‘Cinco lobitos’: un retrato sobre ser madre y ser hija que no te dejará indiferente

‘Cinco lobitos’: un retrato sobre ser madre y ser hija que no te dejará indiferente
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cinco lobitos (2022) es una película española del género dramático, dirigida por la cineasta vizcaína Alauda Ruiz de Azúa. Ha sido galardonada con la Biznaga de Oro a la Mejor Película Española en el Festival de Cine de Málaga.

La película es un retrato del postparto, y también de una maternidad real, siendo éstos los dos ejes centrales del film, de los cuales derivan otros temas trascendentales.

Nos muestra la vida con sus luces y sus sombras, y nos invita a hacernos preguntas sobre la vida, la muerte, la maternidad, las dificultades de conciliación laboral y familiar y los vínculos que establecemos con nuestros seres queridos.

Así, nos despliega el escenario perfecto para reflexionar sobre cómo estos vínculos, los que establecemos con nuestros padres, pueden condicionar la relación que creamos con nuestros hijos una vez somos madres (o padres).

Llena de naturalismo, en ella conoceremos a Amaia, una mujer de 35 años que acaba de ser mamá. Pero Amaia también es hija, con todo lo que eso conlleva. Reflexionamos sobre los puntos centrales de la película.

Una reflexión sobre el postparto

cinco-lobitos

Amaia (Laia Costa) es una mujer de una fragilidad enternecedora que se agobia y se emociona a partes iguales con su hija que es una bebé, y que debe enfrentarse a un postparto lejos de su pareja y muy cerca de sus padres.

El bebé tan solo tiene cuatro meses de vida. Amaia y su pareja son autónomos, con trabajo inestable, y viven en la ciudad.

Desde el primer momento la película ya nos empieza a mostrar el desbordamiento de la pareja, sobre todo de Amaia, y cómo la llegada del bebé cambia por completo sus prioridades.

Sin embargo, justo a raíz de ello nacen las primeras disputas y los conflictos de pareja, ya que ella siente que debe quedarse con la bebé, y su pareja parece que prioriza el trabajo, o más bien, el dinero que necesitan, ya que siente que no puede decir que no a lo que le ofrecen (se dedica al mundo del arte).

Los padres de Amaia

cinco-lobitos

Ante tal desbordamiento, y en un momento de soledad al marcharse su pareja, Amaia llama a su madre y se acaba instalando en casa de su familia, en un pueblo precioso de Galicia.

Con la llegada a la casa conocemos mejor a la madre (que ya aparece en las primeras escenas); una mujer estricta y muy tradicional, que intenta imponer su criterio a Amaia en el cuidado de su bebé.

Sin embargo, poco a poco la vamos conociendo mejor, y vemos también su cara amable, el amor por su nieta y su fortaleza interior.

Alauda Ruiz de Azúa, la directora, confiesa cómo fue la relación con su madre antes y después de ser ella también madre:

“Cuando fui madre por primera vez experimenté muchos altibajos, muchas sensaciones contradictorias” (...) “pero una de las cosas que más me sorprendió fue comenzar a ver a mi madre de otra manera y entenderla mejor a partir de cuestiones que hasta el momento se me habían escapado. Y eso cambió radicalmente mi relación con ella”.

El padre tiene otro estilo y personalidad totalmente diferentes; es más cercano y cariñoso, se desvive por su nieta, intenta hacerle reír como sea para que deje de llorar... Sin embargo, es un poco torpón, y depende absolutamente de su mujer para encargarse de las cosas de casa, e incluso, de él mismo.

Eso sí, tiene una relación muy especial con Amaia. En cuanto al matrimonio, se ve claramente roto y distante (aunque aquí no haremos spoiler de los motivos).

Un retrato de la cotidianidad

cinco-lobitos

Cinco lobitos es una película que retrata la cotidianeidad y en la que te puedes sentir identificada, a través de unos personajes muy cercanos y reales, y de los momentos que viven en familia (junto a sus temores, sus enfados, sus reproches).

En algunos momentos puede parecer una película lenta, pero en el fondo, no dejan de pasar cosas (la vida misma).

Empieza con una recién estrenada maternidad, pero a partir de ahí se van tejiendo nuevos hilos que generan expectación y que el espectador querrá resolver.

Cuando la vida cambia para siempre

Es una película que graba los pequeños detalles, en un entorno muy bonito, y que se centra también en los gestos cotidianos y en el retrato de una Amaia que cambió para siempre con la llegada de su hija, y que seguirá cambiando cuando la vida le ponga ciertos obstáculos.

Más allá de la maternidad

Así, aunque Cinco lobitos es una película que habla sobre la maternidad de Amaia, también muestra la maternidad de su madre. Amaia como madre, y sobre todo, Amaia como hija.

Y en esos dos roles vemos el carácter de Amaia, y cómo los dos se complementan y forman a una mujer fuerte y luchadora.

Pero la película va más allá, y explora también la relación entre Amaia y su madre, una relación que parece complicada, distante, pero que nos acaba mostrando también el amor incondicional de los padres.

¿Qué dicen la críticas?

Cinco lobitos ha sido recibida con entusiasmo entre los críticos de cine, que, en general, la han valorado muy bien. Algunos fragmentos de estas críticas, y que hemos recogido, son:

"Esta minuciosa película recorre con gran precisión toda la coreografía sentimental de una madre hacia su niña recién nacida, una tarea fabulosa de percepción de matices, ternuras y pesares (...)".
-Oti Rodríguez Marchante: Diario ABC-
"Un retrato sólido y honesto (....) contado de forma muy ecuánime, tenso, pero sin grandes sobresaltos. (...) De un conflicto se pasa a otro con absoluta naturalidad. Ese es uno de los mejores aciertos de la película (…)".
Quim Casas: Diario El Periódico

¿Por qué ver Cinco lobitos?

cinco-lobitos

Porque muestra la vida misma, nos acerca a una maternidad real, y nos invita a plantearnos qué esperamos de nuestros padres y qué esperan ellos de nosotros, y cómo en esa intersección de expectativas, a veces sufrimos pero también amamos.

Una película que nos muestra la vulnerabilidad del ser humano cuando da vida, y cómo dentro de esa fragilidad germina, también, una tremenda fortaleza.

Que naturaliza la necesidad de pedir ayuda en los primeros momentos de la crianza, y que pone en valor la necesidad de estar acompañado en una etapa tan revolucionaria y trascendental como es el postparto.

Si aún no has visto Cinco lobitos, te animamos a hacerlo. Su cercanía y sensibilidad te atraparán para siempre.

Fotos | Película Cinco lobitos

Temas
Inicio