Compartir
Publicidad

En el postparto, la vuelta al ejercicio ha de ser gradual

En el postparto, la vuelta al ejercicio ha de ser gradual
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es importante que recordemos que, por muchas ganas que tengamos de reanudar el ejercicio en el postparto, ha de hacerse de modo gradual. Una de las razones que me llevaron a escribir sobre los consejos para la reanudación del ejercicio tras el parto fue mi propia valentía, o más bien inconsciencia, que me hicieron retomar el ejercicio como si nada hubiera pasado en dos meses.

Pero sí que había pasado, y mucho. Tanto como una disminución de peso importante y una distensión muscular que no puede soportar el mismo ritmo anterior.

Por mucho que hasta el día en que me puse de parto hubiera seguido con mis dos horas de ejercicio, caminar a ritmo de marcha junto a otros ejercicios musculares como si nada (aparte de algunos calambres habituales a esas alturas de embarazo), los músculos que antes estaban fuertes tras el parto quedan laxos, flojos.

Entonces, al intentar caminar al mismo ritmo rápido de antes y tensionando los músculos, especialmente el suelo pélvico puede debilitarse y no soportar el ejercicio.

Cuando decidí volver a mi marcha a los dos meses de haber dado a luz, a los pocos metros empezaron a dolerme ingles y muslos. Mi idea no era hacer los seis kilómetros que hacía antes, pero sí al mismo ritmo, y enseguida me di cuenta de que no iba a poder: aflojé el paso y seguí a ritmo de paseo, dando la vuelta pronto y pensando que había sido demasiado atrevida...

Así que en días sucesivos la idea era caminar a ritmo de paseo y ejercitar los músculos menos afectados por el parto (brazos sobre todo y las abdominales tampoco me supusieron dolor o esfuerzo tras el parto vaginal; en el caso de cesárea no deben intentarse tan pronto). Caminar cada día un poquito más rápido y un poco más lejos. Así, gradualmente, hasta que a las pocas semanas se restablece la fuerza muscular.

En el caso de que el parto haya sido por cesárea, las recomendaciones anteriores de retomar el ejercicio gradualmente son más fuertes si cabe. La incorporación a la gimnasia puede resultar más fatigosa por lo tanto ha de ser más lenta. Las abdominales deben apartarse de nuestra rutina de ejercicios hasta que la cicatriz y el esfuerzo no resulten molestas para la madre, ya que la incisión de la cesárea toca los músculos implicados en dicho ejercicio.

Muchos y muchas pensaréis que a pocas mamás recientes se les ocurre hacer ejercicio tan pronto, pero por lo que conozco es bastante frecuente, aunque el ejercicio sea suave. El ritmo de la vuelta a la gimnasia dependerá de cada mujer, aunque en cualquier caso conviene esperar que acabe la "cuarentena" para iniciar un ejercicio suave y progresivo. Recordemos que el ejercicio inadecuado tras el parto puede causar incontinencia y problemas musculares.

En definitiva, realizando ejercicios suaves de manera continuada e incrementando tiempo e intensidad gradualmente iremos fortaleciendo nuestro cuerpo y recuperando nuestra forma física. Ya retomaremos nuestro ritmo anterior, pero, tras el parto, la vuelta al ejercicio ha de ser gradual para que sea beneficioso.

En Bebés y más | Libro: "Pilates para el postparto", Dieta para recuperar la forma después del parto, pero también ejercicio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos