Compartir
Publicidad
Publicidad

La importancia del agua en la dieta infantil

La importancia del agua en la dieta infantil
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El agua es el elemento más destacado del cuerpo humano, ya que representa alrededor del 60% del peso corporal, dependiendo de las distintas edades o el sexo de la persona. Este volumen de agua corporal es mayor en los bebés y niños y va declinando con la edad.

Dentro de una alimentación saludable para los niños, tanta importancia tiene los alimentos que la conforman como las bebidas que se incluyen en la dieta. En este sentido, se puede decir que el agua constituye una de las bebidas más adecuadas en la infancia.

Los bebés amamantados reciben la cantidad de agua necesaria a través de la leche materna, y los alimentados con leche de fórmula también. Después, cuando inician la alimentación complementaria a partir de los seis meses, es conveniente empezar a ofrecerles agua.

El agua, junto a la leche (materna, recomendada hasta los dos años o más y compuesta principalmente por agua), es la bebida que deben consumir los niños tanto en las comidas como fuera de ellas como una estrategia de hábito de vida saludable, que ayudará, entre otras cosas, a prevenir el sobrepeso.

Las funciones del agua en nuestros cuerpos son numerosas. Éstas son algunas de las más importantes que ayudan a mantener el organismo sano, ya desde la infancia:

  • El agua es el disolvente básico universal. En su seno se producen todas las reacciones químicas y, por ese motivo, sin agua no puede darse la vida. Tampoco cuando el agua no está disponible, como ocurre por ejemplo cuando se congela.
  • Asimismo, tiene una función de transporte de nutrientes, haciendo posible su disolución, digestión y absorción. Por eso mismo, el agua es la sustancia responsable del metabolismo de todas las células.
  • El agua es el medio en el que se disuelven las sustancias corporales: sangre, linfa, secreciones, orina, heces...
  • También necesitamos el agua para la eliminación correcta de los productos de desecho de las células y su metabolismo.
  • El agua es imprescindible para la termorregulación. Gracias a ella se mantiene la temperatura corporal adecuada a través de complejos mecanismos como la evaporación y la sudoración. Por eso es fundamental estar bien hidratados en verano cuando el calor aprieta.
  • Las estructuras de los seres vivos contienen agua, siendo ésta, por tanto, un elemento básico de las mismas. Es lo que ocurre en los músculos o en las vísceras.
  • El agua es necesaria para la lubricación adecuada de las articulaciones y de otros tejidos.

Conviene que tengamos claras las características de calidad del agua corriente que nos proporciona la red, u optar por un agua mineral natural, pero no renunciar a incluirla como parte indispensable de la alimentación infantil.

Y es que, como vemos, el agua es fundamental para una dieta sana y equilibrada, especialmente para los niños, aunque también durante el embarazo y lactancia y en general para pequeños y mayores.

Vía | Nutricion.org Foto | Flickr (Pink Sherbet Photography) En Bebés y más | Qué agua es mejor para los bebés y los niños (I), (II), (III) y (IV)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos