Compartir
Publicidad
Publicidad

Suspenso en conciliación familiar-laboral y sus consecuencias

Suspenso en conciliación familiar-laboral y sus consecuencias
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque todas nos lo podemos imaginar y lo vivimos en carnes propias, es un alivio y el primer paso que los expertos lo reconozcan y denuncien.

En España no sólo suspende la educación, como ya demostró el informe Pisa, sino también la política de las empresas sobre conciliación familiar. Lo que actualmente tenemos es ausencia de política porque sólo el 7% de las empresas españolas son familiarmente responsables, es decir tienen una cultura empresarial que facilita compatibilizar la vida laboral con la personal.

Una de las eminencias en este tema, la profesora del IESE, Nuria Chinchilla, acaba de presentar un informe del Centro Internacional Trabajo y Familia en el que retrata la situación empresarial española y lo expresó claramente: "el coste de no conciliar es muy alto para las empresas". Y para la sociedad y nuestras familias, claro.

La buena noticia es que un 30% de las empresas tiene algún tipo de medida en marcha y que hemos mejorado un poco respecto a estudios anteriores.

Los 2 grandes problemas según los expertos son:

  • Horarios: El hecho de empezar a trabajar más tarde que el resto de Europa, parar dos horas para comer y alargar la jornada hasta casi la noche "no ayuda a compatibilizar el trabajo con la familia", por eso desde muchas instancias ya se exigen "medidas para ponernos en línea con los horarios europeos".
  • La cultura empresarial española es todavía muy presencial. "Muchos jefes consideran que el buen trabajador es el que está más horas en la oficina, y eso es un gran error", asegura la profesora del IESE. Ella propone que el Gobierno cree medidas, como incentivos fiscales y puntos para concursos públicos que premien a las empresas que faciliten la conciliación.

El estudio también destaca que los sectores con más presencia femenina, como la educación, la administración pública o la sanidad, son los que aplican más medidas, como la reducción de horarios o el teletrabajo, que facilitan la compatibilización.

Lo que no nos suelen explicar estos informes son las consecuencias de la falta de conciliación: o se abandona el trabajo o se vive en el trabajo y no se cría a los hijos. Y estas opciones no suelen ser ni satisfactorias ni voluntarias para la madre o padre.

La ausencia excesiva de los padres del hogar se ha asociado al fracaso escolar, el mayor sedentarismo y consumo de TV y videojuegos (con la obesidad infantil que eso conlleva), incomunicación con los hijos y por su puesto perdida de vínculo con ellos.

Muchos autores hablan de que la actual crianza DES-MADRADA (crecer con poca presencia de padre o madre) y desapegada es la semilla de una sociedad fría, agresiva, materialista y poco respetuosa con los demás.

Favorecer la conciliación es también trabajar por un mundo mejor. A ver si se enteran¡¡

Vía | adn En Bebés y más | Noticias sobre conciliación En el blog salmón | Artículo sobre Nuria Chinchilla En el blog salmón | El equilibrio alemán entre familia y trabajo En el blog salmón | Hay empresas que creen en la vida privada de sus trabajadores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos