Compartir
Publicidad

Imprescindibles para las vacaciones con tu bebé: deja todo lo demás en casa

Imprescindibles para las vacaciones con tu bebé: deja todo lo demás en casa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como nos pongamos a meter la trona, la batidora, la bañera, el carrito, el maxi cosi, los juguetes y esas mil cosas im-pres-cin-di-bles más, al final nos vamos a tener que dejar el bebé en casa porque no nos cabe en el coche. En este sentido, viajar en avión o en tren simplifica mucho las cosas porque no nos podemos llevar la casa a cuestas, pero hacer la lista de imprescindibles se complica bastante más.

Por suerte, hay un montón de trastos que se pueden quedar en casa. Si vamos a un hotel o apartamento siempre hay que preguntar si tienen cunas, tronas o hasta sillitas de paseo (y preguntar precios, porque estos servicios pueden tener coste) y así dejar algunos trastos en casa. Las empresas que alquilan artículos para bebés y niños nos facilitan mucho la logística. Y por último, esta idea tan tranquilizadora: Sí, se puede comprar casi de todo en casi cualquier lugar. Si todavía tienes dudas sobre qué llevar, aquí va la lista de básicos imprescindibles en tus vacaciones con el bebé.

1. Portabebés

Portabebes

Cuando vas con maletas y mil bultos colgando se agradece un montón tener el bebé en modo “manos libres”. El portabebés es una maravilla para pasar el control del aeropuerto, excursiones campestres, paseos por zonas irregulares, entrar a edificios históricos, o monumentos.... Es un básico para familias viajeras y una auténtica bendición si llevamos más de un niño pequeño, ya que te permite viajar con una sola silla y alternar el niño que va en el cochecito o porteado.

Un truqui: cuando el bebé se pone imposible en el avión prueba a meterlo en la mochila portabebés: a lo mejor te toca pasearte por el pasillo, pero muchas veces solo con sentirte cerquita se queda dormido y así tienes las manos libres para leerte una revista o darle a la pantallita.

Si no has porteado nunca a tu bebé, existe la posibilidad de que la flamante mochila que te has comprado para estrenar el día 1 de tus vacaciones se quede en el maletero del coche. Portear no es difícil y a los bebés les encanta, pero no es lo mismo un recién nacido que un bebé de seis meses que no está acostumbrado a la sensación. Para asegurarnos, mejor probar antes.

2. Gasa grande+pinza extra grande

Gasa

No me refiero a las gasitas cuadradas para recién nacidos, sino a una gasa grande que sirve para mil cosas. Tapas el cochecito para proteger a tu bebé del sol (cuidando que haya ventilación), lo sientas encima en la playa o el césped, le sacudes la arena con ella, lo tapas si entras a un restaurante y hace frío... Y el complemento ideal para la gasa-para-todo son unas pinzas gigantes que venden en los chinos, que te permiten montar un tenderete en un momento y evitan que la gasa se caiga del cochecito, entre otros tropecientos usos.

3. Juguetes

Tener cerca algunas cosas conocidas ayudará al peque a sentirse como en casa en el lugar de vacaciones, como el patito de goma con el que juega durante el baño. Por supuesto, si tiene algún muñeco-trapito de consuelo que use para dormir, eso es lo primero que tiene que entrar en la maleta.

Además de algunos juguetes pequeños, yo llevaría uno nuevo que le pueda llamar más la atención en caso de necesidad. Esto último entra en el apartado de "salvavidas para momentos de crisis". Sí, todos estamos en contra de las pantallas para niños pequeños y utilizar la comida para fines distintos a los de alimentarse está muy requetemal, pero cuando tu bebé de nueve meses lleva dos horas chillando en medio de un vuelo transoceánico recurres a lo que sea: en mi caso las canciones de la granja en el móvil (no salgo sin ellas) y algo de comer que le mole (para bebés mayorcitos, se entiende).

4. Los papeles y botiquín

Pasaporte

Los menores de 14 años no necesitan DNI para viajar por España. Sin embargo, algunas compañías aéreas exigen que todos los pasajeros (hasta los bebés) estén identificados. Aunque seguramente podamos reclamar y ganaríamos, para no complicarnos la vida lo mejor es comprobar con antelación qué política tiene la compañía con la que vamos a viajar.

Para viajar por Europa con el DNI será suficiente y el pasaporte será necesario si vamos fuera de la Unión Europea. Algunas familias llevan también el libro de familia, que aunque no es obligatorio, no está de más. También habrá que llevar la Tarjeta Sanitaria del bebé, la Tarjeta Sanitaria Europea para viajes a la UE y valorar el contratar un seguro privado (o ver si nuestra compañía nos cubre en el extranjero y las condiciones) si viajamos fuera de la UE (llevar la documentación del seguro para saber qué hacer en caso de terner que usarlo).

Nuestro pequeño botiquín de viaje debería llevar paracetamol o ibuprofeno para la fiebre, termómetro o crema para escoceduras y, por supuesto, si el bebé está tomando alguna medicación en ese momento. En cuanto a productos de aseo/ cuidado, en verano lo fundamental es la protección solar, además, no olvidar las tijeritas para las uñas y un bote pequeño de su gel o loción (yo no me la jugaría cambiando de marca de ningún producto de aseo esos días porque le puede dar reacción y lo mismo no encontramos la misma marca que usamos en el lugar de vacaciones).

5. Ropa (de abrigo también)

Bebes Playa

Lo primero: la gorra, y si usa gafas de sol, también. Y, en cuanto a ropa, pues si el bebé es muy peque o propenso a los accidentes habría que calcular una o dos mudas por día más alguna extra y pijamas, bañadores...

Los zapatos se pueden quedar en casa si no camina, pero no olvidar los calcetines ni algo de ropa de abrigo. Los aires acondicionados son muy traicioneros y siempre hay que llevar una mantita o toquilla por si acaso (en el avión no olvidar un pijama largo de esos con pies). Un truqui a la hora de hacer la maleta es meter la ropa del bebé en bolsitas de tela como estas y así podernos ir a la playa nada más poner el pie en el destino sin perder el tiempo en deshacer la maleta.

6. Para las comidas

Si el bebé toma solo teta, estupendo. Llevamos la comida siempre encima, calentita y disponible al momento (ni agua les hace falta). Para el tema biberones hay que llevar algún sistema de esterilización (las pastillas parecen ser lo más cómodo), además de biberones y tetinas de recambio. Si toma purés habrá que ver qué es lo que hay en el lugar de destino o recurrir a los potitos y, en el caso de que haga BLW, con la comida de los papás (vigilando que no lleve sal) podemos apañarnos bastante bien. Alguna cucharita o tenedor y un tupper siempre vienen bien para comer por la calle.

Y, por supuesto, la mochila de básicos que llevar siempre encima: pañales, toallitas, agua y muda de repuesto. También llevo siempre varios chupetes de repuesto (no me quiero imaginar el drama que puede ser que no esté en la farmacia local la marca y modelo que le gusta). Estos son mis imprescindibles a la hora de viajar con bebés, ¿cuáles son los tuyos?

En Bebés y más ¿Primeras vacaciones con el bebé? No lleves la casa a cuestas, Con los peques menos es más, sobre todo al salir de casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio