Publicidad

Alimentos infantiles: analizamos 17 marcas de galletas que más consumen los niños

Alimentos infantiles: analizamos 17 marcas de galletas que más consumen los niños
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya sea para el desayuno, para la merienda o como snack para trasladar fácilmente, los niños suelen consumir en gran medida galletas comerciales que encontramos en variedad de formatos. Para que sepamos realmente ante qué producto estamos situados, analizamos 17 marcas de galletas que más consumen los niños.

Los nutrientes de las galletas

Galletasinfantiles

Hemos analizado 17 marcas de galletas diferentes y en la siguiente tabla mostramos sus nutrientes principales y la proporción de cada uno por cada 100 gramos:

GalletasKcalHidratosde los cuales azúcaresProteínasGrasasSalFibra
Tosta Rica46072246160.72
Oreo clásicas48069384.92022.5
Dinosaurus original47468216.5191-
Príncipe original49076.532.56.1210.53.4
Chips Ahoy original49764335.5240.743.3
Chiquilín de Artiach48375217170.28-
Relieve Hacendado47671.4215.717.90.74-
Galletas María Fontaneda44077247.610.50.832.1
Bañados Hacendado50064356.6240.41.7
Galletas sándwich choco ARLUY Megachok47270286.8180.652.4
Marbú Dorada de Artiach46467196.5180.95-
Oceanix Tosta Rica46667277180.61.8
Galletas Safari Carrefour45974246.7150.732.4
Galletas rellenas Eroski48270336190.53.5
Tuestis Gullón45974245.7150.72.4
Chiquilín ositos44471256151.1-
Festival Fresa46073384170,48-

Debemos considerar que la ración es de entre 30 y 50 gramos para la mayor parte de las galletas.

Viendo los datos recabados, podemos concluir que las galletas como cualquier otro producto de bollería industrial son alimentos concentrados en calorías, altamente procesados y que por ello, llevan todas azúcares añadidos, harinas refinadas y sal en apreciables cantidades que muchas veces no consideramos debido a que se tratan de productos dulces.

Es decir, son alimentos que no calman el hambre con facilidad y que aportan nutrientes que la OMS recomienda reducir tales como los hidratos que el cuerpo digiere y asimila rápidamente o la sal que contiene sobre todo, sodio.

El azúcar de las galletas

Azucar-galletas

El azúcar de las galletas es puramente azúcar libre o añadido, es decir, es un azúcar que no aporta más que calorías a la dieta y que se absorbe muy fácilmente, provocando en el cuerpo picos de glucosa que de forma crónica pueden perjudicar la salud.

La OMS recomienda limitar su consumo a un 10% de las calorías diarias o, idealmente a 5% de la energía total del día. En los niños esto es equivalente a no superar los 38 gramos de azúcar cada día y de forma aconsejable, ingerir menos de 20 gramos.

Las galletas son todas opciones con elevadas proporciones de azúcares añadidos, siendo los ejemplares más concentrados en este nutriente las galletas Oreo clásicas, las Festival fresa, y en segundo lugar, las Chips Ahoy original, los Bañados Hacendado y las galletas rellenas Eroski.

Así, por ejemplo, consumiendo 6 galletas Oreo (las contenidas en un pequeño paquete -11 gr cada galleta-) o 6 Bañados hacendado (12,5 gr cada galleta) alcanzamos la cuota de 25 gramos de azúcar al día, sin considerar que en la dieta infantil hay muchos otros alimentos fuente de azúcar.

La opción que menor proporción de azúcares posee son las Marbú Doradas de Artiach, pero igualmente, aporta un 19% de este nutriente que deberíamos reducir en la dieta habitual no sólo de niños sino también, de adultos.

El azúcar de las galletas eleva el umbral de dulzor o la apetencia por las cosas dulces, estimulando así el deseo por su ingesta e incluso, teniendo un efecto adictivo en el organismo humano.

Por eso, lo recomendable es limitar siempre que sea posible su ingesta mediante alimentos ultraprocesados entre los cuales se encuentran las galletas.

La sal que ofrecen las galletas

Sal-galletas

Muchas veces pensamos que la sal está sólo en productos salados, pero este análisis demuestra que no es así. Incluso, podemos encontrar altas cantidades de sodio en alimentos dulces como las galletas.

El sodio contenido en la sal, en grandes proporciones puede ocasionar diversas enfermedades, favoreciendo entre otras cosas un consumo mayor de calorías y así, siendo un factor que contribuye al desarrollo de sobrepeso y obesidad en los más pequeños.

Es junto al azúcar, uno de los nutrientes que la OMS recomienda moderar en la dieta habitual y que habitualmente consumimos en muy altas proporciones.

En los niños se aconseja no superar jamás los 4 gramos de sal al día, cantidad que podemos alcanzar con facilidad si consumimos por ejemplo, unas 9 galletas Oreo al día que cubrirán la mitad de la cuota máxima aconsejada.

Las galletas aportan en promedio unos 0,9 gramos de sal por cada 100 gramos, cantidad no menor si consideramos que a diario se aconsejan en adultos un máximo de 5 gramos.

Las opciones con más sal son las Oreo clásicas, seguidas de las Chiquilín ositos y las Dinosaurios original.

Las grasas que poseen las galletas

Grasas-galletas

Las galletas pueden tener proporciones variables de grasas: desde 10% en las galletas María hasta 24% en las Chips Ahoy o Bañados Hacendado.

Estas grasas son sobre todo grasas saturadas, pudiendo incluso llevar mínimas cantidades de grasas trans o aceites vegetales hidrogenados que se recomiendan reducir en la dieta habitual debido a que son las más perjudiciales para el metabolismo y la salud cardiovascular.

Asimismo, pueden tener aceite de palma o palmiste, un tipo de grasa vegetal pero en la que predomina los ácidos grasos saturados, como por ejemplo, en las galletas Oreo:

Harina de trigo, azúcar, grasas vegetales (palma, palmiste), cacao desgrasado en polvo 4,6%, almidón de trigo, jarabe de glucosa-fructosa, gasificantes (carbonato ácido de potasio, carbonato ácido de amonio, carbonato ácido de sodio), sal, emulgentes (lecitina de soja, lecitina de girasol), aromas (vainillina). CONTIENE TRIGO, GLUTEN, SOJA. PUEDE CONTENER TRAZAS DE LECHE.

Por supuesto, también tenemos opciones cuyas grasas son más sanas para el organismo como en las galletas Chiquilín de Artiach en que se incluye aceite de girasol alto oleico como revelan sus ingredientes:

Harina de trigo 68%, azúcar, aceite de girasol alto oleico 13%, coco rallado, suero lácteo en polvo, almidón de trigo, miel 0,7%, jarabe de glucosa y fructosa, huevos en polvo (equivalente a 2,3% de huevos), huevos en polvo (equivalente a 2,4% de huevos), gasificantes (bicarbonatos amónico y sódico), sal, aromas, antioxidantes (E 304, E 306), extracto de malta de cebada, vitamina y sales minerales: vitamina D, carbonato de calcio y hierro. Puede contener soja.

En todos los casos, para saber el tipo concreto de grasas que poseen las galletas, recomendamos acudir al listado de ingredientes. Allí podremos ver qué aceite, grasa, manteca o similar se ha utilizado y por lo tanto, el origen o la calidad de las grasas que ofrecen.

Conclusión: las galletas son un alimento a evitar

Como hemos visto, no hay galletas comerciales que posean una calidad nutricional destacable. Por el contrario, encontramos en ellas mucho azúcar, grasas y calorías con pocos nutrientes de calidad para la dieta infantil.

Son alimentos que no sacian y que nos predisponen a un consumo excesivo, por lo tanto, como otros productos de origen industrial, las galletas infantiles son un alimento a evitar o reducir al máximo en el día a día si queremos proteger la salud de nuestros hijos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir