Compartir
Publicidad
Publicidad

Trato humanitario al bebé hospitalizado o prematuro y a sus familias: un derecho fundamental que empieza a hacerse realidad

Trato humanitario al bebé hospitalizado o prematuro y a sus familias: un derecho fundamental que empieza a hacerse realidad
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las situaciones que mayor estrés provoca a los padres de un bebé prematuro es tener que separarse de él. Esta práctica genera una gran angustia, tanto al recién nacido como a los recientes papás, con independencia de la gravedad del estado de salud de su hijo.

Son muchos los profesionales sanitarios que conocen la importancia del acompañamiento del prematuro y el contacto contínuo piel con piel, por lo que muchos hospitales en todo el mundo están empezando a llevar a cabo programas de atención neonatal que aceleran la recuperación del bebé y contribuyen a mejorar el estado anímico de los familiares, invitándoles a involucrarse en sus cuidados desde el primer momento.

Dormir en el hospital en la misma habitación que tu bebé prematuro, poder tocarle y colocarle sobre tu pecho sin limitación horaria y, al mismo tiempo, sentir como si estuvieras en tu propia casa.

En la unidad de cuidados intensivos del Children's Hospital de Vancouver acaban de inaugurar un programa que brindará a las familias la oportunidad de no separarse ni un minuto de sus bebés prematuros o enfermos mientras estén hospitalizados.

Para ello, el hospital ha acondicionado 70 habitaciones privadas completamente equipadas para brindar atención a los bebés y a sus familias. Las estancias cuentan con camas para dos personas, frigorífico, televisión y cómodos accesorios para que los padres puedan relajarse física y emocionalmente en un entorno agradable y familiar que simule las comodidades de un hogar, al tiempo que cuidan de sus hijos ingresados.

También en nuestro país

Hace unos días os contamos que el Servicio de Neonatología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona quiere llevar a cabo un programa similar, pero para hacerlo posible necesita recaudar fondos por lo que ha puesto en marcha la campaña "Contigo, como en casa".

prematuro

Porque aunque el acompañamiento es un derecho fundamental del niño hospitalizado, tristemente aún encontramos hospitales que limitan este derecho, dificultan la lactancia materna y obligan a los padres a regresar a sus casas con el corazón hecho trizas por las limitaciones de un estricto horario de visitas, tal y como informa este artículo de El Diario.

Pero esta separación forzada no sólo afecta a las familias sino también al bebé, que sufre ansiedad, miedo, confusión y soledad por no poder estar acompañado de sus padres.

Un bebé prematuro necesita recibir cuidados humanizados. Sentirse amado, protegido, poder escuchar la familiar voz de su mamá y el latido de su corazón gracias al contacto piel con piel. Además, necesita sentir que lo tocan para un mejor desarrollo cerebral y esto no es posible si el hospital no permite su acompañamiento las 24 horas del día.

"En los modelos convencionales, la madre y el bebé prematuro y/o que necesita de cuidados neonatalaes especiales, se separan poco después de nacer. Pero hay estudios que aseguran que el acontecimiento más estresante para las madres con bebés en la UCI es la separación, independientemente de la gravedad de la enfermedad que tenga su bebé" - señala Julie de Salaberry, directora del programa neonatal del hospital de Vancouver.

Leer este tipo de noticia nos reconforta y alegra a partes iguales. Sólo hace falta que esta tendencia empiece a implantarse cuanto antes en los hospitales de todo el mundo, y que los padres no sólo puedan acompañar las 24 horas a sus hijos, sino recibir un trato humanitario y toda la atención que necesiten para enfrentarse a una situación como esta.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos