Publicidad

Decálogo de la alimentación infantil de la AEPap: ¿cuántos puntos cumplimos?

Decálogo de la alimentación infantil de la AEPap: ¿cuántos puntos cumplimos?
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

En Bebés y más os ofrecemos información rigurosa sobre los temas de salud durante el embarazo y la infancia, y por supuesto la nutrición infantil es una cuestión que preocupa a muchos padres y que a menudo se asoma a nuestras páginas. Por eso queremos compartir este decálogo de alimentación infantil elaborado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

Cómo evitar el sobrepeso y la obesidad en los niños, con los problemas para su salud presente y futura, depende en buena medida de una alimentación adecuada, por lo que se trata de un documento divulgativo a tener muy en cuenta en nuestro día a día.

El Decálogo de la alimentación infantil se ha presentado en el marco del 62 Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP) con el objetivo de promover una alimentación saludable entre la población infantil. Está dirigido a padres, tutores y centros escolares con varias pautas de cara a enseñar a los niños a comer desde pequeños.

En la web Familia y Salud de la AEPap podemos ver este decálogo a tener en cuenta para nuestro menú familiar, que os reproducimos a continuación con todos los enlaces necesarios para que podáis completar la información que deseéis, pues son puntos de los que hemos hablado a menudo en el blog.

Probablemente cumpláis la mayoría de estas premisas, otras familias tendrán más puntos pendientes... La cuestión es intentar acercarnos al máximo al decálogo.

Decálogo alimentación AEP

Decálogo de la alimentación infantil sana

  • Una alimentación completa y equilibrada mantiene la salud y previene enfermedades. Se consigue con una dieta variada que incluya todos los grupos de alimentos. Si los niños empiezan desde el principio a comer de todo, se acostumbran para siempre.
  • La dieta mediterránea es muy sana. Consiste en comer muchos vegetales (frutas, verduras, hortalizas, legumbres), cereales (pan, pasta, arroz) y más aves y pescado que carne roja. Cocinar con aceite de oliva y poca sal, mejor yodada.
  • Es bueno repartir lo que se come en cinco comidas. Desayuno, comida y una cena ligera. Además, a media mañana y merienda, es mejor una fruta fresca o un bocadillo que un zumo envasado o bollería industrial. No hace falta “picar” nada más.
  • Los niños aprenden a comer imitando a los mayores. Mejor comer despacio, masticando bien, sentados en la mesa, disfrutando en familia. Sin tele, porque el niño mal comedor se distrae y no come; y el que come mucho, lo hace sin darse cuenta de la cantidad que toma.
  • Siempre un buen desayuno antes de ir a clase: lácteo, cereales (pan) y fruta (una pieza entera o zumo natural o ¡tomate!). Mejora el rendimiento físico e intelectual y evita la obesidad.
  • Todos los días frutas, verduras y hortalizas. Se recomiendan cinco raciones al día. Dos o tres deben ser frutas enteras y a mordiscos. Es mejor postre que un lácteo. No más de un vaso de zumo natural, recién hecho, al día.
  • El agua es la única bebida necesaria y más sana que cualquier refresco, zumo o batido.
  • Evite la comida precocinada (con más grasas y sal) y los alimentos con grasas saturadas, trans o hidrogenadas y aceites de coco y palma (lea las etiquetas). Si toma dulces y aperitivos salados que sea con moderación. Cocine más veces a la plancha, en el horno, por cocción o al vapor y menos fritos, empanados y rebozados.
  • Deje que su hijo decida cuánto quiere comer. Tenga confianza: mejor ofrecer, no obligar. Los niños comen la cantidad que necesita su cuerpo, no la que nosotros queremos. La comida no es un castigo; ni tampoco debería ser un premio.
  • Conseguir una hora de ejercicio todos los días: correr en el patio, pasear, subir las escaleras, sacar al perro o ir andando o en bici al colegio. Además, cinco veces a la semana al menos, un poco más de deporte; más divertido en compañía.

El decálogo se refuerza con el siguiente mensaje para los niños:

Antes de empezar, las manos te has de lavar y al acabar, también los dientes limpiar.

Como vemos, la alimentación se complementa con la actividad física, y es que ambos son indispensables para la buena salud del niño (y de todas las personas). Nosotros tenemos que ser el mejor ejemplo para nuestros hijos, de hecho muchas veces (por suerte) el menú familiar mejora con la llegada de los hijos, y lo mismo sucede con la práctica de ejercicio.

Y como queremos seguir mejorando, aquí os dejamos este decálogo de la alimentación infantil de la AEPap que nos recuerda diez puntos importantes para que los niños crezcan sanos y felices. Cuantos más de estos puntos cumplamos, más cerca estaremos de la alimentación correcta.

Sitio Oficial | Familia y Salud Foto | foilman en Flickr-CC En Bebés y más | Decálogo para una alimentación infantil sana, Decálogo de las frutas y verduras, Obesidad infantil: claves para prevenirla

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir