Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué quieren las madres? (I)

¿Qué quieren las madres? (I)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras las polémicas declaraciones del Ministro de Trabajo que consideraba que escolarizar a los recién nacidos sería una medida a favor de la igualdad, la conciliación y el crecimiento económico se esconde otra realidad muy distinta: lo que las madres quieren de verdad y a esto, no a las fantasías de ningún político, quiero referirme ahora en el convencimiento de que una sociedad libre, justa y democrática debe estar al servicio de las personas y esforzarse para adecuarse a sus verdaderos objetivos vitales, y no al contrario.

Lo que las madres quieren es algo que, más allá de la ideología de cada uno, debería ser tenido muy en cuenta por los políticos que pretenden representarnos.

Si de verdad se quiere ayudar a las mujeres y a las que son madres, y también a sus hijos, sería adecuado escucharlas de verdad, atender a sus problemas reales y darles soluciones conformes a sus aspiraciones. No actuar de espaldas a ellas y sus deseos.

Tras la aparición del estudio europeo del que nos hablabamos recientemente, que revela que, según la OCDE España debe mejorar sus políticas de conciliación, la realidad demuestra que somos un desastre a este respecto de la conciliación.

En otros aspectos, como la mortalidad materno-infantil, nuestra posición es buena, la número 12 en el ranking publicado por Save the Children sobre los mejores países en los que ser madre. Respecto a las bajas maternales o la igualdad salarial, seguimos teniendo mucho que mejorar, si nos comparamos a Suecia, Italia o Reino Unido.

La encuesta del Movimiento Mundial de Madres

Además, de estos datos, me parece imprescindible analizar los datos que ha publicado el Movimiento Mundial de Madres, una Federación de Asociaciones que representa a las madres y sus familias desde 1947 y que tiene la consideración de Consultivo General de Naciones Unidas.

Este organismo acaba de hacer públicos los resultados de una encuesta realizada en el 2011 a mujeres europeas mayores de 18 años que revelan en él lo que de verdad les preocupa y cuales son sus aspiraciones reales. Algo muy a tener en cuenta y sobre lo que os invito a reflexionar conmigo.

El Movimiento Mundial de Madres tiene como objetivo expreso el lograr que la sociedad y los dirigentes políticos sean conscientes de la importancia de las madres para lograr un mundo más pacífico y llevar el progreso social y económico a todos por igual.

Así que vamos a preguntaros y a preguntar a nuestras lectoras qué es lo que quieren las madres, a la vez que los contrastamos con el resultado de la encuesta que el Movimiento Mundial de Madres acaba de publicar.

Las madres europeas

Las mujeres y madres europeas tienen una excelente formación. Hemos pasado años preparándonos, estudiando, esforzándonos. De hecho, las mujeres suelen tener mayor representación en la Universidad incluso.

Sin embargo, y es una realidad incuestionable, seguimos teniendo problemas para incorporarnos al mercado laboral, mantener el ascenso en nuestra carrera especialmente si somos madres y tampoco llegamos a puestos directivos con facilidad.

La maternidad como fuente de discriminación

La maternidad parece ser un problema para nuestro desarrollo laboral, no por culpa nuestra, sino por un sistema que no contempla la importancia real de la crianza en la riqueza de una sociedad ni ayuda a que las mujeres, y tampoco los hombres, compatibilicen las responsabilidades paternas y el tiempo que un hijo necesita, con el trabajo, que se diseña con horarios incompatibles con los niños y no ayuda a quien necesita o desea desconectarse durante unos años para criar a sus hijos.

Se pierden muchos recursos con este modelo, se pierden a las mujeres que podrían seguir aportando su valía a tiempo parcial o tras unos años de entrega a la maternidad, se pierde a los padres que deben conformarse con ver a sus hijos un par de horas al día.

¿Qué soluciones nos ofrece la sociedad? Parece que el modelo nos impulsa a renunciar a la aspiración de quedarnos con nuestros bebés más que unos pocos meses. Nos obliga a incorporarnos al mercado laboral con un modelo pensado para personas que no tienen hijos o que aceptan, conformes, lo que es respetable si no es obligatorio, a dejarlos desde bebés en instituciones que cuiden de ellos gran parte de las horas del día.

Pero ¿es eso lo que quieren las madres? Veremos en el siguiente tema algunas respuestas a esta pregunta clave.

En Bebés y más | "El trabajo es un obstáculo para la maternidad, no al contrario" según la socióloga Isabel Aler, Suspenso en conciliación familiar-laboral y sus consecuencias, Madres insumisas: ¿quiénes son? ¿qué reivindican?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos