Cuándo y cómo ayudar a tu bebé a dejar el chupete

Cuándo y cómo ayudar a tu bebé a dejar el chupete
Sin comentarios

El chupete se convierte en un objeto indispensable para muchos bebés que se acostumbran a su uso. Lo cierto es que utilizado correctamente, el chupete tiene muchos beneficios para los bebés, ya que reduce la incidencia de muerte súbita del lactante, les aporta seguridad y confianza y les sirve de consuelo.

Aunque también está relacionado con mayor riesgo de otitis media a partir de los seis meses y malformaciones bucodentales si se utiliza más allá de los 24 meses, y con interferir con el establecimiento de la lactancia materna si se ofrece antes del mes de vida.

¿Cuándo retirar el chupete?

Hay disparidad de criterios en cuanto al mejor momento para retirar el chupete. Según la Asociación Española de Pediatría es recomendable retirar el chupete al llegar el año de edad, puesto que "el síndrome de muerte súbita del lactante es excepcional por encima de esta edad, así que a partir de ese momento no tiene ningún beneficio evidente, además, puede aumentar el riesgo de padecer otitis media".

Por su parte, la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) recomienda retirarlo antes de que el niño cumpla los dos años (24 meses), porque un uso prolongado más allá de esta edad puede causar malformaciones en la boca y los dientes.

A algunos niños les cuesta más que a otros dejarlo. Por eso, deberemos dejar de recurrir a él con tanta frecuencia para que el niño no dependa tanto, y así cuando llega el momento no lo echa tanto en falta.

En cualquier caso, el niño debería haberlo dejado de manera definitiva antes de cumplir los tres años (36 meses).

Cómo ayudar a tu bebé a dejar el chupete

chupete

En definitiva, hemos sido nosotros los que les hemos ofrecido el chupete al niño y ahora no podemos dejar que pasen los años sin quitárselo. Tampoco podemos hacer que este desaparezca de manera radical. Estos son algunos consejos para ayudar a nuestro hijo a dejar el chupete cuando llegue el momento.

1) Háblalo con él

Tu hijo te entenderá si se lo explicas con cariño y paciencia. Hazle saber que ya es mayor y no es bueno que siga utilizando el chupete demasiado tiempo. Podéis hablar de "misión" o incluso firmar un "acuerdo" a modo simbólico.

2) Deja de ofrecérselo

Empieza quitando el chupete durante el día, poco a poco, en determinadas situaciones, no ofreciéndoselo al niño, tal vez nos sorprenda al no echarlo mucho de menos... Si te pregunta, explícale por qué no es bueno que use tanto el chupete ahora que ya no es un bebé.

3) Ofrécele una alternativa

Si identificamos las situaciones en las que nuestro hijo necesita el chupete, podremos ofrecerle una alternativa, como algún muñeco, un peluche o su objeto de apego... y anticiparnos a esas situaciones para que esté más tranquilo.

Por supuesto, la alternativa que le ofrecemos al chupete no puede ser una chuchería o una bebida azucarada... ya que sería peor el remedio que la enfermedad.

4) Que no sea la primera opción

En las situaciones en las que podamos distraer al niño antes de darle el chupete, es recomendable hacerlo y no acudir a él como primer recurso (nervios, llanto...).

Resulta mucho más trabajoso para nosotros, pero recordemos que lleva chupete porque nosotros se lo dimos.

5) Acompáñalo a la hora de dormir

Tal vez el momento más duro para dejar el chupete sea el de dormir. Si el niño no se tranquiliza por la noche, acompáñalo explicándole que lo haces para que se calme y para ver lo mayor que es durmiendo sin chupete, acariciarlo, cuéntale un cuento para que se duerma sin "tete"...

6) Trucos para dejar el chupete

Podéis preparar un "ritual" o fiesta para despedir al chupete. Es un truco sencillo que suele funcionar con muchos niños: un árbol de los chupetes, ponerlo como adorno en algún sitio (no al alcance del niño), dentro de una cajita...

Si os van las historias de hadas, podéis recurrir al hada de los chupetes, que se lleva estos pequeños artilugios para los bebés más pequeños que sí lo necesitan.

Otro truco, cuando el chupete se desgaste y empiece a deteriorarse, explícale que es peligroso y que hay que cambiarlo... por otra cosa. ¿Qué tal un juguete "de mayores"?

7) Elegir el mejor momento

Si estáis atravesando por una situación de cambio importante (mudanza, entrada al colegio...), mejor posponer el abandono del chupete, ya que sería un cambio más que puede costarle asumir y cargarlo demasiado de estrés.

8) Y mucha, mucha paciencia

Si en este proceso durante el día sorprendes al niño con el chupete en la boca, no se lo quites de golpe, forzándolo, para evitar que se lastime y por supuesto no te enfades con él. Explícale que habíais hablado de que no iba a llevar el chupete durante el día.

Fotos | iStockphoto y Karolina Grabowska en Pexels

En Bebés y más |Esterilizar biberones y chupetes: ¿de verdad es necesario?

Temas
Inicio