Publicidad

17 padres y madres nos cuentan cómo están sobrellevando la cuarentena con los niños en casa

17 padres y madres nos cuentan cómo están sobrellevando la cuarentena con los niños en casa
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La situación extraordinaria de confinamiento que estamos viviendo no es fácil, y menos para los padres con niños en casa sin poder salir. Además de teletrabajar, o tener que salir a trabajar forzosamente en algunos casos, se suma que hay que ocuparse de la casa, de los deberes que tienen que hacer, de mantenerlos entretenidos y mantener alta la moral de la familia.

Para que todos nos podamos sentir algo más acompañados e identificados, y conocer cómo lo están viviendo otras familias, hemos preguntado a 17 padres y madres cómo están sobrellevando estos días de cuarentena con los niños encerrados en casa. Esto es lo que nos han contado:

"Cocinamos mucho más" (Javier, padre de una niña de nueve y un niño de siete años)

"Tanto mi mujer como yo llevamos años teletrabajando, así que estábamos medio acostumbrados a hacerlo en épocas con niños (vacaciones de ellos que no tenemos nosotros), pero esto es distinto. Primero, porque son muchos días. Segundo, porque desde el cole están mandando mucha tarea diaria para que no se despisten demasiado.

Mi mujer está mucho más pendiente que yo con lo del cole hasta la hora de comer. Suelen no tener más deberes a esa hora, pero si los tienen los hacen después de comer. El resto del día juegan y tiran de pantallas, pero intentamos equilibrar a pesar de que lo fácil, claro, es que se pongan pelis, series o tiren de las tabletas (en casa bastante restringidas).

Por las tardes, cuando terminamos la jornada intentamos hacer algo juntos, por ejemplo movernos un poco con Just Dance o jugar a algún juego de mesa, aunque el peque no tiene demasiado paciencia para eso.

Lo mejor de esta situación es que aquí estamos todos más o menos protegidos y bien. Lo peor es que si antes había algún ratito libre, ahora esos espacios desaparecen. Se nota, por ejemplo, en que cocinamos mucho más —los mayores nos apañábamos rápido con cualquier cosilla, con los enanos comiendo en casa todos los días la cosa cambia— pero en nuestro caso al menos ambos son caseritos (como nosotros) así que de momento todo es muy llevadero".

"Hemos desempolvado muchos juegos de mesa" (Jesús, padre de dos hijos de 11 y 14 años)

"Con dos peques ya "crecidos" la organización no está siendo muy complicada, tienen asumido que hay que dedicar un tiempo a tareas, deberes y trabajos que les van asignando los profesores. Eso sí, sin dedicar tantas horas como en el colegio. En esto somos flexibles, para que no se cansen y lo lleven lo mejor posible.

El resto del tiempo, hemos desempolvado muchos juegos de mesa y vamos manteniéndolos muy distraídos y animados. Por supuesto, también dedican tiempo a jugar a consolas y videojuegos, pero intentamos que no les "atrapen" demasiado, teniendo en cuenta que también intentamos ver algunas películas o series juntos, de esas que teníamos pendientes.

Para compensar, también dedicamos una hora para actividades sin "pantallas", generalmente por la tarde hacemos algo de gimnasia, improvisamos una mesa de pin-pon... cualquier otra actividad fuera de sus habitaciones y con algo de movilidad. Incluso cocinar algún bizcocho. Con todo esto, minimizamos esos momentos críticos donde les invade cierto nerviosismo".

"Está resultando bien poniendo todos de nuestra parte" (Julio César, padre de dos hijos de 12 y 10 años)

"El mayor está en 1º de la ESO y está dando clase telemáticamente con Microsoft Teams. Siguen el horario de clase tal cual y está en su PC, con su grupo de trabajo por chat y conferencia, y también con el profesor que les manda trabajo respetando cada hora.

Mi hija de 10 años le mandan cada día un email con trabajo de cada asignatura para que lo haga ella. Lo hace en su iPad con el Apple Pencil y cuando lo tiene, se lo manda a la profesora para que lo corrija. Cuando no está en clase, se entretiene con otras cosas.

En principio, no está siendo traumático. Eso sí, hemos tenido que sacar el PC fuera de mi despacho para que así yo pueda trabajar sin tener un niño hablando todo el día con sus compañeros de clase mientras está en clase.

Cuando "no están en clase", la niña normalmente está con su iPad viendo Youtube o Netflix, o juega a la consola al Minecraft. El niño también en su ordenador, principalmente viendo Youtube y sus cosas. Ha empezado Disney+, así que se ha abierto "a whole new world" para ellos Y luego cuando toca ayudar en casa (limpieza, poner la mesa...) arriman el hombro.

Cuando llevan demasiado tiempo con las pantallas les decimos que descansen y jueguen juntos a algo, tipo juegos de mesa, intentamos que lean libros de papel...

Teníamos pavor, pero sinceramente, nos está ayudando mucho a generar una dinámica familiar muy interesante de convivencia, colaboración, respeto a los demás... Al final, está resultando bien poniendo todos de nuestra parte".

"Han entendido que deben colaborar más que nunca para que todo funcione" (Ana, madre de dos hijos, de 8 y 10 años)

cuarentena

"Siendo sinceros, la cuarentena la estamos llevando mejor de lo previsto. Intentamos llevar unas rutinas diarias. Mis hijos se levantan a su hora habitual (sobre las 8). Desayunan, ven un rato la tablet y hacen Smartick, una app de matemáticas.

Sobre las 9 o así se ponen a hacer deberes. Parte son los que manda el colegio, pero muchos son los que le pone su padre. Están con ellos hasta las 11 o así y cuando terminan se ponen a jugar, leer o descansar. Después de comer, hacen otra hora, hora y media de deberes. Cuando terminan, hacen alguna pequeña tarea de la casa: pasar el aspirador por alguna habitación, fregar la cocina, quitar el polvo… tareas sencillas, que no les llevan mucho trabajo pero que ellos han entendido que deben colaborar más que nunca para que todo funcione".

Después de eso, me pongo con ellos para hacer ejercicio, entre 20 y 30 minutos, en función de las ganas o la motivación que tengan. Son ejercicios sencillos, pero también han entendido que tienen que moverse aunque estén encerrados, que es bueno para su salud.

A partir de ahí, tienen la tarde libre. Suelen tener videoconferencias con sus amigos y he de decir que les va muy bien y les está ayudando mucho a sobrellevar la situación. Mantenemos la rutina de ducha, cena, leer y dormir

Para mi, lo mejor está siendo ver lo bien que se han amoldado a la situación. Lo llevan francamente bien, sobre todo teniendo en cuenta que son niños, que no salen, que han roto su vida normal y sus rutinas de repente, que no hacen ejercicio, que no ven a sus amigos. Y lo peor, indudablemente, es que tengan que pasar por esto. Que no les dé el aire, que no puedan salir, jugar y hacer deporte al aire libre… pero agradeciendo que no conocemos a nadie que esté pasando la enfermedad o que haya perdido a un familiar por ello".

"Hay que tener paciencia" (Miguel, padre de un bebé de nueve meses)

"Hemos estado trabajando los dos, pero a mi mujer le acaban de hacer un ERTE. Hasta ahora estábamos turnándonos, trabajando dos horas cada uno, sin contar las siestas del bebé.

Hay que tener paciencia. Los bebés no se aburren, pero demandan mucho, tienes que estar encima todo el rato. El problema es que como mucho le puedes dejar 10 min en la cuna sin que llore, y no le puedes poner la tele ni nada de eso como a un niño algo más mayor.

Además la casa es pequeña. Ahora empieza a gatear y levantarse y, claro, le dejamos que se mueva por el salón, pero tampoco hay mucho espacio. Encima los vecinos de abajo son super sensibles con el ruido y se andan quejando todo el rato, así que tenemos que intentar que no salga de la alfombra".

"Hay momentos en los que estoy sobrepasada" (Noe, madre de una niña de 3 años)

"Ahora lo llevamos mejor que al principio, aunque reconozco que hay momentos en los que estoy sobrepasada porque mi hija es una niña muy dependiente, que me reclama constantemente para jugar o pintar. Y como no se entretiene sola, yo apenas tengo tiempo para mí, pues mi marido teletrabaja y tiene un horario muy amplio.

Constantemente estoy buscando actividades para mantenerla entretenida un ratito, pero pierde la atención rápidamente y siempre quiere cosas nuevas. Lo que más me está costando es no poder tener la casa tan ordenada y limpia como siempre, básicamente por la falta de tiempo".

"Huyo de actividades y propuestas educativas" (Ana, madre de gemelos de 2 años y medio, y niños de 5 años y 9 años)

"Yo lo llevo muy bien porque tengo poco trabajo y además cuento con ayuda en casa. Lógicamente tengo mis momentos, pero trato de relajarme y dedicar mi tiempo a los míos.

Personalmente, huyo de actividades y propuestas educativas porque bastante tenemos ya con los deberes que mandan desde el cole. Para entretener a los niños opto por el juego libre y muchos momentos juntos para bailar, besarnos, hacer construcciones y ver una película de dibujos a diario".

"Hay que sacar fuerzas de donde sea" (Ana, madre de un niño de 5 años)

"Los primeros días lo llevábamos mejor porque teníamos muchas ideas en la cabeza y ocupábamos el tiempo de muchas formas. Ahora, en cambio, los ánimos están decayendo: estamos más preocupados, más tristes, más cansados... pero hay que sacar fuerzas de donde sea para que nuestro hijo no nos vea así.

En general, a mi hijo le cuesta mucho engancharse a todas aquellas actividades educativas o relacionadas con las manualidades, y si por él fuera, estaría todo el día jugando a la tablet, pero tratamos de dosificarle el tiempo de pantallas. Por la tarde, cuando yo ya dejo de teletrabajar, hacemos actividades juntos".

"Tenemos un descontrol de horarios importante" (Juana, madre de dos niños de 2 años y medio y 5 años)

cuarentena

Nosotros tenemos un descontrol de horarios importante. La primera semana empezamos bien, pero ahora nos estamos acostando y levantando muy tarde, y esto trastoca también todas nuestras rutinas. Nuestros desayunos son largos y no tenemos prisa por levantarnos, y el cole en casa por la mañana lo hemos cambiado por juego libre.

Después de comer es cuando hacemos alguna actividad escolar, así como fichas o dibujos descargables, pero jamás les fuerzo a nada. Yo percibo esto como una oportunidad de relajarnos, de vivir sin horarios y de disfrutar también de los momentos en casa y en familia.

"Estoy viviendo días muy duros" (Ariana, madre de un niño de 6 años)

"A nosotros la cuarentena se nos está haciendo muy cuesta arriba, por las circunstancias personales que nos está tocando vivir. Por un lado, yo trabajo en un hospital, y como soy consciente de que existe una alta posibilidad de estar incubando el virus o ser portadora asintomática y contagiar a mi marido y a mi hijo, me corto mucho a la hora de estar en contacto estrecho con ellos, y eso me genera mucha ansiedad y tristeza.

Por otro lado, mi hijo tiene necesidades especiales y no se entretiene de la misma forma que otros niños; demanda mucha atención y el encierro se le está haciendo cuesta arriba. Reconozco que estoy viviendo días muy duros, en los que llego del trabajo muy saturada emocionalmente y agotada, pero debo seguir activa para hacer frente a las necesidades de mi hijo".

"La cuarentena nos está ayudando a recuperar el tiempo" (Elena, madre de un niño de 6 años)

"Mi hijo está llevando la cuarentena muy bien. Por las mañanas lee, hace dibujos y manualidades con su padre mientras yo teletrabajo, y en general estamos disfrutando mucho. Antes de que todo esto pasara pasábamos muy poco tiempo juntos debido a nuestros trabajos, así que la cuarentena nos está ayudando a recuperar el tiempo, a conectar y a gozarlo mucho en familia y en pareja. En cuanto a las pantallas, al principio era más estricta pero ahora me he relajado más y le dejo la tablet para que hable con sus primos e incluso jueguen juntos en la distancia.

"Estoy tratando de fluir con lo que sucede cada día" (Isis, madre de dos niños de 6 y 4 años)

"Estamos en modo supervivencia, exigiendo lo menos posible en cuestión de tareas escolares y rutinas. La verdad que en un principio me agobió demasiado el ver en todas las redes sociales las millones de ideas para hacer con niños, así que desistí y estoy tratando de fluir con lo que sucede cada día.

A ratos me vuelvo loca, a ratos hay paz y tranquilidad, así que trato de hacer la rutina de noche temprano para trabajar un rato por las noches.

Esto apenas empieza y entre menos expectativas tengamos de los niños y del día a día, creo que nos irá mejor".

"Se me juntan muchas cosas al mismo tiempo" (Lucy, madre de una niña de 5 años)

"Al principio no resultó difícil acostumbrarme pues tengo tres años trabajando desde casa, así que era muy similar a la época de vacaciones en la que sigo trabajando con mi hija en casa. Lo complicado fue intentar hacer todo lo que siempre hago sin descuidarla y además cumplir con los deberes que enviaron de la escuela.

Por fortuna, no son muchos y le gusta hacerlos, pero llega un momento en el que para mí se me juntan muchas cosas al mismo tiempo (trabajo, comida por hacer, ropa por lavar, etcétera) y me agobio. Además, el hecho de padecer ansiedad no ayuda porque el encierro y la incertidumbre me ponen de los nervios. Intenté seguir los consejos de actividades que recomendaban algunas madres en redes sociales, pero claramente solo son funcionales para quienes no tienen trabajo y tienen tiempo para planificarlas y organizarlas. Yo no. Así que básicamente trato de fluir y sacar adelante cada día, siendo flexible y manteniendo expectativas realistas".

"Mis hijos nos lo están poniendo muy fácil" (Silvia, madre de tres niños de 4, 6 y 10 años)

cuarentena

"Siendo sinceros, nosotros estamos llevando muy bien la cuarentena, aunque lógicamente también hay días malos en los que se junta la incertidumbre por el futuro, con la tristeza al conocer algún caso cercano, una mala jornada en el trabajo o peleas entre hermanos que te hacen desesperar. Pero, en general, no me puedo quejar y mis hijos nos lo están poniendo muy fácil.

A nosotros nos fue bien establecer desde el principio unas rutinas y un horario de actividades: mis hijos se levantan temprano, desayunan, hacen algunas tareas domésticas acordes a su edad y a continuación comienzan "el cole de casa", como lo llaman ellos. Mientras mi marido y yo teletrabajamos, ellos están a nuestro lado en silencio haciendo sus tareas, y cuando terminan se van a jugar hasta la hora de comer.

Tienen las rutinas muy interiorizadas y no hay que recordarles nada. Las tardes son para disfrutarlas juntos: hacemos videollamadas a los abuelos y a los amigos, bailamos, hacemos manualidades o jugamos. Quizá el mayor sea quien peor lo está pasando porque extraña mucho el colegio, a sus profesores y a sus compañeros, pero es consciente de la situación y sabe que esto acabará pasando".

"Estoy disfrutando más tiempo de ellas" (Bea, madre de dos niñas de 4 y 9 años)

"¿Cómo llevamos el día a día? Pues como se puede o surge. Tengo que reconocer que no somos unos padres muy estrictos con la organización, la limpieza y los estudios, así que en estos días hemos optado por ser más flexibles.

Trabajo en casa como Consultora farmacéutica para varias multinacionales, así que de momento no me falta trabajo por la mañana y por la tarde trabajo en una farmacia, así que mi jornada está bastante ocupada. Es su padre el que se ocupa de la intendencia de la casa: comidas, ropa, juegos... mientras que yo intento sacar un hueco cada mañana para resolver las dudas de las actividades de clase de la mayor.

La suerte que tenemos es que son muy independientes, así que se entretienen ellas solas jugando. Cuando se levantan por la mañana, normalmente prontito, sobre las 9, desayunan y la mayor se pone a hacer las tareas que le envían diariamente del colegio el día anterior. La pequeña se pone a su lado imitándola, con actividades que su padre busca en internet.

Cuando terminan juegan un rato y comemos juntos pronto porque me tengo que ir a trabajar. Ellos se quedan viendo una peli los tres (rutina de fin de semana ahora en cuarentena) y cuando termina se ponen a jugar las dos en su habitación: hacen coreografías de bailes, cantan, pintan, se inventan obras de marionetas que luego nos representan...

Lo curioso es que aunque estaban acostumbradas a ir al parque casi todas las tardes (cuando no llueve, que en Asturias solía ser algo habitual) no lo reclaman desde el primer día, cuando les explicamos lo que pasaba.

Además estoy disfrutando más tiempo de ellas, porque antes cuando regresaba de la farmacia ya estaban en la cama y ahora me están esperando y puedo disfrutar un ratito más de su compañía".

"Tienen toda la tarde para ellos" (Angela, dos adolescentes de 13 y 16 años)

"Soy enfermera en un hospital pequeño de una localidad de Valencia, que por suerte no está saturado como en el resto del país. Eso significa que mi rutina de trabajo no ha variado y sigo con el mismo sistema de turnos.

Mi marido es autónomo y ahora no tiene mucho trabajo, así que entre los dos logramos que la casa siga funcionando con dos adolescentes metidos todos los días en casa, sin poder salir a hacer deporte ni ver a sus amigos de forma presencial porque están continuamente en contacto con las videollamadas y los videojuegos online.

Aquí toca diana todos los días a las 8: desayuno, ducha, limpieza de habitación y a hacer las tareas de clase hasta la hora de comer. Protestan un día sí y otro también porque les sobra tiempo, que en el instituto no les mandan tantas actividades. Pero es la norma: lee, escribe, repasa... Pero hay que estar haciendo tareas educativas hasta las 13,30 que comemos.

Después, tienen toda la tarde para ellos. Siendo previsores, compramos una tele para el piso de arriba y allí han montado ellos "su salón adolescente", con su Play y el ordenador, y se entretienen ellos solos.

Después de cenar, toca desconexión y nos ponemos todos a leer nuestro libro. Estoy deseando que haga buen tiempo para poder salir al patio de casa y disfrutar al aire libre todos juntos".

"Hay que quitarse el sombrero con los niños" (Fernando, padre de dos niñas de 10 y 7 años)

"Lo primero es que hemos bajado el ritmo de deberes. Estamos haciendo dos-tres horas al día. Empezamos la mañana con ejercicio (un día un juego de la wii de gimnasia, otro día un vídeo de Youtube, otro con el programa que han puesto en TVE...), viendo películas de todo tipo y documentales y algún que otro youtuber (les encanta Altozano), escribiendo cuentos con cadáveres exquisitos, pintando mucho, leyendo más y sobre todo jugando...

Lo están aguantando bastante bien para lo pequeñas que son y lo que les gusta salir a la calle a jugar. Hay que quitarse el sombrero con los niños."

En Bebés y más | Aunque te sientas desbordado y las fuerzas empiecen a flaquear, recuerda: todo irá bien

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios