Compartir
Publicidad

Nueva York aprueba una ley para poner fin a las exenciones a las vacunas por motivos religiosos

Nueva York aprueba una ley para poner fin a las exenciones a las vacunas por motivos religiosos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace algunos meses hemos dado seguimiento al que es el peor brote de Sarampión que se ha presentado en Estados Unidos en décadas. Los legisladores y gobernantes de diversas ciudades han intentado tomar medidas para impedir que esta enfermedad continúe, e incluso han declarado estado de emergencia, ordenando la vacunación obligatoria en las zonas afectadas.

Ahora, el gobernador del estado de Nueva York, ha tomado una medida más para combatir esta situación: firmando una nueva ley que pone fin a los motivos religiosos como exenciones a las vacunas.

Hace algunos meses, compartíamos que el Departamento de Salud en Brooklyn había enviado cartas a los directores de las escuelas en las zonas afectadas por el brote de sarampión, en las que se les ordenaba que pidieran a los estudiantes que no estuvieran vacunados que permanecieran en sus casas.

Las zonas en las que se había presentado el brote de sarampión, son zonas donde habitan comunidades de judíos ortodoxos, algunas de las cuales no vacunan a sus hijos por motivos religiosos, quienes ponen en riesgo la salud de los demás, debido a que no se mantiene la inmunidad de grupo, tan necesaria para proteger a las personas que por cuestiones de salud no pueden recibir vacunas.

Ahora, con esta nueva ley, que fue enviada por las dos cámaras de la legislatura estatal de Nueva York al gobernador Andrew Cuomo, y quien la firmó en cuanto la recibió para que pueda entrar en vigor de forma inmediata, los motivos religiosos dejarán de ser una de las excepciones válidas para no vacunar a niños en edad escolar.

"A pesar de que entiendo y respeto la libertad de culto, nuestro primer trabajo es proteger la salud pública, y firmando esta medida como una ley, ayudaremos a prevenir más transmisiones y detener este brote de inmediato", comentó el gobernador.

Estados Unidos no es el primer país en comenzar a tomar medidas para intentar frenar los brotes de sarampión que se han presentado en todo el mundo. En algunos, han hecho obligatorias las vacunas para que los niños puedan acceder a la guardería, mientras que en países como Alemania, proponen multar hasta con 2.500 euros a quienes no vacunen a sus hijos.

Foto | iStock
Vía | Huffpost

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio