Compartir
Publicidad
Publicidad

Indemnizan a unos padres con 1,3 millones de euros por no haber detectado una enfermedad congénita en su bebé

Indemnizan a unos padres con 1,3 millones de euros por no haber detectado una enfermedad congénita en su bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Su hijo mayor, que ahora tiene 15 años, nació con el síndrome de Lesch-Nyhan, una enfermedad rara congénita caracterizada por un comportamiento autodestructivo. El niño se muerde las yemas de las manos, se revienta los labios, e insulta y pega a las personas de su entorno.

Tras hacerse las pruebas para descartar el síndrome cuando quedó embarazada de su tercer hijo, y a pesar de que le dijeran que estaba sano, su bebé nació con la misma enfermedad que su hermano mayor. Un calvario para los padres por el que el servicio canario de salud fue condenado a pagarles una indemnización de 1,3 millones de euros por el "error".

Error en el diagnóstico

Cuando quedó embarazada de su segundo hijo, la pareja decidió someterse a una prueba prenatal para detectar anomalías cromosómicas. Las pruebas dieron negativo y su hijo, que ahora tiene cinco años, nació sano.

Lo mismo hizo cuando quedó embarazada de su tercer bebé. Con tres meses de embarazo se sometió a una biopsia coriónica para conocer si era portador del síndrome o no. Aunque le aseguraron que su bebé no estaba afectado, a los tres meses de nacido el pediatra vió algo raro y tras realizarle un análisis de sangre, confirmaron que sí estaba afectado por el mismo síndrome que su hermano mayor.

El Hospital Materno-Infantil de Las Palmas de Gran Canaria, donde la se realizó la biopsia, acaba de ser condenado a pagar una indemnización de 1,3 millones de euros a los padres por error en el diagnóstico.

Según la sentencia, la muestra analizada estaba contaminada con material genético de la madre, circunstancia que nunca fue comunicada a los padres, que siguieron adelante con el embarazo creyendo que su bebé estaba sano.

Qué es el Síndrome de Lesch-Nyhan

El síndrome de Lesch-Nyhan es una enfermedad hereditaria que afecta la forma como el cuerpo produce y descompone las purinas, una parte normal del tejido humano.

Se transmite como un rasgo ligado al sexo, o un rasgo ligado al cromosoma X, y en su mayoría se presenta en niños varones. Se incluye dentro del grupo de los errores congénitos del metabolismo.

Afecta a uno de cada 380.000 nacidos vivos (hay 60 casos en España) y se caracteriza por tres síntomas principales: disfunción neurológica, trastornos cognitivos y de conducta y aumento o sobreproducción de ácido úrico.

Los niños con este síndrome tienen retraso del desarrollo motor y discapacidad grave, no pueden caminar y necesita silla de ruedas para moverse.

Vía | El Mundo
En Bebés y más | Uno de cada 33 bebés nace con un defecto congénito: Guía para la prevención, Cómo prevenir las anomalías congénitas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos