Compartir
Publicidad

Alfie Evans: en contra del deseo de sus padres, Reino Unido desconecta al bebé del soporte vital

Alfie Evans: en contra del deseo de sus padres, Reino Unido desconecta al bebé del soporte vital
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Actualización 25/04/2018: Hasta el momento, el niño sigue respirando por sus propios medios. Pero en el centro británico en el que se encuentra ingresado consideran que proporcionarle más asistencia médica sería no solo “inútil”, sino “cruel e inhumano”. Un juez del Tribunal Superior de Manchester (Inglaterra) ha denegado ayer a los padres del bebé Alfie Evans la posibilidad de trasladarlo a Italia para mantenerlo con vida en un hospital. El ministerio de Defensa italiano tenía preparado un avión militar medicalizado y listo para despegar en cuanto fuese necesario para traer a Alfie. Sin embargo, se les ha denegado el último recurso. El magistrado ha dejado la puerta abierta a que el niño, al que le fueron retiradas el lunes por la noche las máquinas de soporte artificial, pase sus "días u horas finales" en casa con sus padres.

Alfie Evans nació en mayo de 2016 con una enfermedad cerebral degenerativa sin cura que no ha sido diagnosticada con precisión. Su estado ha ido empeorando hasta necesitar asistencia respiratoria y desde diciembre se lo mantiene ingresado en el hospital Halder Hey de Liverpool (Inglaterra) conectado al soporte vital. Según los médicos, "no hay esperanza" y su estado de salud se deteriora con el paso de los días, por lo que la justicia de su país ha decidido poner fin al tratamiento que recibe el bebé el de 23 meses, lo que indefectiblemente acabaría con su vida.

Su jóvenes padres, Tom Evans, de 21 años, y Kate James, de 20, luchan porque su hijo no sea desconectado, pero el Tribunal Supremo del Reino Unido les denegó su derecho a apelar la decisión judicial. Consiguieron que Italia le concediera la nacionalidad al bebé británico para que pudiera viajar a Italia y evitar ser desconectado, pero no sirvió de nada: anoche finalmente le han retirado el soporte vital.

Querían llevarlo a Roma

Desde el Hospital señalan que seguir tratando al niño era "cruel, injusto e inhumano", mientras que los jueces manifiestan que necesita "paz, tranquilidad y privacidad".

Pero el deseo de los padres era muy distinto. Su intención era trasladarlo a Roma al hospital Bambino Gesù, gestionado por el Vaticano, donde se han ofrecido a acogerlo y podría seguir recibiendo tratamiento. Incluso el Papa Franciso se hizo eco de la petición:

En un último intento, la presidenta del hospital de Roma se acercó al hospital británico para hablar con las autoridades del centro, algo que finalmente no ha sido posible.

Todas las puertas se les han ido cerrando a los padres, ya que también el pasado viernes, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (Francia) rechazó revisar el caso.

Alfie sigue respirando

El niño fue desconectado anoche de las máquinas y aunque los médicos aseguraron que no sobreviviría más que unos minutos, sigue respirando por sus propios medios. Según ha confesado su padre, Tom Evans: "Alfie lleva respirando nueve horas y no está sufriendo". Ha dejado a todos boquiabiertos.

Al ver que seis horas después de la desconexión, el niño seguía con vida, los padres consiguieron convencerles a los especialistas para que accedieran a "darle agua y oxigenar su cuerpo".

Tras la desconexión la madre compartió una foto de Alfie en su perfil de Facebook:

Alfie-desconectado-soporte-vital

El 'ejército de Alfie'

Numerosas personas que apoyan a los padres, conocidas como el 'ejército de Alfie', se manifestaron en los últimos días frente al hospital donde permanece ingresado el niño. También se ha creado un grupo de apoyo en Facebook donde se comparte el día a día del pequeño y se brinda apoyo a la familia.

La madre ha mostrado su indignación en su perfil de Facebook porque además de negarle en un principio cuidados paliativos, rechazaron que durmiera junto a su bebé su última noche con vida.

El caso de Charlie

El caso de Alfie nos recuerda al de Charlie, un bebé también británico de 10 meses con una enfermedad genética rara y mortal a quien los tribunales ordenaron retirarle el soporte vital. Tras una larga batalla legal de los padres para llevarlo a Estados Unidos donde recibiría un tratamiento experimental que "en teoría" podría llegar a funcionar, pero de hacerlo, no haría que mejorara.

Finalmente, no hubo una opción real para salvarle la vida y se le retiró el soporte que le mantenía con vida.

Una difícil situación para unos padres que se aferran a cualquier hilo de esperanza que pueda salvar la vida de su hijo o mantenerlo más tiempo con vida. Y una pregunta para reflexionar que nos dejan estos durísimos casos: ¿Quién decide sobre la vida de un bebé: sus padres, los jueces, los médicos, Dios?

Fotos | Facebook Kate James
Vía | Liverpool Echo
En Bebés y más | El momento de tirar la toalla: crónica de la vida y la previsible muerte de Charlie Gard

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio