Compartir
Publicidad
Publicidad

Las bebidas energéticas no son recomendables para niños, embarazadas ni en la lactancia

Las bebidas energéticas no son recomendables para niños, embarazadas ni en la lactancia
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con sus colores llamativos, pueden atraer nuestra atención y la de los más pequeños. Pero las bebidas energéticas no son bebidas para niños, ni para embarazadas ni para mujeres que dan pecho. Se trata de unas bebidas con alto contenido en cafeína que tiene efectos adversos en estas personas.

Pero, ¿qué son las bebidas energéticas? Hemos de detenernos en ello porque a menudo se confunden con otras bebidas que no son perjudiciales, las isotónicas (o "para deportistas"). Estas son ricas en sales, minerales y vitaminas, por lo que son adecuadas tras la realización de ejercicio, para reponer estos elementos.

En cambio, las bebidas energéticas, que aparecieron más tarde en el mercado, están compuestas por azúcares y sustancias como taurina y cafeína. La cafeína tiene efectos diuréticos que alteran el equilibrio electrolítico y pueden aumentar el riesgo de deshidratación.

Estas bebidas tienen efectos en niños y adolescentes tales como menor sensación de bienestar, baja autoestima, depresión, peor rendimiento escolar, mala calidad del sueño, obesidad infantil, hipertensión arterial, problemas dentales y óseos...

En las embarazadas también se producen efectos adversos ya que las sustancias llegan al bebé a través de la placenta (y afectan al descanso de la madre) y tampoco se recomiendan las bebidas energizantes en la lactancia, ya que la cafeína en grandes cantidades puede pasar al bebé y producirle insomnio, irritabilidad...

Respecto a los niños, es ampliamente conocido que consumen más zumos y bebidas azucaradas de lo recomendable, pero más niños de los que imaginamos toman bebidas energéticas en cantidades sorprendentes: hasta dos litros de estas bebidas al mes.

Por todo ello, y de acuerdo con el informe elaborado por el Comité Científico Asesor de Seguridad Alimentaria, la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) recomienda, aparte de no consumir bebidas energéticas con cafeína simultáneamente con alcohol, evitar el consumo de bebidas energéticas en mujeres embarazadas y en período de lactancia, en los niños, personas sensibles a la cafeína, con patologías cardíacas o trastornos neurológicos.

Por supuesto, después de realizar alguna actividad física intensa, para reponer líquidos y sales, no se han de consumir bebidas energéticas sino agua (es la mejor bebida para niños deportistas) o bebidas isotónicas. Recordamos: lo mejor casi siempre es agua, agua y más agua. Los zumos naturales y leche también ideales para hidratarse y refrescarse en verano y en cualquier situación.

Foto | iStock
En Bebés y más | Uno de cada cinco niños toma dos litros de bebidas energéticas al mes, Las embarazadas toman más café de lo recomendado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos