Publicidad

Un árbol de los chupetes para un adiós difícil

Un árbol de los chupetes para un adiós difícil
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Leo una noticia referida a una iniciativa popular que ha llevado al Ayuntamiento de Ávila a crear el "Árbol de los Chupetes", un lugar donde los niños puedan decir adiós a sus chupetes de una manera simbólica e intentando que este hecho no sea traumático.

Siempre he pensado que somos nosotros los que les ponemos el chupete a los peques (un accesorio innecesario), de modo que tenemos que ser muy cuidadosos a la hora de quitárselo, ya que les provoca dependencia y muchos niños lo pasan realmente mal cuando hay que decir adiós al chupete.

Puede que a tu hijo deje de interesarle el chupete en un momento dado (así le sucedió a mi hija menor) y lo abandone espontáneamente, pero lo habitual es que no quieran separarse de él tan fácilmente.

No hay que ser drásticos, pero claro, no podemos esperar a que tengan muchos años para llevar a cabo esa "separación". Porque si bien el chupete puede ser beneficioso durante el primer año de vida (excepto para los recién nacidos: recuerda, la lactancia ha de estar bien establecida antes de que usen el chupete), no conviene que lo utilicen más allá de los doce meses.

Usar el chupete demasiado tiempo puede afectar al desarrollo emocional de los niños, junto a otros riesgos como aumento de otitis media o problemas dentales, por todo lo cual la Asociación Española de Pediatría aconseja limitar el uso del chupete hasta el año de vida.

Entonces, si el peque ya ha llegado a esa edad, conviene plantearse que ha llegado la hora de dejar de lado ese gran tesoro. La manera en la que se haga ha de ser hablada con el niño, intentar hacerle entender que es por su bien y que es un paso para "hacerse mayor" (aunque para nosotros seguirán siendo bebés mucho tiempo más) y no de la noche a la mañana: puede ser un proceso gradual.

Realizar un acto simbólico como cambiar el chupete por un juguete, dejarlo en alguna excursión especial, cederlo a algún bebé más pequeño o colgarlo en un árbol, podría resultar de ayuda en este trance. De ahí que los árboles de los chupetes sean algo que se va extendiendo a lo largo del mundo (del mundo en el que se usan chupetes, claro está).

Parece ser que el primero de estos árboles de los chupetes (o al menos el que se hizo popular) fue el de Estocolmo (el "Tuttetreet"), se extendió por Europa a lugares como Stavanger, y llegó a España, donde existen estos árboles en Sevilla, Badajoz, Logroño, Torremolinos...

Si no tenéis un árbol de los chupetes cerca, podéis hacerlo en cualquier árbol en una excursión, como una pequeña fiesta (aunque después n nos olvidemos de recoger el chupete para reciclarlo en un lugar más adecuado).

La inauguración del nuevo árbol de los chupetes en Ávila tendrá lugar el próximo sábado 23 de noviembre, a las 12.00 horas en el Parque de Las Cuatro Estaciones, y allí habrá teatro, bailes y obsequios para los que dejen allí sus "pupos".

Esperemos que sea útil para que esos niños que ya deben abandonar el chupete lo hagan de una manera menos traumática. Ánimo a los peques, y también a esos papás que tendrán unos días y noches más moviditos de lo habitual sin el chupete...

Más información | Tribuna Ávila Foto | Retrofresh! en Flickr-CC En Bebés y más | ¿Chupete o dedo? Cuando no se puede elegir, El uso del chupete: ventajas e inconvenientes, Recomendaciones de la AEP sobre el uso del chupete

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios