Compartir
Publicidad
¿Es cierto que las madres de tres niños son las más estresadas?
Ser Padres

¿Es cierto que las madres de tres niños son las más estresadas?

Publicidad
Publicidad

A la hora de pensar en un futuro como familia, muchas parejas se preguntan cuál es el número ideal de hijos. Si bien muchos coinciden en que dos es el número perfecto, que la tradicional "familia tipo" es lo más equilibrado, lo cierto es que no hay una respuesta que funcione por igual para todas las familias.

Sin duda, además de muchas otras variables, algo en lo que pensamos es en el estrés que estamos dispuestos a soportar como padres. Es lógico pensar que a mayor número de niños, mayor es el nivel de estrés, sin embargo, esto no es tan así, al menos en el caso de las madres. Una encuesta realizada a más de siete mil madres estadounidenses reveló que las madres con tres hijos son las madres estresadas, incluso más que las que tienen cuatro o más hijos. ¿Es cierta esta teoría? ¿En qué se basa? ¿Estáis de acuerdo?

De pareja a familia numerosa

Cuando llega el primer bebé cambia por completo nuestro estilo de vida. Al convertirnos en padres dejamos de hacer algunas de las cosas que hacíamos en pareja y empezamos a vivir una nueva vida como padres primerizos, con todo el estrés y las preocupaciones que ello conlleva.

Cuando más a menos estamos acomodados en nuestro nuevo rol de padres y decidimos ir a por el segundo, el asunto se va complicando. Llega un nuevo bebé, se duplican las tareas y también los dolores de cabeza. Ahora hay que cuidar de dos pequeños a la vez, cada uno con sus propias necesidades, y lógicamente el nivel de estrés aumenta.

Dos manos para tres hijos

Aunque el panorama cambia, la transición de uno a dos hijos es más manejable. Con uno papá y mamá se ocupaban de uno y ahora cada uno se dedica a uno de los hijos. Siendo dos, con dos hijos a los que cuidar es todo más equilibrado.

Pero si además decidimos pasar a ser familia numerosa y vamos a por el tercero (lo que algunos consideran todo un acto de valentía), ya todo se descuadra. Porque aunque el amor se multiplica con cada hijo, las manos siguen siendo dos, papá y mamá siguen siendo dos, pero ahora hay tres niños que atender. Sin contar que también crecen las preocupaciones monetarias y se hace más complicado compatibilizar las exigencias del trabajo y el hogar.

Al menos en mi caso, se me desencajó bastante la vida con la llegada de la tercera. Con dos niñas mayores bastante seguidas (dos años de diferencia), cuando empezaba a ver la luz y empezaba a dormir alguna noche del tirón, llegó la pequeñita a poner patas arriba la relativa tranquilidad que habíamos conseguido.

Sin embargo, no se puede generalizar porque cada familia es un mundo. Hay madres que se sienten más desbordadas con la llegada del segundo que con la del tercero, al ver que con uno tenían todo controlado y de repente todo se duplicó. Y también tiene mucho que ver la diferencia de edad que se lleven los hijos. Si son muy seguidos suele ser más caótico que si se llevan varios años.

madres-de-tres-estres

Las tri-madres, las más estresadas

Las encuestas numerosas son bastantes representativas de lo que sucede a nivel general en la sociedad. Una consulta realizada por Today en 2013 a más de siete mil madres estadounidenses indica que el número de hijos no se relaciona directamente con un aumento del estrés.

Al pedirles a las madres participantes que calificaran sus niveles de estrés en una escala de 1 a 10 (siendo 10 el más estresado y 1 el menos), descubrieron que la madre "promedio" calificaba su nivel de estrés alrededor de 8,5. Las madres de tres se situaban en los niveles más altos, pero curiosamente, las madres con cuatro o más hijos promediaban niveles mucho más bajos.

El principal motivo de estrés, para el 60 por ciento de las madres, es la falta de tiempo para hacer todas las tareas que deben llevar a cabo. Abarcar tantos frentes, sumado al estrés emocional y a la presión que nos imponemos a veces a nosotras mismas nos hace sentir que no podemos más pasando etapas realmente duras.

Con cuatro hijos, menos estrés que con tres

¿Cómo es posible que tener cuatro hijos sea menos estresante que tener tres? Hay varias teorías. Una de ellas es que si bien hay tareas que se multiplican proporcionalmente por el número de hijos como la ropa para lavar o las compras, las madres de familias numerosas coinciden en que a mayor número de hijos también aumenta la autonomía individual, lo cual contribuye a aligerar la carga en casa.

También se cree que las madres de cuatro o más hijos adquieren mayor confianza en sus habilidades maternales, dejan más que todo fluya y se estresan menos cuando ven que no pueden llegar a todo.

Algunos consejos para madres estresadas

madre-estresada

El estrés es parte del ser madre y aunque no podamos evitarlo por completo al menos hay algunos consejos que podemos poner en práctica para aliviarlo:

  • Aprender a relativizar los problemas y las urgencias: no todo es importante ni urgente. Dale la importancia que cada cosa merece en su momento.

  • Fomentar la autonomía de nuestros hijos: seas o no familia numerosa que los niños sean autónomos no solo contribuye a aliviar la carga de algunas tareas, sino que favorece el desarrollo de su personalidad. Desde un gesto mínimo como lavarse los dientes solos a quehaceres de mayor responsabilidad como poner la mesa o poner su ropa a lavar, siempre de acuerdo a su edad y madurez. Todo suma.

  • Organízate: agenda todos los eventos y apunta todas las tareas pendientes, haz esquemas y establece prioridades. La organización es clave para ordenar la carga mental que llevamos las madres a cuestas. Poner las tareas negro sobre blanco (ya sea con papel y lápiz, en las notas del móvil o en un papel en la nevera) ayuda a quitarlas de la mente, visualizarlas y poder tacharlas una vez acabadas. (A mi esto me ayuda mucho)

  • Aligerar la presión que nosotras mismas nos imponemos: no pasa nada si no te has hecho la manicura, tienes algunas canas, no has lavado el coche o no tienes la casa impecable. La exigencia extrema solo aumenta nuestro nivel de estrés y acaba frustrándonos al ver que no llegamos a todo.

A medida que aumentan los hijos, ya sea que elijamos tener dos o nueve hijos, la clave está en organizarse y establecer prioridades con expectativas reales.

En Bebés y más | Las madres se sienten menos felices (y más estresadas) que los padres con respecto al cuidado de los hijos, Mantras para mamás: siete frases para días difíciles

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos