Publicidad

"Queríamos que el mundo se parara y se paró. Ahora es momento de valorar lo que tenemos": hablamos con Mar Dorrio, madre de 12 hijos

"Queríamos que el mundo se parara y se paró. Ahora es momento de valorar lo que tenemos": hablamos con Mar Dorrio, madre de 12 hijos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hoy celebramos en España el Día de la Madre, una fecha con un sentido comercial para unos, y con gran valor para otros, que consideran que nunca está de más homenajear a una figura fundamental en el seno de la familia, y de la sociedad en general.

En un día como hoy queremos conocer un poco más a una madre de familia numerosa... ¡muy numerosa! Mar Dorrio es de Ferrol (La Coruña) y tiene 12 hijos con edades comprendidas entre los tres y los 22 años. La templanza que transmite su voz hace que todo lo que cuenta parezca sencillo, aunque no cabe duda que detrás de esta gran familia se esconde mucho sacrificio y dedicación.

Mar trabajaba en el sector de la comunicación, pero cuando nació su tercer hijo decidió dar un giro a su carrera profesional para poder dedicar más tiempo a su familia. Autora del blog 'Why not Twelve?', y del canal de Youtube 'Café de los viernes', espera con ganas la salida de su siguiente libro, 'El castillo de los calcetines perdidos', que debido a la crisis del COVID-19 ha visto retrasada su publicación.

Este libro, con un título muy sugerente para cualquier familia grande, vendría a sumarse a otro publicado el años pasado y titulado 'Calendario de adviento', que reúne consejos y recetas para disfrutar de las fiestas navideñas.

Como habitualmente se les suele decir a las madres de familia numerosa, Mar "no tiene tiempo de aburrirse", y mucho menos ahora, cuando la situación que estamos viviendo nos ha obligado a todos los padres a tirar de ingenio para entretener a nuestros hijos en casa.

Un confinamiento de 14 personas en casa, ¿es posible?

Si las rutinas y la logística diaria deben ser complicadas de por sí en una familia tan grande, no imagino lo que debe suponer el confinamiento en estos casos. Le planteo a Mar mi duda, y la calma y serenidad que transmite su respuesta me deja asombrada:

"Lo cierto es que lo llevamos muy bien, y dejando a un lado la crisis sanitaria que esto ha traído consigo, estamos muy felices de poder estar todos juntos. Quienes peor lo están pasando son mis dos hijas mayores, pues ambas tienen novio y el hecho de no poder verse en estos momentos está siendo duro para ellas".

"Pero el resto de mis hijos están encantados con la situación: no tienen que ir al colegio y siempre encuentran algún hermano dispuesto a jugar con ellos. ¿Qué más se puede pedir?".

"De lunes a viernes tenemos horarios y rutinas muy establecidos, pero los fines de semana hay absoluta libertad. Nos encanta pasar tiempo juntos disfrutando de juegos de mesa y juegos de escape, que ha sido nuestro gran descubrimiento"

"En cuanto a las salidas a la calle de los niños, mi marido y yo contamos con el apoyo de nuestros hijos mayores de edad, que acompañan a sus hermanos más pequeños. El primer día que salimos fue muy divertido: primero salió un grupo, un rato después salió otro, luego otro... Parecíamos los protagonistas de la serie 'La Casa de Papel', saliendo por oleadas, como si no nos conociéramos y guardando la distancia entre nosotros"

Rutinas diarias, ejercicio y tiempo libre los fines de semana

Siento curiosidad por saber cómo transcurre un día laborable en casa de Mar y cómo se organiza con doce hijos de edades tan diversas. Sobre el "cole en casa" hablamos más tarde, porque como se dice coloquialmente, "eso es harina de otro costal".

"Mis hijos comienzan el día con una clase de zumba, para quien quiera apuntarse, claro. La clase comienza siempre a las 08:00 de la mañana, y mientras unos hacen zumba yo aprovecho para recoger los desayunos, limpiar, doblar la ropa... en definitiva, organizar la casa".

"Después de la clase de zumba se ponen con los deberes, y a media mañana, cuando yo ya he terminado de organizar la casa, aprovecho para hacer un poquito de deporte antes de comer".

Hablemos del 'cole en casa'...

Mar tiene doce hijos cursando diferentes etapas académicas:

  • Tres hijos en la universidad. Su hija mayor estudia medicina y como su madre nos explica, "está completamente volcada con sus exámenes", así que cuenta con el apoyo de toda la familia.
  • Luego tiene otra hija cursando primero de Bachiller: "hemos tenido suerte, ya que al estar en primero no tiene que examinarse aún de la EBAU, así que está más relajada".
  • Tres niños en Educación Secundaria y otros tres más en Educación Primaria.
  • Los dos pequeños están en Educación Infantil, cursando primero y segundo.

Con tanta disparidad de edades, ¿cómo se organiza esta gran familia para continuar con los estudios desde casa?

"Los universitarios tienen unos horarios de estudio completamente diferentes a los de sus hermanos, pero el resto sí tienen horarios definidos. En este sentido, los de Bachiller, ESO y Primaria estudian por la mañana, mientras que los dos pequeños hacen sus tareas por la tarde."

"Ahora mismo mi marido teletrabaja desde casa, así que es él quien se encarga de ayudar a los mayores con sus estudios o resolverles las dudas que puedan tener. Yo me encargo de los pequeños por la tarde: hacemos la asamblea como en el cole, las ficha que les mandan, repasamos los colores y los números con vídeos y canciones..."

A la pregunta de qué tal llevan los niños la educación a distancia, Mar se ríe:

"Podría decir que el 80% de mis hijos tiene disciplina y se pone a estudiar sin estar pendiente de ellos. Pero hay un 20% que se muestra más perezoso y se dispersa. En cualquier caso, después de tantos días es normal que haya momentos en los que apetezca estudiar más que otros"

"Lo cierto es que la primera semana de cole en casa fue caótica, pero ahora ya estamos acostumbrados y lo llevamos realmente bien. Mis hijos han empezado el trimestre de forma más rodada; tienen asumido cómo deben trabajar y desde el colegio también nos lo están poniendo más fácil".

¿Tenéis suficiente tecnología en casa para todos?

La ausencia o escasez de dispositivos electrónicos está siendo un problema para muchas familias a la hora de continuar con la educación a distancia. Cuando le pregunto a Mar cómo se organizan en casa con este tema me confiesa que ha sido difícil por un doble motivo:

"Por un lado, en casa solo tenemos dos ordenadores y todos mis hijos los necesitan para poder trabajar. Pero además, yo soy muy estricta con el uso de la tecnología, por lo que dadas las circunstancias me he visto obligada a aflojar la cuerda, como se suele decir"

Para solventar el primer problema, la Xunta de Galicia les ha cedido portátiles y el teléfono móvil de Mar también ha pasado a disposición de sus hijos: "mi teléfono se pasa el día de mano en mano. Desaparece por la mañana y ya no vuelvo a verlo hasta la tarde, momento en que lo recupero para poder dar la clase a los pequeños"

En cuanto al segundo problema, a Mar no le ha quedado más remedio que reinventar las normas de uso de los dispositivos electrónicos:

"Los ordenadores estaban antes en el salón, y el uso de Internet era muy limitado y controlado. Tampoco les permitía usar la webcam. Pero ahora mismo todo esto ha cambiado. Los niños necesitan silencio para trabajar, y a menudo tienen que usar la cámara para ver a sus profesores".

¿Qué lecciones sacas de todo lo que estamos viviendo?

Tras un buen rato de apacible conversación con Mar, decido terminar la entrevista preguntándole por las lecciones positivas que saca ella de todo lo que estamos viviendo. Porque aunque apenas la conozca, unos minutos de charla me han bastado para darme cuenta de que esta madre es una de esas personas que ve el vaso siempre medio lleno:

"Cuando todo comenzó les dije a mis hijos que lo único importante era que fueran solidarios en todo momento, y no solo a las 20:00 horas de la tarde reconociendo la labor de los sanitarios y otros profesionales mediante un sentido aplauso en el balcón"

"Ser solidario es hacer reír al hermano pequeño, apoyar con los estudios al hermano mayor, compartir el ordenador, ceder un rato de tu tiempo para jugar con otro, disfrutar de las pequeñas cosas... Porque todo esto es lo que realmente ayuda a superar la crisis desde casa"

"Pero sin duda, la gran lección que me han dado mis hijos es que los niños no necesitan tantas cosas como los padres nos empeñamos en darles. No necesitan una agenda plagada de actividades extraescolares, ni miles de planes fuera de casa. Lo que realmente necesitan es estar con sus padres, y poder tenernos unos a otros".

"Queríamos que el mundo se parara y se paró. A nadie le hubiera gustado que se parara de la forma en que lo ha hecho, pero ha sucedido y ahora es momentos de sacar lecciones positivas y valorar lo que tenemos".

La voz de Mar transmite calma, templanza y positivismo. A pesar de que cualquiera podría pensar que el día a día de una familia tan grande puede ser una locura, su forma de expresarse es tan serena y cordial que, como decía al inicio, lo difícil parece sencillo.

Ha sido un gran honor charlar con ella, conocerla más y compartir vivencias. Feliz día de la madre para Mar, y para todas las madres que, como ella, están haciendo lo imposible para que sus hijos recuerden con una sonrisa en los labios este duro momento que nos ha tocado vivir.

Fotos | Instagram Mar Dorrio (reproducidas con autorización)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios