Compartir
Publicidad
Publicidad
El porteo de niños mayores: consejos y portabebés más adecuados a partir de una determinada edad
Infancia

El porteo de niños mayores: consejos y portabebés más adecuados a partir de una determinada edad

Publicidad
Publicidad

En estos días estamos celebrando la Semana Internacional de la Crianza en Brazos, una forma de conmemorar y dar importancia al hecho de portear y tomar en brazos a nuestros hijos para su beneficio, seguridad y felicidad.

El porteo se va extendiendo cada vez más y ya no llama la atención ver a un bebé encojidito, metido en una bandolera o en un fular y bien pegadito al pecho de su mamá. Pero, ¿qué pasa cuando el bebé va creciendo? ¿Debemos dejar de portear a partir de una determinada edad? ¿Qué beneficios tiene para los niños más mayores continuar con el porteo?

porteo

Hablamos con Alejandra Villaverde sobre el porteo de niños por encima de los dos años. Alejandra es asesora de porteo y mamá de tres niños. Se define como una "apasionada del porteo", y ya no sólo por su formación profesional sino porque, como ella misma explica, "el porteo proporciona momentos maravillosos"

¿Se puede portear a un niño mayor de dos años?

Cuando hablamos de "porteo", inmediatamente solemos pensar en recién nacidos o bebés de corta edad. Sin embargo, el porteo no tiene límite de edad. Cuando un niño que ya es autónomo, corre, salta y juega de forma independiente, nos pide que le llevemos en brazos, ¿por qué negarles esa necesidad de contacto cuando la necesitan?

"¡Claro que se puede portear a un niño grande! Solo hay que tener en cuenta que, como peso que cargamos, hay que hacerlo de la manera más segura posible, tanto para el niño como para el porteador. Si un niño ya grandecito se cansa, tiene sueño, se hace tarde y no puedes ir al ritmo de su paso, siempre será mejor portearlo bien que cargarlo en brazos" - explica Alejandra.

Portear a un niño mayor tiene también grandes ventajas, además de ser divertido y muy práctico para quien portea

Cuando hablamos de niños mayores, ¿también hablamos de porteo ergonómico?

El porteo es una manera maravillosa de llevar a nuestros hijos cerca, pero el portabebé que usemos debe ser seguro y beneficioso, tanto para el porteador como para el niño. Los portabebés ergonómicos respetan la fisiología y fisionomía de ambos, garantizando una postura adecuada para niño y adulto.

Los niños mayores no son ninguna excepción y también necesitan ser porteados en portabebés ergonómicos que se ajusten a sus necesidades de peso y talla, y permitan al adulto llevarle sin molestias.

"El porteo ergonómico garantiza que el niño adopte una postura cómoda y segura para su correcto desarrollo y que su peso esté repartido equilibradamente en el porteador, para que pueda cargarlo sin dolor e incomodidad. Los niños grandes ya han desarrollado los suficiente como para poder adoptar por sí mismos una postura cómoda y correcta, pero habrá que buscar el portabebés que se adapte a sus necesidades reales de tamaño y peso" - puntualiza Alejandra.

¿Porteo delante, a la espalda o a la cadera?

porteo

Una de las dudas que pueden surgir cuando pensamos en portear a un niño mayor es dónde ubicarle. Si hemos porteado a nuestro hijo desde bebé, llevarle delante haya sido, seguramente, nuestra opción preferida. Pero llega un momento en que la altura del niño imposibilita un porteo delantero y hay que recurrir al porteo a la espalda.

"Un niño mayor de 2 años es grande y ocupa un espacio considerable. Puede dificultarnos la marcha si lo porteamos delante, ya que por su tamaño nos limita el campo visual y puede impedirnos realizar nuestra marcha con seguridad. En cuanto la cabeza del bebé sobrepasa nuestra barbilla es conveniente pasarlo a la cadera o a la espalda, donde lo portearemos convenientemente y con nuestro espacio delantero totalmente libre"

"Si es para un trayecto corto o un momento puntual, podremos portearlo a la cadera sin problemas; si la marcha requiere más tiempo es mejor portear a la espalda, pues su peso estará mejor repartido entre los dos hombros, todo nuestra espalda y cadera" - nos aconseja la asesora de porteo.

Alejandra nos advierte también que si no hemos porteado nunca a nuestro hijo, hacerlo cuando son mayores debe llevarnos tiempo de preparación; portear en trayectos y tiempos cortos y entrenarnos poco a poco para que nuestra espalda no se resienta a llevar de golpe tanto peso.

Si, por el contrario, hemos porteado a nuestro hijo desde el nacimiento, nuestra espalda habrá ido acostumbrándose a su peso de forma paulatina y nuestra musculatura estará preparada para continuar porteando hasta que niño y porteador quieran.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de portear a niños mayores?

La asesora nos aconseja que a la hora de elegir un portabebé para niños mayores de dos años, tengamos en cuenta lo siguiente:

  • Que tenga un buen soporte para su peso

  • Que le garantice una postura cómoda y segura

  • Que reparta el peso de manera equilibrada en el porteador

  • Que el portabebé sujete suficientemente la espalda del niño y le cubra en la medida de lo posible de corva a corva para asegurar la posición ranita

¿Qué portabebés utilizar por encima de los dos años?

Atendiendo a estos criterios, existe una amplia gama de portabebés que podemos utilizar para llevar a nuestro hijo cuando sobrepasa los dos añitos. Alejandra nos aconseja los siguientes:

  • Bandolera de anillas: Alejandra nos aconseja elegir un tejido de fular para lograr un mayor soporte y firmeza. Si además, optamos por un grosor medio- alto, ofreceremos un mayor confort al niño y amortiguará mejor el peso en el porteador.
bandolera

"¡Pero ojo! Al ser un portabebés asimétrico se recomienda usarlo en trayectos cortos o para momentos puntuales, ya que cargar el peso de un niño grande sobre un solo hombro durante un tiempo continuado puede molestarnos o hacernos daño" - advierte la asesora.

  • El fular tejido grueso confeccionado en tejidos como lino o cáñamo, es un portabebés fuerte y resistente para llevar a niños mayores. Entre la inmensa variedad de nudos que ofrece el fular, lo recomendable es realizarlos de dos capas como mínimo, de manera que se garantice un buen soporte.
porteo-en-fular

"Mi recomendación es optar por nudos como la mochila o la doble hacama a al espalda, porque son los que ofrecen mayor soporte y mejor reparto del peso en el porteador" - nos aconseja Alejandra.

  • El mei tai es uno de los portabebés más utilizado para portear a niños grandes, dada al extensión del ancho de su base y el alto de su respaldo. Los mei tais están confeccionados en telas fuertes, resistentes y de buen soporte como lonetas y tejido de fular.
meitai

"Para portear en mei tai recomiendo que los tirantes sean acolchados, para que el peso descanse mejor sobre los hombros del porteador" - puntualiza la asesora.

  • Mochila ergonómica: Alejandra destaca que el hecho de que las mochilas tengan un cinturón ancho y rígido y los tirantes acolchados, facilita mucho el momento del porteo. Además, la mayoría de mochilas ergonómicas suelen soportar perfectamente hasta 15 o 20 kilos de peso, por lo que son aptas para portear a niños grandes.
mochila

"Sin embargo, encuentro una desventaja y es que el puente se suele quedar pequeño, no llegando a cubrir de corva a corva y desvirtuando en cierta medida la posición de ranita. Por ello, es importante optar por mochilas de panel amplio y con estribos, para que el niño pueda sujetar los pies y elevar sus rodillas por encima de la cadera" - recalca la asesora.

Así pues, no hay razón para dejar de portear a nuestro hijo cuando ya ha cumplido una determinada edad, pues el porteo siempre nos proporcionará cercanía, contacto físico, calor y amor, independientemente de los años que tenga nuestro peque.

Querer es poder, y sólo es cuestión de encontrar el portabebé adecuado a la nueva etapa de porteo que comenzamos y que nos aporte la mayor comodidad posible a ambos.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos