Compartir
Publicidad
Publicidad

Condenan a cinco años a los padres youtubers que maltrataban y humillaban a sus hijos

Condenan a cinco años a los padres youtubers que maltrataban y humillaban a sus hijos
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En mayo os contábamos la despreciable historia de Heather y Mike Martin, unos padres que perdieron la custodia de dos de sus cinco hijos por grabar los abusos contra ellos y difundirlas en su canal de Youtube DaddyOFive.

Los niños eran víctimas de supuestas "bromas" en las que los insultos, las humillaciones, los gritos e incluso los castigos físicos eran la tónica diaria. Ahora los padres han sido condenados a cinco años en libertad condicional por negligencia al cuidar de sus hijos y no podrán tener contacto con ellos sin permiso de un juez.

El abuso infantil no es entretenimiento

padres-youtubers

Si bien cualquiera de los cinco hijos podía ser objeto de sus crueles humillaciones, Cody y Emma, los más pequeños de 10 y 11 años (hijos del padre con otra mujer, Rosie Hall), eran quienes las sufrían más habitualmente, prácticamente a diario. Desde manchar con tinta la alfombra y culparlos, avisarles que hicieran las maletas porque les daban en adopción, hasta destrozarles su videoconsola o hacerles comer una comida asquerosa era el calibre de las "bromas". Un abuso infantil disfrazado de entretenimiento del que eran testigo miles de personas.

Después de que les retiraran la custodia de dos de sus hijos, los padres grabaron un vídeo (que ya no está disponible) diciendo que las bromas estaban planeadas y pidiendo disculpas por sus "malas decisiones" y por los "errores cometidos". Pero el daño ya estaba hecho.

Su madre biológica había denunciado la situación sin resultado, pero el verdadero detonante para que los tribunales tomaran cartas en el asunto fue la acusación del youtuber Philip De Franco, con millones de suscriptores, quien denunció públicamente al canal DaddyOFive por el maltrato que sufrían los niños.

¿Qué harías si ves que maltratan a un niño?

El canal contaba con más 300 vídeos y 750.000 suscriptores que observaban impasibles el despreciable espectáculo de maltrato de unos padres hacia sus hijos indefensos. Se calcula que la pareja ha ganado hasta 350.000 dólares al año (unos 320.000 euros) con sus vídeos, y lo más curioso, es que sólo ha perdido 20.000 desde que saliera la historia a la luz.

Los padres cometieron un grave delito. Quienes debían velar por el bienestar de sus hijos, sus propios padres, eran quienes abusaban de ellos, en su propia casa, y a la vista de miles de personas. Y encima se lucraban de ello.

Aunque muchas personas lo denunciaron en las redes, qué hay de los miles de seguidores que veían los vídeos y no hacían nada. ¿Es que los espectadores no tienen responsabilidad? ¿Qué harían, si por ejemplo, fuesen a ver una obra de teatro en la que los niños son maltratados o ven cómo un padre pega a su hijo por la calle? ¿También permanecerían impasibles?

El observar sin reaccionar nos vuelve cómplices de la violencia. Si vemos que un padre le da un azote o maltrata a su hijo por la calle debemos actuar, y más si cabe, cuando hablamos de un menor indefenso. Preocupa que internet contribuya a hacer invisible el maltrato y que la sociedad siga considerando aceptable que se practique el maltrato hacia los niños.

Los niños han quedado traumatizados

La fiscalía presentó un informe psicológico que sostiene que los niños han quedado traumatizados por estos hechos, que habían experimentado "daños observables, identificables y sustanciales en sus habilidades mentales y psicológicas".

Y es que no sólo eran víctimas del maltrato físico y psicológico directo de sus padres, sino que estos les obligaban a pegar o humillar también a sus hermanos, amenazándoles si no lo hacían.

No será fácil para los pequeños superar lo sucedido. Los niños que recibieron maltratos en su infancia presentan un mayor riesgo de sufrir problemas en la vida adulta como trastornos mentales, depresión y abuso de alcohol.. Incluso aunque no se lleguen a los abusos físicos si se está teniendo acciones violentas como humillaciones, gritos o chantaje emocional, estas pueden dejar una huella indeleble en la psique de los niños.

Los padres serán vigilados

Querer hacerse populares a costa de maltratar a los hijos les ha costado muy caro a los padres. Durante el tiempo de la condena, el matrimonio deberá someterse a evaluaciones periódicas y no podrá subir a las redes ni vídeos ni imágenes de los niños al menos que sea con una finalidad familiar legítima.

En canal continúa activo todo el contenido relativo a los niños está borrado; sólo hay dos vídeos sobre videojuegos, que al parecer será el próximo negocio del padre. Sin embargo, podemos encontrar vídeos realizados por otros sobre los abusos a los que eran sometidos los niños, como el que véis arriba.

Vía | Buzzfeed
En Bebés y más | Unos padres youtubers pierden la custodia de dos de sus hijos por maltratarlos con bromas pesadas, Con 12 años quería ser Youtuber y la broma casi le cuesta 100 mil euros

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos