El filtro fantasma de Tik Tok que traumatiza a los niños: las consecuencias de gastar bromas pesadas a los hijos

El filtro fantasma de Tik Tok que traumatiza a los niños: las consecuencias de gastar bromas pesadas a los hijos
Sin comentarios

El otro día vi un video en redes sociales que me dejó horrorizada. En él, una mujer acompañada de dos niños apagaba la luz de una habitación y activaba un filtro en su móvil en el que se veía la figura de un fantasma emitiendo una malvada risa. La mujer salía rápidamente del cuarto y cerrando la puerta tras de sí dejaba a los pequeños solos. Cuando los niños se vieron reflejados en la pantalla del teléfono con la silueta del fantasma a su lado entraron en pánico, y entre lágrimas y gritos trataban de abrir la puerta para escapar.

Al parecer, este terrorífico vídeo no es un caso aislado sino que forma parte de un reto viral llamado #GhostFilter (Filtro Fantasma), que consiste en activar este filtro aterrador al lado de un niño, mientras se graba su desesperada y asustada reacción. Por si esto fuera poco, el adulto encargado de la "broma" desaparece de la escena para que el menor se quede completamente solo en la habitación.

Al parecer, para muchos padres o adultos responsables de esos pequeños la broma es graciosa. También lo es para algunos usuarios, que comentan en el vídeo en un tono divertido las muecas de terror de los niños.

Pero como es de imaginar, para la mayoría de las personas el reto #GhostFilter resulta escalofriante y cruel. De hecho, el concejal irlandés Jason Barr ha pedido específicamente a Tik Tok la retirada inmediata del filtro:

“Algunos niños se han quedado petrificados con este filtro y por eso me he puesto en contacto con la plataforma para que lo retiren (...) Me parece realmente alarmante que la gente asuste a los niños de esta manera y los deje gritando en una habitación cerrada. Esto puede tener efectos duraderos en ellos" - ha dicho el político en declaraciones a Belfast Live.

Pero a pesar de esta petición y de las denuncias de la mayoría de usuarios, los vídeos bajo el hashtag  #GhostFilter pueden seguir viéndose en dicha red social.

Las cinco consecuencias que tiene gastar bromas pesadas a los hijos

bromas

Las bromas se asocian al sentido del humor, la risa y el bienestar. Bromear es divertido; nos permite liberar endorfinas, reduce los síntomas de estrés y mejora nuestro estado anímico. ¡A los niños les encantan las bromas! ¿A quien no le gusta pasar un rato divertido de risas y carcajadas? Pero especialmente los peques, reyes del humor y de la sonrisa perenne, son quienes más disfrutan las juergas bromistas.

Ahora bien, ¿dónde están los límites del humor? ¿Todo vale con tal de reírnos? ¿Y si esa carcajada es a costa del sufrimiento, humillación y burla de otra persona? ¿Es lícito reírnos de todo y de todos?

¿Qué consecuencias tiene para un niño que sus padres le gasten una broma pesada que no solo no hace ni pizca de gracia, sino que puede llegar a traumatizarle de por vida?

1) Les desconcertamos y confundimos

Si intentas contarle un chiste a un niño pequeño o utilizar el sarcasmo es probable que se te quede mirando sin saber de qué estás hablando. En el caso de los bebés, puede ser aún más complicado impresionarles o hacerles reír con imitaciones o bromas.

Esto ocurre porque el sentido del humor en los niños es muy diferente al de los adultos. Necesitan tiempo, madurez y socialización para que su sentido del humor se desarrolle; de ahí que muchas de las cosas que nos divierten a los adultos, a ellos no les hagan gracia.

Si a esto unimos el importante peso que tiene el pensamiento mágico en los primeros años de vida, es fácil entender por qué ciertas tradiciones o "bromas" como la mencionada no solo no causan gracia, sino que pueden llegar a aterrorizarles.

2) Les provoca sentimientos negativos

Aparte del susto que podemos dar al niño, gastarle una broma pesada provoca sentimientos como rencor, enfado, deseos de venganza, humillación o vergüenza. ¿Realmente deseamos que nuestros hijos se sientan así?

3) Nos desconecta y aleja de ellos

conexión

La conexión emocional con nuestros hijos es la base de una autoestima sana, y les ayuda a crecer felices, confiados y seguros. Los padres debemos ser conscientes de lo importante que es conectar con nuestros hijos, pero por desgracia, en nuestro día a día es fácil toparnos con "enemigos" que nos pueden llevar a perder esa conexión.

Los retos virales pueden convertirse en uno de estos enemigos, pues movidos por la popularidad y los likes, muchos padres caen en el error de exponer a sus hijos a situaciones absurdas y traumática para ellos sin tener en cuenta sus necesidades físicas ni emocionales.

4) Pierden su confianza en nosotros

Para nuestros hijos, los padres lo somos todo. Somos las personas más importantes de su vida, a quienes acuden cuando no se sienten bien, cuando están asustados, tristes o preocupados. Nuestros brazos les consuelan y relajan, y nuestra compañía física y emocional es el faro que les guía en su aprendizaje de vida.

Cuando los padres fallamos a nuestros hijos riéndonos de ellos, asustándolos y ejerciendo nuestro poder de forma humillante, estamos rompiendo la confianza que tienen en nosotros.

5) Les damos mal ejemplo

humillación

Los niños no nacen con las normas sociales aprendidas, sino que somos los padres quienes con paciencia, dedicación y ejemplo debemos enseñárselas. Cuando actuamos con superioridad, y les gastamos bromas que afectan a su autoestima y les humillan, estamos dejando de inculcarles valores como el respeto a los demás y la empatía.

Por el contrario, inconscientemente les estamos enseñando a reírse de la gente, a humillar y a ejercer violencia sobre otros (recordemos que la violencia no es solo física, sino que también puede ser emocional).

Por tanto, antes de gastar una broma a un niño asegúrate de que es realmente divertida y de que ambos os vais a reír. Si lo que para uno es pasar "buen rato", al otro le supone lo contrario, entonces no es una broma.

Temas
Inicio