Compartir
Publicidad
Publicidad

Los niños alimentados con leche de fórmula sufren más infecciones que los que toman pecho

Los niños alimentados con leche de fórmula sufren más infecciones que los que toman pecho
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los beneficios de la lactancia materna con respecto a la leche artificial es que proporciona defensas que ayudan a los bebés a luchar contra las infecciones y los “malvados” agentes externos.

Este beneficio se conoce desde hace tiempo y un nuevo estudio realizado en el Hospital Marina Alta, en Dénia, viene a concluir esto mismo, que los niños alimentados con leche de fórmula sufren más infecciones que los que toman lactancia materna.

El estudio se ha realizado con una muestra de 1.500 niños comparando los que han tomado pecho con los que han tomado leche artificial y se ha observado que estos niños, en general, enferman más, se visitan más en los centros de salud y en urgencias y toman más medicamentos.

A nivel nutricional tienen también más problemas digestivos ya que están tomando una leche que realmente no es la de su misma especie.

¿Cómo se explica esto?

Los bebés nacen con el sistema inmunológico inmaduro. Esto quiere decir que tiene ciertas carencias defensivas. La naturaleza tiene un recurso excelente para paliar este déficit, que no es otro que nutrir a la leche de la madre de células inmunológicas.

La leche artificial no aporta estas defensas (la lista de células, agentes antimicrobianos, enzimas y bacterias que aporta la leche materna es larga y suena un poco “a chino” como para explicarlo detenidamente) y por ello los bebés están más expuestos a posibles infecciones.

De hecho en el estudio se comenta que los bebés alimentados con leche de fórmula ingresaron 14 veces más por infecciones gastrointestinales y cinco veces más por problemas respiratorios (bronquitis, neumonía) durante los primeros seis meses de vida que los bebés que habían recibido leche materna.

¿Tan mala es la leche artificial?

No. No es tan mala porque la leche artificial no es mala. Si los niños ingresan más no es porque la leche artificial les provoca infecciones, sino porque no les aporta la ayuda en forma de defensas que les protege mientras su sistema inmunológico va madurando y van creando ellos mismos sus propias defensas.

Vía | Las Províncias
Más información | AEPED (Guía para profesionales, pág. 77)
Foto | Flickr (acme)
En Bebés y más | Los bebés no amamantados ingresan el doble de veces en hospitales, La leche artificial no es estéril, Por qué se aconseja lactancia materna hasta los dos años o más

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos