Compartir
Publicidad

Uno de cada cuatro niños sufre trastornos del sueño: cómo ayudar a que nuestros hijos tengan un correcto descanso

Uno de cada cuatro niños sufre trastornos del sueño: cómo ayudar a que nuestros hijos tengan un correcto descanso
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), un 25 por ciento de la población infantil sufre algún tipo de trastorno del sueño, y con la vuelta al cole este tipo de situaciones suelen hacerse más evidentes, pues toca ajustar horarios y acomodar rutinas tras un largo periodo vacacional.

Los expertos recuerdan la importancia que tiene que los niños duerman el número de horas adecuadas a su edad, y recomiendan a los padres adoptar las medidas oportunas para favorecer este descanso. ¡Te contamos cómo podemos ayudarles!

Los trastornos del sueño en la infancia

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP) son muchos los niños que padecen trastornos del sueño de manera transitoria, y hasta un 30 por ciento de ellos tienen problemas crónicos.

Las alteraciones del sueño en la infancia son muy diferentes a las de los adultos, tanto en frecuencia como en causas y consecuencias. Además, los patrones de sueño en los niños van cambiando conforme crecen, adaptándose a nuevas necesidades individuales y culturales.

Los efectos de la falta de sueño en la infancia o la mala calidad del mismo tienen repercusiones sobre el desarrollo cognitivo y físico, de ahí la importancia de detectarlos a tiempo y poner una solución inmediata:

"Un buen sueño es importante para un mejor rendimiento físico e intelectual, por lo que el descanso debe ser de calidad y con una duración adecuada" - explica el doctor Carles Gaig, neurólogo del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la SEN.

En este sentido, que los niños duerman mal puede acarrearles complicaciones y alteraciones en su desarrollo cognitivo y emocional, afectando al rendimiento académico y a su comportamiento (irritabilidad, nerviosismo, hiperactividad, cansancio, cambios bruscos de comportamiento...).

Además, como fruto de un sueño de mala calidad se pueden producir también dolores de cabeza y desajustes en el apetito que deriven en obesidad u otros problemas de salud como la diabetes tipo 2.

Principales trastornos del sueño

La AEP califica los siguientes trastornos del sueño en la etapa infantil:

  • Narcolepsia, es un trastorno del sueño que causa somnolencia excesiva y ataques de sueño frecuentes durante el día

  • Síndrome de apneas obstructivas del sueño

  • Síndrome de movimientos periódicos de las piernas

  • Despertares confusionales

  • Sonambulismo

  • Terrores nocturnos y pesadillas

  • Movimientos rítmicos del sueño, caracterizado por conductas estereotipadas con movimientos repetitivos de tronco, cuello y cabeza que ocurren inmediatamente antes de iniciar el sueño y se mantienen durante el sueño ligero. Es frecuente en lactantes y niños hasta el segundo o tercer año de vida, pero puede persistir hasta la edad adulta en algunos casos.

  • Somniloquia, o lo que comunmente llamamos "hablar en sueños"

  • Mioclonías del sueño, que son contracciones sincrónicas de las extremidades o del tronco que ocurren durante el sueño tranquilo en neonatos

  • Enuresis

Además, habría que añadir los trastornos ambientales que impiden o dificultan el sueño (ruido, luz, temperatura...), así como la presencia de malos hábitos a la hora de irse a la cama que hace que el niño no duerma las horas recomendadas.

Medidas para fomentar el correcto descanso en niños

Cuento

Para evitar este problema y la frecuencia de los trastornos, neurólogos de la SEN y pediatras de la AEP recomiendan una buena higiene del sueño adoptando las siguientes medidas:

  • Hábitos familiares adecuados y relajados para iniciar el sueño (por ejemplo, los cuentos o ejercicios de respiración), prestando también atención a los horarios y rutinas.

  • Espacio confortable, cama cómoda, temperatura adecuada y ambiente de baja intensidad lumínica.

  • No demorar el momento de irse a la cama si los niños están cansados, y por el contrario, evitar llevarles a dormir si están demasiado activos.

  • Evitar el uso de pantallas, tablets o dispositivos móviles antes de irse a la cama.

Además, un reciente estudio llevado a cabo por la universidad suiza de Basiela y publicado en la revista científica Sleep Medicine Reviews, asegura que el deporte aumenta significativamente la cantidad y la calidad del sueño. Por ello, desde desde la Sociedad Española de Neurología recomiendan la práctica de ejercicio físico por la mañana o por la tarde para mejorar el descanso de los niños.

Fotos | iStock

Vía | Copa-COVAP

Más información | Asociación Española de Pediatría

En Bebés y Más | Desórdenes del sueño en los niños, ¿cuándo hay que preocuparse?, ¿Qué tiene mi hijo, un problema de sueño o un trastorno?, Niños que duermen alterados, ¿cómo ayudarles?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio