Compartir
Publicidad

El uso del chupete: ventajas e inconvenientes

El uso del chupete: ventajas e inconvenientes
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

He estado leyendo un artículo excelente realizado por dos doctores brasileños, Silvia Diez Castilho y Marco Antonio Mendes Rocha, publicado recientemente. Es un trabajo sobre la historia del uso del chupete que tiene como objetivo, revisando libros de Historia y artículos médicos actualizados, ofrecer una visión completa del uso de los chupetes y de sus ventajas e inconvenientes, reforzando sus conclusiones con numerosos trabajos científicos.

Consideran que existen, como de hecho es cierto, evidencias de que los chupetes o sus precursores, fueron usados desde al menos el Neolítico para ayudar a calmar a los bebés. Se utilizaban telas que envolvían algún alimento y otros utensilios de materiales que si han podido resistir el paso de los milenios.

El chupete se usaba para estimular la succión, ayudar a coordinarla y para anticipar el uso de la alimentación complementaria en bebés que todavía no podían comer alimentos sólidos.

Hay trabajos que sugieren que puede reducir la incidencia de la muerte súbita, pero se trata de una cuestión muy controvertida y no demostrada hasta ahora. Lo que si parece cierto es que su uso puede interferir y dificultar la lactancia materna, reduciendo la succión del bebé en el pecho y haciendo, por tanto, que disminuya. También se relaciona con un destete precoz por este motivo.

El chupete, como substituto del pecho, puede ayudar a disminuir el dolor o la respuesta al malestar.

No se han demostrado efectos negativos a nivel psicológico, siempre que se use como complemento al contacto con los padres. Sin embargo, retirarlo a destiempo, si puede causar desórdenes de estrés y frustración por el conflicto entre el deseo de succionar, completamente natural y la prohibición de hacerlo.

El chupete, si llega a ser necesario para la estabilidad emocional del bebé, debe usarse con moderación, pues de otro modo puede dificultar el desarrollo normal del aparato fonador y de la musculatura de la masticación. Asimismo, puede favorecer las otitis de repetición e interferir en la correcta formación del arco dental a partir de los tres o cuatro años. En los prematuros puede, en cambio, ser un factor que ayude a mejorar el reflejo de succión si han sido alimentados con sonda.

Hay que extremar el cuidado con los peligros de asfixia y estrangulamiento por los cordones de los que penda el chupete, además de ser posible que se produzcan laceraciones en la mucosa bucal.

Por todos estos motivos y especialmente por estar relacionado con una menor incidencia y duración de la lactancia materna, a pesar de estar muy extendido su uso, el estudio recomienda tener en cuenta que los efector perjudiciales pesan más que los posibles beneficios.

La historia del uso del chupete lo ha convertido en un elemento habitual entre los objetos que se consideran necesarios para un bebé, pero, sin embargo, la experiencia y los datos científicos analizados señalan que es mejor no usarlo de manera extendida, priorizando la lactancia natural.

Via | Aleitamento.com
En Bebés y más | Guía del buen uso del chupete, ¿Hace falta el chupete?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos