Publicidad

Adiós a las asignaturas en los colegios jesuitas... ¿se acerca a España un nuevo modelo de enseñanza?

Adiós a las asignaturas en los colegios jesuitas... ¿se acerca a España un nuevo modelo de enseñanza?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Está claro que todos los modelos de enseñanza y de crianza que todos conocemos y que aplicaron con nosotros están cambiando. Los niños evolucionan a través de los años y las herramientas y la visión del mundo es muchísimo más amplia que las que teníamos nosotros a su misma edad.

Por eso surgen inciativas como la de los colegios jesuitas de Cataluña, en donde se han eliminado las asignaturas, los exámenes y los horarios y están utilizando una nueva idea de pedagogía que, sorpresivamente, está haciendo que los niños quieran ir al colegio con ganas... ¡incluso cuando están enfermos!.

Para implementarla, se han cambiado los típicos salones de clase con pupitres por espacios abiertos e integrados que facilitan el aprendizaje práctico y el trabajo de equipo. Se han pasado de tener clases de 30 niños con un profesor a clases de 60 niños con tres profesores.

En estos se trabaja alrededor de la aplicación práctica de la teoria. Si se va a estudiar una civilización, se incluyen todas las herramientas que se necesitan para ello como la lengua, las matemáticas, geografía y la historia. Relacionar la teoría con el mundo que les rodea les hace asimilar las cosas de una manera más fácil y las cosas no se limitan a la memorización de conceptos.

Esta idea de educación no ha surgido por capricho, sino de una observación a conciencia de la conducta de los alumnos: alto absentismo, cansancio y aburrimiento. Después se realizó un trabajo consencuado entre profesores y padres de familia que dio como resultado este nuevo modelo.

El espacio, un punto clave para el aprendizaje

Espacio Para Crecer

Uno de los aspectos más importantes de este cambio es el de los espacios porque es lo primero que desbanca el concepto usual de aula de clase. Hay mucha luz, hay sofás, colores, mucha tecnología... en definitiva un espacio que invita a desarrollar la creatividad y con la libertad que necesitan los niños para ello.

¿Cuál es la labor de los profesores?

Básicamente guiar a los alumnos por el curriculo que deben completar al terminar el año. Aunque las clases no se desarrollan de la forma en que todos las conocemos, sí que se llevan a cabo proyectos que integran los conocimientos que debe tener un alumno que asiste a un colegio tradicional.

La idea fundamental es que, aunque la forma sea distinta, el fondo intelectual permanezca (aunque en teoría de una forma mucho más óptima para el niño). Pensar y reflexionar además de ser un medio, también se convierte en un objetivo, ya que los niños se vuelven más críticos. Por eso la jornada inicia con 20 minutos para pensar en los objetivos a cumplir en el día y finaliza con otros 20 en los que se deduce si se alcanzaron o no.

¿Y qué pasa con las notas?

Aunque el modelo sea distinto, sí que se obtienen notas. Estas se obtienen dependiendo de las competencias y logros de cada estudiante, y mediante un procedimiento se traduce en una nota equiparable al sistema tradicional.

¿Tiene este sistema algo en común con el finlandes?

Cuando leí sobre esta iniciativa, de inmediato pensé en el modelo finlandes, que pongo como ejemplo porque es el número uno en educación en Europa según el informe Pisa (y en el que, por cierto, España sale muy mal parado). Aunque la idea no es la misma, ya que ellos sí que siguen una lista de asignaturas como tal, si que ponen mucho énfasis en la parte práctica de las clases y de como esta se integra con la vida real.

Una de las cosas que más llama la atención es que durante los primeros años de enseñanza la mayoría de horas se dedica a actividades lúdicas y la otra es que el curriculo va totalmente encaminado a encontrar la vocación de cada alumno... en conclusión una educación que les brinda herramientas para estimular la creatividad y también para enfrentarse con la realidad.

A mi personalmente me parece una gran idea, aunque claro, la cualificación de los profesores debe ser excelente para lograr los objetivos que se buscan con esta metodología. Creo que los sistemas tradicionales de educación se han quedado desfasados y que realmente se trabaja poco en hacer una propuesta realmente efectiva para los tiempos que corren.

¿Qué opináis vosotros?. ¿Matricularíais a vuestros hijos en un colegio que siguiera esta metodología?

Vía | eldiario.es

En Bebés y Más | Aprendiendo felices, "Erradicaría las aulas". Entrevista a Patricia Vidal Calduch, maestra, Propuestas para cambiar la Educación: ideas para fomentar el pensamiento crítico,

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir