Publicidad

La dieta en el embarazo influye mucho en el peso y el IMC de los hijos en la infancia y la adolescencia

La dieta en el embarazo influye mucho en el peso y el IMC de los hijos en la infancia y la adolescencia
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La dieta mediterránea es la mejor para nuestra salud y ahora un nuevo estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition viene a confirmar que también para la salud de nuestros hijos si la seguimos durante el embarazo.

Hace poco tiempo una gran investigación irlandesa señalaba que una mala alimentación en el embarazo puede provocar obesidad infantil, una conclusión tras estudiar a más de 16.000 madres e hijos.

Ahora, este nuevo estudio va más allá al explicar que los problemas de peso infantil pueden originarse durante el embarazo porque el desarrollo del metabolismo, el crecimiento y las conductas alimentarias de un niño son sensibles a las influencias intrauterinas.

Además, la identificación de qué determina el aumento de peso acelerado en los niños puede ayudar a desarrollar estrategias para reducir con éxito la obesidad, así como las condiciones asociadas, tanto en la niñez como en la edad adulta. De ahí la importancia de cuidar la dieta en la gestación para prevenir problemas de sobrepeso en los niños y adolescentes.

Un estudio exhaustivo

La autora principal, la Dra. Carmen Monthé-Drèze, de la Universidad de Harvard, explica:

"Los resultados sugieren que la nutrición materna durante el embarazo puede tener un impacto a largo plazo en el peso de los niños, y que hay períodos de desarrollo específicos en los que la nutrición durante el embarazo puede influir en el crecimiento de la descendencia".

Para llevar a cabo su investigación, el equipo de estudio analizó datos de 1.459 parejas de madres e hijos del Proyecto Viva, un estudio de cohorte en curso sobre la salud materno-infantil realizado en Boston (Estados Unidos), en el Instituto de Atención Sanitaria Pilgrim de Harvard.

Los datos dietéticos se recopilaron a través de cuestionarios alimentarios completados por las madres durante el embarazo. Con ellos, los autores calcularon tres índices dietéticos: el índice inflamatorio dietético (DII), la puntuación de la dieta mediterránea y el índice alternativo de alimentación saludable para el embarazo.

Tras el nacimiento, se midieron varias veces el peso y la altura de los hijos entre el nacimiento y la adolescencia. A partir de estos datos, se calculó el índice de masa corporal (IMC). A continuación, los autores determinaron cómo se asociaban las puntuaciones del índice dietético de la madre con las gráficas de crecimiento de los hijos basadas en el IMC durante períodos específicos desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Apuesta por la dieta mediterránea

Descubrieron, por ejemplo, que las madres que comen muchos alimentos procesados repletos de azúcar y sal durante el embarazo se asocia con tasas de crecimiento del IMC más rápidas en los niños de entre tres y diez años de edad.

"También vimos que un menor seguimiento de una dieta de estilo mediterráneo durante el embarazo se asociaba con índices de IMC más altas hasta la adolescencia".

Según los investigadores, hay que concienciar a las mujeres de la importancia de una dieta sana durante el embarazo.

"Es importante aconsejar a las gestantes o que planean ser madres sobre la importancia de una dieta saludable durante el embarazo".

La autora asegura que seguir una dieta mediterránea no sólo puede beneficiar a su propia salud, sino que también puede ayudar a su hijo a mantener un peso saludable.

"Las investigaciones han demostrado que los alimentos que comemos durante el embarazo pueden influir en el metabolismo del niño en crecimiento, así como en sus comportamientos alimentarios y preferencias de comida".

Entre los problemas de sobrepeso para los niños –con un IMC superior a 24,9- están un mayor riesgo de padecer asma, diabetes de tipo 2 y trastornos de desarrollo de los huesos.

Además, otros estudios también han encontrado vínculos entre la obesidad infantil y la baja autoestima y el bajo rendimiento académico. Los niños con exceso de peso, a su vez, tienen más probabilidades de ser obesos de adultos.

Vía | Sociedad Americana de Nutrición

Fotos | iStock

En Bebés y Más | La alimentación de la mujer no solo influye en su fertilidad y desarrollo del embarazo, sino también en la salud del futuro bebé, Una buena alimentación comienza en el embarazo: 11 claves de nutrición sana para ti y tu bebé

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio