Publicidad

Cuando el arte y la fantasía ayudan a combatir el miedo y el dolor: así se están transformando muchos hospitales pediátricos

Cuando el arte y la fantasía ayudan a combatir el miedo y el dolor: así se están transformando muchos hospitales pediátricos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Médicos que se disfrazan de superhéroes, muñecos solidarios que arrancan sonrisas, fundas con dibujos de fantasía para cubrir las bolsas de quimio, fórmulas mágicas para que los niños sientan que tienen súper poderes... Cuando se trata de humanizar los cuidados hospitalarios pediátricos, cualquier iniciativa es bien recibida.

Y es que se ha desmotrado que los niños ingresados mejoran notablemente su estado anímico y reducen el estrés y la ansiedad, cuando su entorno frío y aséptico se transforma en un lugar lleno de color, luz y alegría. Y en este sentido, la decoración de las paredes, salas y pasillos de las áreas de pediatría cobra una gran importancia.

Nuestro país cuenta con un gran número de hospitales que se han propuesto alegrar mediante dibujos, la estancia de los niños hospitalizados y sus familias. Pero también hay muchos ejemplos fuera de nuestras fronteras, y hoy os mostramos una pequeña y colorida muestra de esta preciosa iniciativa.

El color como protagonista

El color, la imaginación y los dibujos de fantasía pueden convertir una estancia hospitalaria fría en un espacio amigable y confortable, para que los peques se sientan lo más tranquilos y cómodos posibles en los momentos que más lo necesitan (como por ejemplo ante la realización de pruebas dolorosas, pinchazos, anestesia...).

Desde hace algún tiempo, numerosos hospitales de nuestro país han puesto en marcha proyectos dirigidos a humanizar los cuidados pediátricos, mediante la decoración de paredes y creación de simpáticos y coloridos espacios.

Fundaciones como Juegaterapia, CurArte, Aladina, Anouk..., iniciativas particulares e incluso alumnos de Bellas Artes que ponen su talento al servicio de quienes más lo necesitan, son algunos de los responsables que se esconden detrás de este tipo de proyectos en los que el arte tiene un propósito terapéutico.

A continuación os compartimos algunos ejemplos donde e el color y la ilusión invaden las salas de juego y descanso de los hospitales pediátricos, las unidades de dolor, los pasillos, las salas de urgencia o las habitaciones donde permanecen ingresados los niños.

Hospital Gregorio Marañón (Madrid)

Hospital Reina Sofía (Córdoba)

Hospital Niño Jesús (Madrid)

Hospital Juan Ramón Jiménez (Huelva)

Hospital Universitario de Salamanca

Hospital General de Villalba (Madrid)

Decoración de hospitales Vía Fundación Anouk

Hospital Universitario Infanta Cristina (Madrid)

Decoración de hospitales Vía Fundación Anouk

También en hospitales de otros países, como Rumanía, Holanda, Reino Unido, Estados Unidos, Australia o Francia (por citar solo algunos) encontramos ejemplos similares. El mundo submarino, las hadas y los duendes, los viajes, los superhéroes, la naturaleza...

De nuevo el color y la fantasía como parte esencial para el cuidado y bienestar emocional de niños y adolescentes.

decoración  de paredes Vía Fundación Anouk
decoración hospitales Vía Fundación Anouk
decoracion de paredes Vía Fundación Anouk

Cuando las pruebas radiológicas invitan a viajar

En ocasiones también es necesario realizar pruebas de imagen para confirmar un diagnóstico o hacer un seguimiento de una enfermedad.

Radiografías, TAC, escaner... los aparatos radiológicos suelen imponer a los niños, además de que a veces deben enfrentarse a ellos en soledad. Pero si sustituímos la fría tecnología por el colorido fondo marino, el enigmático espacio o la selva, todo puede cambiar.

Hospital Universitario de Berna (Suiza)

decoración de paredes de hospital Vía Fundación Anouk

Hospital Evelina London Children (Londres)

Hospital Vall d'Hebron (Barcelona)

Texas Children Hospital (Estados Unidos)

Hospital La Fe (Valencia)

Hospital Niño Jesús (Madrid)

Hospital Bambino Gèsu (Roma)

Iniciativas maravillosas y coloridas que arrancan sonrisas e invitan a soñar. Ojalá todos los hospitales pediátricos del mundo pudieran contar con espacios así, para humanizar, un poquito más, el cuidado de los más pequeños.

Foto de portada | Hospital pediátrico Bambino Gèsu, en Roma

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir