Compartir
Publicidad
Guía para elegir un portabebé: fulares, bandoleras, mei tai y portabebés ligeros
Consejos

Guía para elegir un portabebé: fulares, bandoleras, mei tai y portabebés ligeros

Publicidad
Publicidad

Portear a nuestro bebé es, en mi opinión, una de las experiencias más bonitas que nos aporta la maternidad y que además tienen múltiples beneficios. El contacto piel con piel ayuda a calmar al bebé, le aporta seguridad y favorece su descanso. El porteo resulta también muy beneficioso en caso de reflujo y es una excelente manera de llevar a nuestro hijo siempre con nosotros mientras hacemos otras tareas.

Sin embargo, es fundamental que el porteo sea ergonómico y respetuoso con la fisiología del niño y el porteador, pues no vale cualquier cosa.

Hoy vamos a hablaros de los principales portabebés de tela que podemos encontrar en el mercado. La mayoría de los modelos que a continuación os presentamos, son perfectos para utilizar desde el nacimiento ya que el tejido suave y fácilmente moldeable permite adaptarse a la delicada piel del bebé, proporcionándole un soporte para ir bien pegadito a nosotros.

Siempre que sea ergonómico, no existe el portabebé ideal, por lo que a la hora de elegir uno mi recomendación es acudir a una tienda especializada en porteo donde estudien nuestras características y necesidades para recomendarnos el portabebés que mejor se adapte a nosotros y nuestro ritmo de vida. Además, algunos pueden requerir de una asesoría personalizada para aprender a utilizarlos.

Fular

El fular es un portabebé muy versátil pero que requiere de práctica para su correcto anudado, por lo que no es un portabebé a priori fácil de utilizar ni rápido de poner. En cualquier caso, una vez cogida práctica con los nudos es una opción ideal para portear a tu hijo durante todas sus etapas.

Para elegir el mejor fular tenemos que tener en cuenta varias particularidades; desde la edad de nuestro bebé, hasta la talla del porteador, la época del año en la que vayamos a portear, la experiencia previa que tengamos con el porteo en fular...

Existen tres tipos de fulares en función del tejido con el que estén confeccionados, un dato muy importante a tener en cuenta para saber cuánto tiempo podremos prolongar el uso de nuestro fular.

Fular elástico

Fular Elastico

Resulta especialmente agradable al tacto por lo que es perfecto para portear al recién nacido. Además, permite realizar un preanudado y meter y sacar al bebé sin necesidad de ponernos y quitarnos el fular cada vez. A medida que el bebé vaya creciendo, lo recomendable es pasar a otro tipo de tejido que ofrezca un mayor soporte al niño.

Estos fulares miden cinco metros de largo, son talla única, y nos ofrecen la posibilidad de anudarlo de muchas maneras diferentes. Si vamos a portear en verano conviene elegir una tela fresquita (por ejemplo, el bambú) y tener en cuenta que no todos los nudos son recomendables en épocas muy calurosas (ya que algunos llegan a tener hasta tres capas).

En Youtube podemos encontrar varios tutoriales para aprender a anudar este tipo de fular: desde la clásica cruz envuelta, hasta el nudo con posición de cuna o incluso el porteo de dos bebés a la vez, por poner sólo algunos ejemplos.

El modelo de la fotografía podemos encontrarlo disponible en Amazon por 45 euros.

Fular semielástico

Semielastico

Este fular es una combinación entre el anterior y los fulares tejidos. Al no llevar elastán en su composición soportan algo más de peso que los elásticos, ya que la tela no cede tanto con el peso. La diferencia con los anteriores es que no permiten la técnica de preanudado, por lo que requieren de una mayor práctica a la hora de utilizarlos ya que los tendremos que anudar y ajustar con nuestro bebé encima.

También en Youtube podemos encontrar vídeos para aprender a colocarnos a nuestro bebé, según el tipo de nudo que queramos hacer. Desde la clásica cruz envuelta, hasta la colocación de nuestro bebé a la cadera, o a la espalda, por poner sólo algunos ejemplos.

En la fotografía podemos ver un modelo de fular semielástico disponible en Amazon por 49,95 euros.

Fular tejido

Fular Tejido

A diferencia de los anteriores, este fular puede ser utilizado desde el nacimiento y hasta que el niño cumpla los cuatro o cinco años de edad, pues el tipo de tejido permite un gran soporte y hace que el nudo se mantenga en su posición y no ceda a medida que aumenta el peso del bebé.

Están tejidos en sarga o jaquard, que son técnicas de combinar los hilos que dan lugar a tejidos muy resistentes tanto al peso como a la tracción. Los materiales de elaboración son variados, desde algodón, hasta lino, cáñamo, bambú, lana...

Su engramaje es menos manejable que los anteriores por lo que requieren de una mayor práctica para poder anudarlo correctamente. A la hora de adquirilo tenemos que tener en cuenta la edad del niño que vamos a portear, para elegir la longitud del fular más adecuada.

Si vamos a portear en verano, los fulares tejidos son una excelente opción, pero siempre utlizando preferiblemente nudos de una sola capa, soportes finos y frescos como los de jacquard, y telas ligeras como el algodón o la mezcla con lino, cáñamo o bambú.

Os dejamos los enlaces de algunos vídeos de Youtube que nos explican cómo anudar este tipo de fular con cruz envuelta, cómo colocar a nuestro bebé para facilitar la lactancia mientras porteamos, o cómo practicar el nudo doble hamaca a la espalda.

El fular de la fotografía tiene una longitud de 4,5 metros y está disponible en Amazon por 43,40 euros, o 52,41 euros para una longitud de 5,10 metros.

Mei Tai

Meitai

El Mei Tai es un portabebé de origen asiático que permite llevar a tu bebé bien pegadito a tí tanto delante, como a la cadera o a la espalda. Consiste en un panel rectangular de tela y cuatro tiras largas que salen de los extremos y que se anudan en la cintura y la espalda del porteador.

Salvo que se trate de un Mei Tai evolutivo que pueda adaptarse al bebé desde su nacimiento, no se recomienda su uso hasta que el bebé tenga seis meses, ya que este portabebé no da un soporte completo a los costados del niño. El peso o edad máxima recomendable dependerá del modelo (desde los dos años máximo hasta los cuatro o cinco).

El Mai Tai es la combinación perfecta entre el fular tejido y la mochila: ideal para los que disfrutan porteando con portabebés de tela, pero buscan la faciliad y rapidez de uso que ofrecen las mochilas ergonómicas.

De nuevo os dejamos algunos vídeos que hemos visto e Youtube para aprender a colocar al niño en el mei tai tanto de frente como a la espalda, o algunos consejos a tener en cuenta para utilizar un mei tai evolutivo.

La fotografía pertenece a un Mei Tai confeccionado en 100% algodón, válido desde los seis meses hasta los 15 kg y disponible en tiendas especializadas o en Amazon por 48,42 euros.

Bandolera de anillas

Bandolera De Anillas

La bandolera es un portabebé asimétrico que pude usarse desde el nacimiento y permite numerosas posiciones de porteo, siendo la cadera la posición por excelencia.

Está formado por una tela larga y dos anillas en un extremo y aunque al principio requiere de cierta práctica para colocarlo correctamente, una vez adquirida resulta un portabebé muy cómodo y rápido de utilizar para determinadas ocasiones.

Es ideal sobre todo en los primeros meses, ya que permite acunar al bebé o amamantarle fácilmente mientras paseamos o realizamos otras tareas; aunque también es perfecto para la época en la que el niño comienza a caminar pero se cansa fácilmente y pide nuestros brazos de manera intermitente.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que al tratarse de un portabebés asimétrico (es decir, todo el peso recae sobre uno de los dos hombros del porteador), es preferible usarlo como complemento a otro y siempre en periodos cortos, especialmente a medida que el niño crece, ya que a no ser que se tenga sobrada experiencia con el porteo en bandolera, podemos llegar a resentirnos si porteamos durante mucho tiempo.

En el mercado encontraremos bandoleras en tejidos 100% naturales como algodón, lino o seda, o bandoleras de otro tipo de gramaje con tejidos más gruesos, que aunque cuesta más manejar son perfectas para el porteo de niños más mayores.

A la hora de colocarnos la bandolera, es importante que las anillas queden en la parte alta del hombro, que la tela no se enrede y que demos un buen soporte a nuestro bebé con un correcto saquito. Os dejamos este tutorial de Youtube con consejos prácticos para colocarse correctamente una bandolera de anillas.

La bandolera de la fotografía está elaborada en tejido 100% algodón y puede utilizarse desde el nacimiento. Está disponible en en tiendas especializadas o en Amazon por 49 euros.

Bandolera de agua

Bandolera Agua

Y dentro de las bandoleras de anillas encontramos también la bandolera de agua, perfecta para bañarte en el mar o en la piscina con tu bebé con mayor seguridad y comodidad. Están confeccionadas en tejidos artificiales que secan rápidamente y protegen de los rayos ultravioletas. Su uso es exclusivo para el agua y durante periodos cortos, ya que su tejido es fino y no aguanta el peso de la misma forma que las otras.

La bandolera de agua de la fotografía aguanta un peso máximo de 15 kilos y puedes encontrarla en Amazon por 41,47 euros.

Pouch

Pouch

Se trata de un portabebé ligero y muy sencillo de utilizar, ya que está compuesto por una sola pieza en forma de bolsita ligeramente elástica que no requiere de anillas, nudos, broches o velcros.

Al igual que la bandolera, es un portabebé asimétrico que se coloca sobre un sólo hombro y que permite llevar a nuestro bebé de forma cómoda desde que éste es capaz de sujetar con firmeza su cabecita (4-6 meses aproximadamente) y hasta los dos años.

El modelo que os mostramos en la fotografía está disponible en Amazon por 63 euros.

Portabebés de rejilla

Los portabebés de rejilla, o portabebés ligeros, se caracterizan por estar elaborados con una malla, no pesar nada y doblarse sin ocupar apenas espacio, lo que los hace perfectos para llevar en el bolso y sacarlos en momentos puntuales. Y es que este tipo de portabebés son considerados "auxiliares" o de "emergencia", es decir, complementarios a otros.

Tenemos que tener en cuenta que no cubren la espalda del niño, por lo que al igual que el Pouch, no podemos utilizarlos hasta que el bebé se mantenga completamente erguido, aguante bien su cabecita, y siempre poniendo nuestra mano en su espalda para un mayor soporte.

Dentro de los portabebés de rejilla, os mostramos estos dos modelos:

Suppori

Suppori

Es un portabebé asimétrico, fresco, ligero (pesa sólo 80 gramos) y confeccionado en redecilla de polyester. Tiene varias tallas, por lo que podrá ser utilizado por varios porteadores de diferentes alturas.

Permite llevar a tu bebé principalmente en la cadera, aunque también podemos portear a la espalda o delante a niños mayores que controlan bien la postura.

El portabebés de la foto es una talla L y lo podemos encontrar en Amazon por 48,10 euros.

Tonga

Tonga

Es un portabebé asimétrico, simple y rápido de utilizar, elaborado en redecilla de algodón. Es muy similar en características y limitaciones al anterior.

El portabebés de la fotografía está disponible en Amazon por 49,90 euros.

Esperamos que esta guía te haya servido para aclarar algunas dudas relativas a los portabebés de tela. Próximamente publicaremos una guía de mochilas ergonómicas con consejos de uso y los modelos más adecuados a cada etapa.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio