Compartir
Publicidad

A la hora de parir, ¿mejor los pujos de la madre o los pujos dirigidos?

A la hora de parir, ¿mejor los pujos de la madre o los pujos dirigidos?
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es muy habitual ver partos en los que los profesionales controlan tanto el momento que llegan a decirle a la madre cuándo tiene que pujar y cuándo no.

Esto lo tenemos tan visto en la televisión y el cine, que es hasta extraño pensar que una madre pueda dar a luz sin la ayuda de una matrona que grite eso de “un poco más, empuja, ¡empuja!”.

Sin embargo, que sea costumbre no significa que deba ser aceptado como una práctica favorable, ya que los beneficios de hacer pujar a una mujer están cada día más en entredicho.

Qué dice la evidencia científica acerca de los pujos dirigidos y los pujos espontáneos

En un estudio en el que se compararon a mujeres que dieron a luz con pujos dirigidos con mujeres que dieron a luz con pujos espontáneos se observó que a los tres meses del parto no había habido diferencias en lo que respecta a la tasa de episiotomías, desgarros del esfínter anal, analgesia epidural en la segunda etapa, uso de fórceps ni en el uso de oxitocina.

Sin embargo, en el grupo de mujeres a las que se dirigió el pujo se observó una disminución de la capacidad vesical y una afectación de la urgencia urinaria.

En un metaanálisis en el que se analizaron 7 estudios, con una muestra total de 2.827 mujeres, se observó que cuando las mujeres que habían recibido la epidural parían sin la indicación de pujar aumentaban las probabilidades de tener un parto vaginal espontáneo, disminuía el riesgo de tener un parto instrumentalizado y la mujer estaba también menos tiempo pujando. Sin embargo, no hubo diferencias en cuanto al número de cesáreas, desgarros en la zona perineal o episiotomías.

Conclusiones

Lo ideal y recomendable es que una mujer siga sus sensaciones y que puje sólo cuando sienta que tiene que hacerlo. El problema viene cuando a una mujer se le administra la anestesia epidural y ésta pierde la sensación de pujo (según la dosis administrada puede llegar a conseguirse una disminución del dolor sin eliminar la sensación de pujo).

Si esto sucede, si la madre no siente la necesidad de pujar, se recomienda dirigir el pujo sólo cuando el parto esté en la fase activa de la segunda etapa del parto, es decir, cuando esté ya en el expulsivo.

Vía | El Parto es Nuestro Foto | Madaise en Flickr En Bebés y más | El reflejo de pujo, Cómo ayudar a la mujer en el parto con epidural, Las fases del parto: expulsión

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos