Compartir
Publicidad
Publicidad

El ejercicio inadecuado inmediatamente después del parto puede causar incontinencia

El ejercicio inadecuado inmediatamente después del parto puede causar incontinencia
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los músculos que más sufren durante el parto vaginal son aquellos que forman el suelo pélvico, es decir el grupo de músculos (perineo) limitados por las nalgas, los muslos y la pelvis, que proporcionan el sostén a toda la parte baja del abdomen (vejiga, útero e intestino inferior).

Uno de los trastornos más comunes ocasionados por el parto vaginal es la incontinencia urinaria, fecal o el prolapso genital.

El ejercicio es muy recomendable para evitar estos problemas, tanto antes, durante, como después del embarazo, pero también es muy importante saber qué tipo de ejercicios son los más adecuados.

Otra cuestión relacionada al ejercicio después del parto es cuándo podemos comenzar a practicarlo, pues según algunos especialistas realizar ejercicio durante las primeras semanas después de dar a luz puede agravar aún más el trastorno.

Según ha señalado el doctor Francisco Milla el responsable de Estudios Urodinámicos y Reeducación Uro-Ginecológica del Hospital Internacional Xanit de Benalmádena, el ejercicio físico inadecuado como saltos o abdominales en las semanas posteriores al parto más que recuperar la zona puede causar el efecto contrario provocando una incontinencia crónica.

Lo fundamental es realizar ejercicios durante el embarazo que fortalezcan el suelo pélvico para llegar en óptimas condiciones al momento del parto y así minimizar posibles problemas futuros. Los ejercicios de Kegel son muy sencillos y efectivos, al igual que la esferodinamia, pilates, yoga y algunos ejercicios que se realizan con accesorios especiales para mejorar la elasticidad del músculo perineal.

Para ponerse en forma después del parto, el ejercicio combinado con una dieta balanceada es lo más adecuado, pero no conviene apresurarse. Para no poner en juego nuestra calidad de vida, es preferible esperar un tiempo (que depende de cada mujer) para que la recuperación sea total.

También hay que aclarar que el tipo de parto que tengamos influye mucho en el sufrimiento del suelo pélvico, ya que una dilatación en piscina de agua y un parto en posición vertical sin episiotomía, por ejemplo, ayudan a reducir notablemente el esfuerzo de la zona al dar a luz.

Vía | Terra En Bebés y más | Ejercicios preparto para fortalecer el suelo pélvico En Bebés y más | Los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico En Bebés y más | El parto vaginal puede provocar algún trastorno del suelo pélvico En Bebés y más | La Asociación de Fisioterapeutas Españoles del Suelo Pélvico brinda asistencia a la mujer En Bebés y más | Fisioterapia Obstétrica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos