Publicidad

Las 11 cosas sobre la crianza de los niños que asustarían a la Virgen María si levantara la cabeza
Ser Padres

Las 11 cosas sobre la crianza de los niños que asustarían a la Virgen María si levantara la cabeza

Publicidad

Publicidad

Han pasado 2015 años desde que el Niño Jesús naciera y desde que la Virgen María fuera madre y los tiempos han cambiado mucho desde entonces hasta el punto que uno no sabe decir si hemos evolucionado o si hemos involucionado. En muchas cosas hemos ido hacia adelante, sin duda, pero en otras, que queréis que os diga, me da la sensación de que vamos para atrás. Estas son las once cosas sobre la crianza de los niños que asustarían a la Virgen María si levantara la cabeza.

1. No en todas partes se puede amamantar libremente

Porque te dicen que eso no puedes hacerlo ahí y deberías irte o meterte en el lavabo o porque te dicen que si lo quieres hacer te tienes que tapar, que puedes incomodar al resto, alucinaría viendo que ha pasado el tiempo y los bebés no pueden ser alimentados ahí donde lo requieran.

2. Muchos padres siguen pegando a sus hijos para educarles

Que seguro que por entonces ya se hacía, y que algunos padres eran quizás mucho más agresivos, a tenor de lo que puede leerse en La Biblia, pero oye, que han pasado más de 2.000 años y sigue sucediendo. Seguro que dejaría caer los brazos y diría algo así como "Madre mía, ¿pero es que en tanto tiempo no han sido capaces de encontrar métodos más inteligentes de enseñar a los niños lo que está bien y lo que está mal?"

3. Que muchos padres apenas pasan tiempo con sus hijos

Porque tienen que trabajar más horas que un reloj para sacar su casa adelante, porque no tienen que trabajar tanto pero les dedican poco tiempo, porque alguien les ha dicho que están mejor en una escuela infantil, porque...

4. Que como no pasan tiempo, les llenan de regalos para demostrarles "su amor"

Asistiría sorprendida a una escena en la que los padres se quitarían de encima la culpabilidad de pasar poco tiempo con sus hijos haciendo regalos a los hijos, que acabarían por dar un valor exagerado a esas pertenencias y acabarían por creer que es eso lo que da la felicidad, tener cosas.

5. Que muchas mujeres critican a otras por su manera de criar a sus hijos

Por cómo les alimentan, por cómo les tratan, por cómo les cuidan, por lo que hacen, por lo que dejan de hacer, por cómo les hablan, por cómo no lo hacen, por cómo les llevan, por cómo no les llevan, por ser madres que se arreglan, por ser madres que no se arreglan, por trabajar, por no trabajar, por dormir con los niños, por no hacerlo, por respirar, por no respirar...

6. Que los niños no se relacionan con los animales ni con la naturaleza

Jesus

Se sorprendería al ver que los niños conocen a los animales por los dibujos animados, que los caricaturizan, y que aprenden el sonido que hacen por las "aplicaciones educativas" de las tablets, pero que apenas se relacionan con ellos, como no lo hacen con la naturaleza, hasta el punto de no apreciarla y, en muchos casos, ni siquiera respetarla.

7. Que los niños no aprenden según sus ganas de aprender, sino que se les llena la cabeza de cosas que no les interesan

Vería asombrada que en vez de poner al alcance de los ojos de los niños escrituras, y niños más mayores leyendo y comentando lo que leen para despertar en ellos las ganas de aprender a descifrar las letras, se les obliga a leer cuando aún no tienen el interés por hacerlo.

Y vería que en vez de enviar mensajes escritos a los niños para que los lean y pedirles que respondan, y así aprendan a escribir, se les obliga a repetir cada letra 30 o 40 veces de manera mecánica y aburrida, para que sepan escribirla, como si no se hubiera descubierto otra manera de enseñar en tantos años.

Y así con todo, llenando sus cabezas de cosas interesantes de manera obligada, antes de que tengan interés por aprenderlo, transformándolas en consecuencia en cosas aburridas.

8. Que los niños comen más cosas que se fabrican que cosas que se cultivan

También alucinaría al ver qué les damos de comer. Que en vez de beber leche de la vaca les damos una cosa llamada "Actimel", que en vez de darles fruta les damos "Zumo", que en vez de darles pan les damos bollitos, que en vez de darles un filete de carne o de pescado les damos nuggets y barritas de merluza y vería asombrada que los niños de ahora no solo comen rarísimo, sino que muchos tienen un serio problema de sobrepeso y obesidad.

9. Que los niños no tienen apenas sitios para correr ni jugar

Se asustaría viendo que el mundo que conoció ya no existe, o al menos que apenas está habitado, pues la gente ahora vive en lugares grises, llenos de asfalto, humo y grandes edificios, donde los niños no tienen apenas sitios para correr ni jugar, por ser ya peligroso. Peligroso porque las ciudades se han olvidado de los niños y su seguridad y peligroso porque parece que cada día hay más loco suelto.

10. Que aunque los tuvieran, muchos no los utilizarían

Y entonces vería cómo viven los niños en sus casas y se horrorizaría al ver que, aunque tuvieran sitio para correr y jugar en las calles, muchos no los utilizarían por estar abducidos por tablets, consolas, teles y móviles, hasta reducir el tiempo de ejercicio, el tiempo de correr, de sudar, a unos ratitios llamados "Educación Física" en el colegio.

11. Que los niños no tienen las mismas oportunidades en la vida

Algo que ya sucedía por entonces, pero que sigue sucediendo ahora y que le entristecería: ver que los niños de ahora no tienen las mismas oportunidades unos que otros, dependiendo del lugar en el que nazcas, la familia con la que vivas, el apellido que tengas o el colegio al que vayas.

Y seguro que hay más

Del 12 en adelante os lo dejo a vosotros. Seguro que se os ocurren muchas cosas que harían estremecer a la Virgen María hasta el punto de ver que en 2015 años no solo no hemos ido hacia adelante, sino que hemos empeorado en muchas cosas. ¿Os animáis a seguir con el listado?

En Bebés y más | Las 11 cosas que debéis tener en cuenta para ser buenos padres, El Papa Franciso recomienda a los padres "perder el tiempo" con sus hijos, La absurda guerra de las madres: dejemos de juzgar cómo cada una cría a sus hijos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir