Compartir
Publicidad

Parto: anestesia epidural

Parto: anestesia epidural
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recordemos que no hace demasiados años nuestras madres parían sin anestesia y no se morían por ello. Pero también hay que reconocer que la anestesia epidural ha sido toda una revolución en la atención al parto marcando un antes y un después en la historia obstétrica.

Su uso está hoy muy extendido en los partos, permitiendo mantener conciente en todo momento a la mujer a la vez que bloquea la sensación de dolor en la parte inferior del cuerpo.

Se utiliza para adormecer las raíces nerviosas en su salida de la médula. Se coloca cuando las contracciones de parto son regulares y se han alcanzado (idealmente) los 5 centímetros de dilatación. Tarda de 10 a 20 minutos en hacer efecto por lo que si el parto está muy avanzado es posible que no de tiempo a que surta efecto.

Las posiciones para aplicar la epidural son sentada o recostada sobre un lado siempre con la curvatura de la espalda hacia fuera. Antes de aplicar la epidural, se desinfecta la piel y se coloca una anestesia local para que la mujer no sienta dolor al pincharse la zona lumbar.

Luego se inserta una aguja entre la segunda y tercera vértebra, o entre la tercera y la cuarta, en la parte baja de la espalda, que penetra en el espacio epidural situado entre las paredes óseas del canal medular y la envoltura de la médula. Se mete un tubito fino y hueco llamado catéter que queda insertado tras retirar la aguja a través del cual se van aplicando la dosis de analgésico necesaria mediante una bomba automática de infusión.

En las consultas previas al parto es aconsejable que hables con tu médico o matrona acerca de la epidural, cuáles son sus riesgos, cómo es el procedimiento para colocarla en el hospital donde darás a luz, etc.

Generalmente se suele tener una cita previa con un anestesista quien te hará preguntas sobre tu historia médica. Es importante que les des todo tipo de información como si eres alérgica a algún medicamento o alimento, si tienes algún problema médico, enfermedades previas, antecedentes familiares, etc. ya que a través de estos datos el médico puede evaluar posibles riesgos.

Como decía antes, la anestesia epidural o peridural ha venido a mejorar los partos de muchas mujeres, pero no todo son rosas. La epidural también tiene sus riesgos.

Algunas son menos graves como los temblores o la incapacidad de mover las piernas y otras, aunque menos frecuentes, son bastante más serias. Vemos las ventajas y las desventajas de la epidural.

Beneficios de la epidural:

• Permite aliviar el dolor sin bloquear ninguna de tus facultades mentales.

• Puede utilizarse durante todo el parto (a partir de los 5 cm) regulando la intensidad de la medicación.

• Evita la necesidad de aplicar otro anestésico en caso de requerirse el uso de fórceps, extracción con vacío o episiotomía.

• Permite tu participación activa en caso de cesárea.

• Su efecto dura cerca de 2 horas y es posible reforzarse si es necesario o hacer que el efecto desaparezca al acercarse el nacimiento para que puedas controlar por completo este último momento.

Riesgos y complicaciones de la epidural:

• Caída de la presión sanguínea

• Alargamiento de la fase de dilatación aumentando las posibilidades del uso de oxitocina.

• Pérdida del reflejo de pujo

• Fiebre materna

• Incontinencia urinaria y/o fecal

• Hemorragias

• Temblores

• Picores

• Dolor de cabeza posterior al parto

• Nauseas y vómitos posteriores al parto

• Dolor de espalda los días posteriores al parto

• En el peor de los casos puede provocar complicaciones graves como convulsiones, parálisis, meningitis, infección de pulmón, derrames cerebrales.

• Se la señala como culpable de desencadenar una serie de complicaciones en el parto como: estrés fetal, mayor riesgo de parto instrumental con fórceps o ventosa y de incrementar el riesgo de cesárea cuando se coloca antes de los 5 centímetros de dilatación.

• No siempre es 100% efectiva. Esto quiere decir que no hace efecto con la misma intensidad en todas las mujeres o que puede no hacer efecto en alguna parte del cuerpo.

epidural-posiciones

Lo esencial es estar informada para decidir por tí misma si prefieres la anestesia epidural a la hora de dar a luz o no. Su uso está bastante extendido, o sea que en la mayoría de hospitales dan por hecho que la quieres, aunque como contrapartida hay otros centros que en ciertos horarios (generalmente nocturnos) no se administra.

Como decía, creo que lo importante es conocer las ventajas y desventajas, los riesgos y beneficios de la epidural para tomar una decisión fundamentada. A veces nos dejamos llevar simplemente porque “todas paren con epidural” pero cuando nos vemos temblando como una hoja y no controlando nuestro propio cuerpo probablemente no es lo que hubiésemos querido.

Es una decisión totalmente personal. La futura mamá tiene que evaluar si prefiere priorizar el no sentir dolor a pesar de enfrentar posibles riesgos, que aunque son mínimos los hay, o por el contrario si prefiere buscar métodos alternativos para sobrellevar los dolores de parto (relajación, hipnosis, masajes, acupuntura, etc).

Más información | Folleto epidural - El parto es nuestro, Nlm.nih.gov En Bebés y más | Ventajas y desventajas de la epidural, ¡Bendita epidural!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos