del bebé que tome una leche o que tome otra.

Sabiendo esto, muchos profesionales se han sumado al carro de "la defensa de la leche materna" y yo lo corroboro, porque no conozco a nadie que diga que defiende la alimentación con fórmula como alimento principal, pero se han quedado ahí, en la defensa. Le dicen a las madres que tienen que dar el pecho, que es lo mejor, que es lo más recomendable y cuando la madre lo hace, tiene problemas y acude a ellos en busca de soluciones sólo reciben un "tú dale, que es lo mejor", "no le des biberón, que es peor" y "tranquila, que todas las madres tienen leche... dale a menudo y ya engordará".

Y no, esto no es así, porque si algo va mal, no va a ir bien por arte de magia. Hay que valorar la posición, la anatomía de la mama (del pecho), la anatomía de la boca del bebé, un posible frenillo, alguna enfermedad del bebé, desórdenes hormonales en la madre como hipotiroidismos no conocidos o un déficit de prolactina y hay que valorar cuáles son los conocimientos de la madre y cómo está dando de mamar a su bebé.

Una vez conocidos todos los datos hay que actuar.

Y si no se sabe actuar, ofrecer otros recursos

Ante el aluvión de madres dando el pecho en los últimos años y ante el aluvión de madres con problemas dando el pecho que encontraban en el pediatra un muro en el que chocaban una y otra vez, al no ver resueltos sus problemas, las mismas madres empezaron a organizarse para compartir sus conocimientos entre ellas y buscar las soluciones que los profesionales de la medicina no sabían ofrecer.

Así crecieron y se multiplicaron los grupos de apoyo, cuya especialización y experiencia ha crecido tanto que somos muchos los profesionales de la salud formados e informados (pediatras, enfermeras, comadronas, etc.) que en momentos puntuales acabamos recurriendo a los grupos de apoyo para que nos den su visión sobre un caso o, directamente, la solución.

En muchos casos los grupos de apoyo están formados por madres que por cuenta propia se han formado obteniendo importantes títulos como el IBCLC, han acudido a congresos y se han especializado en la materia, estando tremendamente actualizadas y con una experiencia increíble tanto a la hora de mamar a sus hijos como a la hora de tratar con madres lactantes con problemas (ven cientos de casos cada año).

Es por esta razón que tengo claro que, cuando un profesional no sabe o no tiene claro cómo actuar, debería buscar alternativas y otros recursos, como derivar a la madre a otro profesional más formado o recomendarle la asistencia a un grupo de apoyo a la lactancia materna.

"Pues vaya ganas de marear a la madre, si con un biberón lo tienes solucionado", me dijeron una vez. Cierto, pero no soy yo quien debe tomar esa decisión y no soy yo quien debe dar esa solución como la primera: "¿Qué dices, que te duele la espalda cuando andas? Podrías ir a hacer natación para fortalecerla, pero para no marearte mucho, con una silla de ruedas lo tienes solucionado".

Vídeo | Criatures En Bebés y más | Interpretación de las tablas de peso y crecimiento por Carlos González (I) y (II), Carlos González explica hasta cuándo amamantar a un bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos