Lee con tus hijos antes de dormir: siete grandes beneficios de la lectura compartida antes de irse a la cama

Lee con tus hijos antes de dormir: siete grandes beneficios de la lectura compartida antes de irse a la cama
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Es importante fomentar el hábito lector de nuestros hijos desde que son pequeños, a través del ejemplo, la lectura compartida y títulos que capten su atención. Porque leer tiene incalculables beneficios para los niños, y una infancia sin libros no es una infancia.

Aunque a la hora de sumergirse en las páginas de un libro cualquier momento y lugar es perfecto, creemos que el momento previo de irse a la cama lo es mucho más. ¿Quieres saber por qué?

Fomenta el hábito lector en los niños

fomenta el hábito lector

Si acostumbramos a nuestros hijos desde que son pequeños a leer cada noche, acabarán generando un hábito que ya no querrán abandonar nunca. Lógicamente, al principio les leeremos nosotros, pero, sin darnos cuenta, les iremos inculcando poco a poco el amor por los libros.

Este hábito maravilloso trae consigo un sinfín de beneficios para su desarrollo cognitivo y socio-emocional, tales como la mejora del lenguaje y el habla, el aprendizaje de nuevo vocabulario, la adquisición de nuevos conocimientos, el fomento de la imaginación y la creatividad o la expresión de las emociones, ¡entre otros muchos!

Fortalece vínculos y crea recuerdos

Las múltiples obligaciones, las prisas, el trabajo y la vorágine del día a día acaba engullendo a los padres de una forma apabullante. Tanto, que cuando nos queremos dar cuenta ya se ha hecho de noche, y apenas hemos sacado tiempo de calidad para dedicárselo a nuestros hijos.

¡Pero no está todo perdido! De hecho, queda el mejor momento del día para disfrutarlo juntos: la hora de irse a dormir. Ese preciso momento, en en el que ya estamos todos relajados, es perfecto para dejarnos llevar por la magia y la fantasía de una buena lectura compartida.

Si nuestros hijos aún son pequeños, podemos leerles un cuento en voz alta escenificando sus pasajes favoritos, y si ya leen ellos solos, nos tumbaremos a su lado en la cama y leeremos junto a ellos, o les pediremos que nos lean, como hacíamos nosotros cuando eran bebés.

Después del ratito de lectura podemos crear una rutina divertida como hablar sobre lo que hemos leído, aclarar alguna duda que haya surgido con la lectura, o simplemente acabar la jornada con un masaje, unas cosquillas y un beso de buenas noches. Este momento tan especial y enriquecedor no solo nos permitirá compartir tiempo juntos y fortalecer nuestros vínculos, sino crear preciosos y maravillosos recuerdos que acompañarán a nuestros hijos durante toda su vida.

Ayuda a liberar estrés y relajarnos

beneficios de la lectura

Pero el momento de conexión padres-hijos que proporciona la lectura, implica a su vez una desconexión de nuestro día, porque al concentrarnos en el libro que tenemos entre manos, "apagamos nuestra mente" de los problemas que hayan podido surgir durante la jornada.

De este modo, las preocupaciones, el estrés, los enfados, los conflictos... quedan por un momento relegados a un segundo plano, para dar paso a la imaginación y la calma.

No en vano, son varios los estudios que se han realizado hasta la fecha y que relacionan la lectura antes de dormir con menores niveles de estrés. Por ejemplo, según expertos de la Universidad de Sussex (Reino Unido), el estrés llega a reducirse hasta un 68% cuando leemos antes de irnos a la cama. Por su parte, la organización “The Sleep Council” destaca el poder relajante que la lectura tiene sobre los músculos, el cerebro y la respiración, convirtiéndose en el mejor remedio para ayudarnos a conciliar el sueño.

Favorece que los niños tengan dulces sueños

En el momento en que abrimos un libro, nos sumergimos de lleno en una historia desconocida. Una historia que hará volar nuestra imaginación, que nos trasportará a un mundo nuevo cargado de misterio, fantasía, suspense, acción... Una historia que nos atrapará y llevará a nuestra mente a recrear los escenarios más variopintos y emocionantes.

Gracias a la lectura, los niños podrán ser lo que deseen sin trabas ni condiciones. Serán piratas, magos, príncipes y princesas, animales de fábulas, brujas, gnomos...Y cuando toque apagar la luz y dejarse caer en brazos de Morfeo, lo harán seducidos por ese viaje maravilloso que acaban de hacer a través de las páginas de un libro.

Ayuda al correcto descanso

lectura

Según los expertos, uno de cada cuatro niños padece trastornos del sueño con importantes repercusiones en su calidad de vida y su desarrollo físico y cognitivo. En muchos casos, el estrés, los nervios o la excitación antes de irse a la cama son los responsables de algunos de estos trastornos, como el bruxismo, las pesadillas, los terrores nocturnos o el síndrome de piernas inquietas.

Poner en práctica hábitos relajados antes de dormir favorece el descanso, muy especialmente en el caso de los niños que parecen alterarse justo antes de irse a la cama. Entre las prácticas más recomendadas para inducir la calma y favorecer el correcto descanso estaría la respiración profunda, la meditación, la música relajante, los masajes suaves y, por supuesto, la lectura.

El tiempo de lectura sustituye al tiempo de pantallas

leer antes de dormir

El tiempo que los niños invierten en leer antes de acostarse, es tiempo que no dedican a las pantallas.

Y es que por desgracia, demasiados niños y adolescentes tienen el mal hábito de ver la televisión o recurrir al móvil o la tablet antes de ir a la cama, y esto es algo de lo que alertan continuamente los expertos. El uso de pantallas antes de dormir afecta negativamente a la calidad del sueño y, por tanto, interfiere en su correcto descanso, su estado de ánimo, su comportamiento y su rendimiento escolar.

¡Cambiemos pantallas por libros: son todo ventajas!

Mejora nuestro estado anímico

beneficios de la lectura
Todos los beneficios mencionados se resumirían en uno solo: la lectura es fuente de placer, y como tal, nos hace sentir bien y contribuye a nuestro bienestar y felicidad.

Y es que cuando hacemos algo que nos agrada y que disfrutamos, nuestro cuerpo comienza a segregar hormonas responsables de la felicidad (endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina). Pero además, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Buffalo (Estados Unidos) y publicado en la revista Psychological Science, descubrió que cuando leemos nos sentimos parte de la comunidad que protagoniza la historia, y ese sentimiento de pertenencia a un grupo también contribuye a nuestro bienestar.

¡Ya no hay excusa para no sacar un ratito al final del día y leer junto a nuestros hijos! Los beneficios son incalculables, pero los más importante es que los niños los niños lo disfrutan enormemente, ¡y los padres también!

Fotos | iStock, Pexels (Artem Podrez)

En Bebés y Más | ¿Tus hijos te piden el mismo cuento una y otra vez? Házlo, la repetición es beneficiosa para su aprendizaje, Cuento, relajación, conexión y amor: las claves de una experta para facilitar a los padres el momento de acostar a sus hijos

Temas
Inicio