El 70% de los progenitores afirma sentirse agotados por el esfuerzo diario que les supone intentar ser 'padres perfectos' para sus hijos

El 70% de los progenitores afirma sentirse agotados por el esfuerzo diario que les supone intentar ser 'padres perfectos' para sus hijos
Sin comentarios

Criar y educar a los hijos requiere un esfuerzo diario importante que, combinado con el estrés laboral y el elevado nivel de exigencia que a veces nos imponemos los padres, acaba derivando en lo que se denomina burnout parental.

Inicialmente, este término hacía referencia a una forma de estrés laboral en profesionales sometidos a situaciones de gran tensión, pero con el tiempo se ha comenzado a aplicar también a la crianza.

No en vano, según datos de una encuesta realizada por la plataforma educativa Lingokids, el 67% de los progenitores españoles afirma sentirse agotados en su esfuerzo por intentar ser un buen padre o madre para sus hijos.

El estudio - que se ha realizado entre 600 familias con niños con edades comprendidas entre los dos y los ocho años -  vuelve a poner de manifiesto la presión que a menudo genera en los padres las imágenes idílicas de crianza que con frecuencia observamos en la televisión y redes sociales.

La presión de las redes sociales y la conciliación, los aspectos que más estresan a los padres españoles

padres

Son varios los estudios que se han publicado acerca de cómo las redes sociales pueden afectar a la confianza de las madres y los padres, así cómo mermar su autoestima, generar inseguridad y provocar culpabilidad al sentir que no estamos a la altura de las imágenes idílicas que observamos.

Sin duda, Estos aspectos pueden llegar a generar un gran estrés entre los progenitores, que no consiguen ser esos "padres perfectos" que cosen espectaculares disfraces, hacen repostería casera o viajan con sus hijos a sitios idílicos .

"La sociedad actual impone a los padres un grado de perfección, marcado por las imágenes idílicas que vemos en la televisión y en las redes sociales, que no es fácil de conseguir".
"Empeñarse en ser padres perfectos termina debilitando nuestra resistencia, provocando cuadros de estrés, cansancio físico y mental que, agravados por un exceso de intensidad laboral, pueden convertirse en un problema" - sostiene Rhona Anne Dick, educadora y directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids.
Esta presión autoimpuesta se mezcla con el estrés laboral y los problemas de conciliación, pudiendo llegar a afectar al clima familiar, y más concretamente a la relación con los hijos.

Así, según la encuesta mencionada, siete de cada diez progenitores consultados reconocen sufrir estrés en el desarrollo de su actividad profesional, y casi la mitad (46%) consideran que ese estrés laboral afecta a su vida familiar.

También provoca una gran presión entre los padres la conciliación laboral y familiar, no saber si estamos educando correctamente a nuestros hijos en valores como la igualdad, el respeto o el cuidado del medio ambiente, y el afán constante de mantener una alimentación equilibrada y hábitos de vida saludables

Ocho de cada diez padres afirma sentir culpa y frustración

culpa de los padres

La encuesta de Lingokids destaca también que ocho de cada diez padres y madres españoles se sienten culpables, en mayor o menor medida, por no dedicar a sus hijos el tiempo que creen que deberían.

Así, para el 18% de los progenitores esta sensación de culpa es constante, para el 27% es frecuente, y para un tercio de ellos es algo puntual.

Tan solo hay un 22% de padres y madres que afirma no haber experimentado nunca este sentimiento de culpabilidad, bien por entender que dedican a sus hijos el tiempo adecuado, o porque consideran que no pueden hacer más de lo que hacen.

Paralelamente, también ocho de cada diez padres consultados afirman sentirse frustrados por no tener apenas tiempo para sí mismos. Sin embargo, casi dos de cada diez cree que esa falta de tiempo va implícita en la tarea de ser padres, por lo que no es un tema que les preocupe o estrese.

Como consecuencia de todo lo mencionado, los padres afirman verse afectados en su día a día por sensaciones negativas que, según este estudio, son en primer lugar el agotamiento mental (43%), agotamiento físico (36%),  estrés (33%), dormir mal por las noches (20%), ansiedad (19%) y mal humor o irritabilidad (17%).

¿Qué soluciones buscan los padres para sentirse mejor?

bienestar

Cuando se les pregunta a los padres participantes del estudio qué les ayudaría a sentirse mejor, el 27% cree que les beneficiaría encontrar actividades familiares para realizar fuera de casa los fines de semana, mientras que para un 26%, un 22% y un 20% respectivamente, el estrés se reduciría considerablemente si contaran con ayuda externa para las tareas del hogar, el cuidado de los hijos y las tareas escolares.

Igualmente, tres de cada diez padres afirma que se sentirían mejor si sus hijos se entretuvieran solos con alternativas de ocio educativas y divertidas, pues así podrían tener más tiempo para trabajar, hacer las tareas de la casa o dedicarse a ellos mismos.

En este sentido, entre las actividades individuales que los padres elegimos  para mitigar la sensación de estrés y sentirse mejor destacaría salir a caminar o a correr (40%), seguida de leer o escuchar música (35%), ver una película o una serie de televisión (33%) o ir al gimnasio (24%).

Fotos | Istock

Vía | Lingokids

En Bebés y Más | Vivir con niños puede ser agotador para las mujeres, pero no para los hombres, Tiempo para los hijos, para la pareja y para uno mismo: por qué es importante conseguirlo y qué beneficios aporta

Temas
Inicio